Skip to content
 

Planta bulbos florales ahora para una explosión de color primaveral

Un poco de planificación anticipada se traduce en espectaculares flores en la primavera.

Tulipanes de color rosa

Getty Images

In English

Es necesario, sin embargo, planear por adelantado para plantar los bulbos antes de la primera helada, y algo de paciencia para esperar a que broten los tallos verdes de la tierra fría meses más tarde. La recompensa es un derroche de color en la primavera cuando florecen entre febrero y junio, a menudo antes que las plantas perennes y las hierbas.

Los jardineros entusiastas como Jim Jonker, de 72 años, de Holland, Míchigan, aprecian la “gratificación aplazada” de plantar bulbos florales.

“Los plantas y luego esperas. Piensas en otra cosa durante todo el invierno, y de repente en la primavera, ¡sorpresa!, ahí están”, dice. “Es muy gratificante”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Elige los bulbos apropiados para tu espacio

La mayoría de los bulbos verdaderos —los tulipanes, lirios y narcisos— requieren seis horas de sol diarias para florecer, regresan el año siguiente y se pueden incorporar al jardín sin restarle efecto al diseño paisajista o robarles nutrición a otras plantas.

Al plantarlos, asegúrate de hacerlo en un lugar soleado. Algunos bulbos, en particular los nativos como las campanillas de Virginia o Camassia, la Claytonia virginica y el lirio trucha amarilla, se pueden situar en zonas parcialmente sombreadas siempre y cuando reciban suficiente sol para alimentarse antes de que les salgan las hojas a los árboles.

Busca bulbos firmes, sin señales de moho o pudrimiento, y planea sembrar seis semanas antes de la primera helada en tu zona para dar tiempo a que se establezcan las raíces.

En caso de que necesites comprar bulbos antes de la época de siembra, guárdalos en el refrigerador para mantenerlos frescos. Si el suelo no se congela donde vives, refrigera primero los bulbos entre ocho y diez semanas para darles una buena dosis de frío y luego plántalos. No obstante, evita almacenar los bulbos junto con fruta que emita gases, como las manzanas, porque causan pudrición. Cuando siembres, hazlo en lugares con buen drenaje y riega los bulbos en abundancia al sembrarlos, pero no los vuelvas a regar después.

Jonker recomienda plantar los bulbos en macetas de al menos seis u ocho pulgadas de diámetro. Plántalos, riégalos y guárdalos en un garaje sin calefacción (o en el refrigerador) durante al menos 12 semanas.

“En la primavera, sácalos y ponlos al sol, y tendrás hermosos tulipanes o narcisos en cualquier lugar que desees”, aconseja Jonker, expropietario de Jonker’s Garden en Holland, Míchigan. También puedes plantarlos en macetas o parterres elevados, o en jardineras de ventana.

Bulbos de narciso que florecen en un parque

RAYMOND BOJARSKI FOR THE DELAWARE BOTANIC GARDENS AT PEPPER CREEK

Opta por un aspecto más natural

Stephen Pryce Lea, director de horticultura en Delaware Botanic Gardens en Pepper Creek, en Dagsboro, Delaware, quería ofrecer a los visitantes más colores a principios de la temporada en Meadow Garden, un prado compuesto principalmente de plantas nativas y diseñado por el famoso diseñador holandés Piet Oudolf, que también creó el plan para el parque High Line de la ciudad de Nueva York.

El pasado noviembre, con la aprobación de Oudolf, los voluntarios del jardín botánico plantaron 80,000 bulbos en Meadow Garden, incluidas ocho variedades de Crocus y nueve variedades de tulipanes, junto con Scilla (un lirio de poca altura) y Muscari (jacinto de uva azul). Bajo la dirección de Pryce Lea, los voluntarios plantaron los bulbos a lo largo de las bandas de hierbas y plantas perennes nativas, que florecen más tarde y ocultan los bulbos marchitos.

“Los bulbos realmente han llenado esa brecha en nuestro jardín”, señala Pryce Lea. “La floración de los bulbos ocurre en forma sucesiva durante ocho semanas, desde el Crocus hasta los tulipanes botánicos (especies originales)”.

Los tulipanes botánicos —que crecen hasta poca altura, a diferencia de los tulipanes más reconocibles, más llamativos y altos— y algunos bulbos como los narcisos se multiplican año tras año y ofrecen un aspecto más natural en Meadow Garden. Estos bulbos “crecen en grupos y crean un espectáculo de color muy bonito a principios de la primavera”, observa Pryce Lea.

En tu propio jardín, evita la tentación de plantar en hileras, sugiere Jonker, y distribuye en grupos o macizos irregulares de entre seis y doce bulbos del mismo color para mayor impacto. O siembra los bulbos en capas, un diseño que los holandeses llaman “lasaña de bulbos florales”. También conocida como siembra de dos pisos, esta técnica consiste en plantar diferentes tipos de bulbos en el mismo lugar a diferentes profundidades. Coloca especies más pequeñas, como el Crocus y la Scilla, más cerca de la superficie, por encima de los bulbos plantados a más profundidad de los tulipanes y los narcisos.

Planta con el lado puntiagudo del bulbo y las raíces hacia abajo. Si no sabes cuál es la parte inferior, siembra el bulbo de costado. La regla de oro es enterrar el bulbo a una profundidad equivalente al doble o al triple de su tamaño. Plantar jacintos de uva azul entre otros bulbos, opina Pryce Lea, puede repeler a los ciervos y a algunas plagas. Otros expertos recomiendan colocar malla metálica o convencional sobre los bulbos, o cubrirlos con una capa de mantillo para protegerlos.

Pryce Lea advierte que se debe evitar cortar las hojas de los bulbos después de la floración porque así es como las plantas almacenan energía para el próximo año.

Y necesitan esa energía si han de continuar mostrando sus vivos colores para marcar el inicio de la primavera. Es algo que Rudianto “Rudy” Tanumihardja, de 83 años, espera con entusiasmo todos los años.

Tanumihardja, de 83 años, creció en Indonesia y vivió en Singapur, y nunca había visto bulbos de tulipanes antes de mudarse a Seattle cuando se jubiló. “Eran algo muy exótico para mí”, explica.

Tanumihardja ha plantado tulipanes, así como lirios, narcisos y jacintos de uva azul en su jardín de 5,000 pies cuadrados. Él y su esposa, Juliana Suparman, de 72 años, que era florista en Singapur, disfrutan visitando el cercano Skagit Valley Tulip Festival en abril. “Lo cierto es que me resulta increíble”, señala. “No necesito ir a Holanda”.


Mujer cava en su jardín para plantar bulbos

Getty Images

Herramientas para sembrar con más facilidad

Si planeas plantar muchos bulbos, prepárate para cavar bastante. Sin embargo, hay algunas herramientas que facilitan un poco la tarea.

“Lo primero que recomiendo es usar una rodillera de jardín,” aconseja Lindsay Miller, escritora horticultural de Gardener’s Supply Company, con sede en Vermont.

La mayoría de los modelos son ligeros, fáciles de transportar y acojinados para mayor comodidad. Algunos tienen la opción de convertirse en un asiento. La compañía también acaba de lanzar un plantador grande y liviano, llamado el "wicked big dibber", para plantar bulbos y semillas a profundidades precisas; incluye una junta o anillo para marcar la profundidad y es “ideal para las personas que están interesadas en jardinería sin labranza para evitar perturbar las raíces cercanas y las capas del suelo”, recomienda Miller.

El uso de plantadores de bulbos de mango largo, como el ProPlugger, te permitirá sembrar de pie y utilizar la fuerza de las piernas. Estas herramientas tienen empuñaduras antideslizantes y requieren pisar la herramienta para hacer palanca. Trabajar con un compañero que coloque los bulbos mientras cavas duplicará tu eficiencia.

El jardinero veterano Jim Jonker, de Holland, Míchigan, utiliza una barrena de plantar que acopla a un taladro inalámbrico para hacer agujeros de 3 pulgadas de diámetro. Delaware Botanic Gardens ofrece una variedad de herramientas para asistir a los voluntarios a excavar, indica el director de horticultura Stephen Pryce Lea. Las herramientas incluyen palas y cuchillos de jardinería dentados para asegurar que “los voluntarios con diferentes tipos de habilidades puedan participar en la siembra de bulbos”, explica Pryce Lea.

Amy Brecount White es una escritora colaboradora que cubre historias de viajes, jardinería y de interés humano. Su trabajo también ha aparecido en National Geographic Traveler, TeaTime Magazine y The Washington Post.