Skip to content
 

Conductas sexuales ‘inapropiadas’ en la persona con demencia

Pautas para lidiar con ciertos comportamientos relacionados con el sexo.

Conductas sexuales ‘inapropiadas’ en la persona con demencia

Foto: Corbis

Nota del editor: Esta columna usa seudónimos para proteger la identidad de las personas.

Cuando hablamos de la experiencia del cuidado de una persona que vive con demencia, hay un tema que parece ser incómodo de tratar y que relegamos a un segundo plano: el sexo. No podemos desconocer, sin embargo, que el sexo es una necesidad básica del ser humano, el medio por el cual nuestra especie no está en vías de extinción, y un aspecto importante de nuestra identidad.

Además, sabemos que con la edad no desaparecen ni el interés ni las prácticas sexuales, simplemente se modifican.

Cómo cambian las conductas sexuales con la demencia

Vale la pena enfatizar —y comprender— que:

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

  • La sexualidad contempla aspectos biológicos, psicológicos, sociales y culturales que, cuando se los considera integralmente, nos permiten reconocer el valor que tiene el sexo en el bienestar y la calidad de vida que experimentamos a medida que envejecemos.
  • Estamos viviendo muchos años más que anteriores generaciones, y por tanto es más alto el número de personas con algún tipo de demencia.
  • En las parejas, cuyas vidas han cambiado debido a la demencia, la intimidad en muchos casos es la única forma de comunicación que queda en su relación.
  • Ser diagnosticado con demencia no implica la desaparición repentina del deseo sexual.  

Ejemplos de la vida real

Al describir un día en el cuidado de su esposo, quien vive con enfermedad de Alzheimer desde hace 6 años, Gloria explica: “durante el día hago el papel de madre, lo baño, lo visto, debo recordarle cómo comer, y lo mantengo ocupado con tareas simples. De pronto, él empieza a acariciarme y sé que lo que quiere es tener sexo. Mi mente no siempre logra reconciliar la idea de tener sexo con quien se comporta como un niño la mayor parte del tiempo”. A su vez, Rodolfo, quien cuida a su esposa, comparte: “No siempre estoy seguro de interpretar correctamente sus avances y caricias. Ella ya casi no habla, pero sus besos, sus abrazos y sus caricias no los interpreto como un “No”, especialmente si soy yo el que inicia nuestro encuentro sexual. No es cuestión de saber y respetar que “No” es “No”, es cuestión de saber que ella ya no puede decir “Sí”, dice Rodolfo.

El deterioro cognoscitivo, causado por la demencia, cualquiera que sea su origen, trae consigo desafíos para las parejas, en los que se incluye la sexualidad. La pérdida de memoria puede causar dificultad para recordar la secuencia del acto sexual o el nombre de la pareja, o para poder comunicar deseos y preferencias.

Con el tiempo, la persona con demencia puede desarrollar conductas agresivas, o celos infundados, entre otros, que pueden crear inseguridad, enfado y desesperación en la pareja, provocando una ruptura en la intimidad. En estos casos, te recomiendo llevar a cabo una conversación franca y abierta con los profesionales de salud de tu confianza. A menudo los amigos y los hijos adultos son parte de estas conversaciones que tienen como objetivo:

  • Respetar al individuo que vive con demencia y aprender acerca de los síntomas de la enfermedad y sus efectos en la sexualidad.
  • Ayudar a la pareja del individuo con demencia a establecer límites de conducta e identificar estrategias a seguir si la conducta es inapropiada o pone en peligro físico a la pareja. El uso de la distracción pude ser de gran ayuda en estas situaciones.
  • Ayudar a crear —si es lo que desea la persona— espacios y tiempos para la intimidad.
  • Considerar la posibilidad de que las pérdidas experimentadas por la persona con demencia tienen un efecto acumulativo, lo que pude traducirse en baja autoestima, y deterioro del concepto que tiene de sí misma. Por lo tanto, la persona puede estar tratando de valorarse más a sí misma a través de la actividad sexual.
  • Explicar a la pareja de la persona con demencia que esta enfermedad puede causar una pérdida total de la inhibición y reflejarse en comportamientos hipersexuales o inapropiados como:

o   Interés obsesivo en actividades sexuales;

o   masturbación excesiva o en público;

o   conductas de cortejo o afectivas hacia otra persona que no es la pareja;

o   comportamientos agresivos y violentos.

Carlos relata acerca de su pareja: “Fue bochornoso tener que llamar a la agencia de servicios domiciliarios para que no enviaran más fisioterapistas varones. Sencillamente las conductas pasaron de ser un galanteo a avances sexuales y caricias en los que no le importó que yo estuviera presente”. Otra persona comparte: “Si este medicamento no funciona no sé qué va a pasar, esta es la cuarta institución que se rehúsa a tenerlo como residente. No deja en paz a las residentes ni al personal de enfermería, ya pasó de acosar a las mujeres a ponerlas en peligro. Me duele ver así a alguien que se comportó con decoro toda su vida”.

Estos ejemplos ilustran la gran variación que resulta de las conductas sexuales inapropiadas que pueden presentarse en las personas que viven con demencia. El primer paso para entenderlas es informarnos acerca del proceso biológico que puede causar dichas conductas. Para manejarlas, es indispensable conversar abiertamente con geriatras, psicólogos, y el equipo de profesionales de salud de tu confianza. También existen grupos de apoyo que podrían resultar útiles. 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto