Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

6 razones para descartar una piscina en casa

Los dolores de cabeza y los gastos de mantenimiento te pueden llevar a refrescarte en la piscina de vecinos.

Equipo para medir la calidad del agua de la piscina

Bill Oxford/Getty Images

In English | El confinamiento que causó la pandemia el año pasado llevó apresuradamente a la población a encontrar actividades de verano cerca de casa. Por tal razón, muchas personas invirtieron en piscinas.

Si bien la imagen de una piscina en el patio trasero puede darnos la sensación de frescura en un día caluroso de verano, la realidad es un poco diferente. Mantenerla implica mucho trabajo.

Antes de zambullirse, conviene analizar la realidad de lo que significa tener una piscina en casa. Te presentamos seis razones para descartar una piscina.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Altos costos de instalación

Construir una piscina en el patio es caro, y puede costarte entre $10,000 y $100,000 en Estados Unidos, dependiendo del estilo, el tamaño y los materiales utilizados, según FIxr, un sitio donde se pueden comparar presupuestos de remodelación de viviendas. El sitio indica que el costo promedio de la instalación de una piscina es de $50,000 para una piscina enterrada de fibra de vidrio de 12x14 pies con plataforma de hormigón. Entre las más costosas se cuenta una piscina de borde infinito de hormigón con cubierta, que cuesta unos $110,000.

En cuanto a las piscinas elevadas, FIxr estima que los precios de compra (incluida la instalación) oscilan entre $1,500 —por una piscina elevada con estructura de metal y escalera, sin plataforma— hasta alrededor de $10,000 por una piscina rectangular de 12x24 pies de paredes duras con una plataforma.

No olvides agregar el costo de las cercas y las puertas, que casi todos los municipios requieren.

2. Tiempo y dinero en mantenimiento

Puedes hacer el mantenimiento semanal de la piscina, que implica unas cinco o diez horas de tu tiempo libre, pero no olvides que también tienes que comprar todos los suministros, el paquete de pH, cloro, aspiradora, cepillos, filtros (reemplazos), bocas de succión (skimmer) y cubierta para piscinas, entre otros. Además, el cloro puede ser difícil de encontrar, ya que en estos momentos hay escasez.

El costo de una aspiradora para piscinas, por ejemplo, varía enormemente según el tamaño y la funcionalidad (fregado, eliminación de hojas). Home Depot vende una aspiradora de hojas por solo $90, pero también un robot Turbo para limpiar fondos de piscinas por $1,715. El mero hecho de buscar entre las opciones podría causarte dolor de cabeza.

El sitio web de mejoras para el hogar HomeGuide calcula que el costo inicial de un paquete de mantenimiento de piscinas con pértiga telescópica, aspiradora, red para las bocas de succión y cepillo para la pared es de unos $35. Los paquetes de productos químicos pueden costar entre $20 y $100 por mes.

Puedes contratar un servicio de mantenimiento de piscinas, pero tendrás que desembolsar un promedio de $125 semanales por el mantenimiento profesional.

Si vives en un clima cálido puedes disfrutar de la piscina todo el año, pero en otras partes del país también hay gastos extra por las estaciones del año. Además, cuando la piscina esté en uso, pagarás una factura de servicios públicos más alta, unos $300 adicionales al año por la electricidad que se necesita, según HomeAdvisor, un sitio web que ayuda a poner en contacto a los propietarios de viviendas con profesionales locales que hacen reparaciones y remodelaciones.

3. Terrible problemas de seguridad

Por si no tuvieras suficientes cosas que te impiden dormir, te presento esta estadística alarmante: los datos del 2020 de la Consumer Product Safety Commission muestran que, en promedio, hay “379 casos de muerte por ahogamiento relacionados con piscinas o spas que involucran a niños menores de 15 años cada año”. El 75% de esos ahogamientos afectan a niños menores de 5 años.

También hay que considerar posibles lesiones por resbalones, caídas y accidentes con trampolines. Según el National Spinal Cord Injury Statistics Center, los accidentes por zambullida encabezaron la lista de lesiones en la médula espinal relacionadas con la recreación entre el 2010 y el 2017.

Por último, están las cosas invisibles y espeluznantes que pueden sobrevivir el tiempo suficiente en tu piscina —incluso las tratadas adecuadamente con productos químicos— como para causar enfermedades: criptosporidio, giardia, shigella y norovirus (diarrea, calambres estomacales, náuseas y vómitos); pseudomonas (sarpullido de jacuzzi y otitis externa), y legionela (problemas respiratorios), por nombrar algunos.  

4. Tarifas de seguro más altas

Eres responsable de quien esté en tu piscina, sea tu invitado o no. Las piscinas se conocen en la ley como una "fastidio atractivo", algo tentador para los niños que podría perjudicarlos. No basta con tener una cerca y una cubierta para la piscina.

Tu seguro para propietarios de viviendas cubrirá los daños de la piscina en el suelo con costos adicionales que añade a la prima del seguro y tal vez cubra los daños de una piscina elevada bajo la cobertura de bienes personales. Pero cuando se trata de la responsabilidad, ese "fastidio atractivo" supone una escala de costos mucho más amplia.

Si alguien resulta herido, puedes incurrir en gastos médicos y legales. La póliza de seguro de responsabilidad civil para propietarios de viviendas es de $100,000. El Insurance Information Institute sugiere aumentar esa cifra a $300,000 o $500,000 si tienes una piscina. Y la entidad dice que hay que considerar la posibilidad de adquirir una póliza de responsabilidad civil general, que se activa cuando se alcanza el límite de la cobertura principal de responsabilidad civil y ayudará a pagar los honorarios de los abogados.  

Técnico revisa la bomba de agua de una piscina

Bledger/Getty Images

5. Gastos de reparaciones

Los problemas más comunes son los desgarros del revestimiento o de la cubierta, las fugas en el hormigón y los conductos obstruidos, según Family Handyman, un sitio web para propietarios de viviendas que desean hacer sus propios trabajos. Si eres habilidoso, tal vez puedas reparar los problemas tú mismo, pero si tienes que contratar a un profesional, espera pagar unos $200 para arreglar un desgarro en un revestimiento de vinilo. Las grietas o las fugas en una piscina en el suelo implican un gasto considerable. Según FIxr, los arreglos de este tipo van de $500 a $3,500.

6. No ayuda en la venta de casa

Si vendes tu casa, en la mayoría de los casos no vas a recuperar lo que invertiste en la instalación de una piscina en el patio y "la piscina no va a aumentar el valor de la venta", dice Colleen Wightman, agente inmobiliaria de Hunt Real Estate en el área de Rochester, Nueva York. "Puede que sea diferente en el suroeste, pero si hay un lago cerca o la costa del mar a menos de veinte minutos de tu casa, una piscina no va a aumentar el valor de tu casa".

Si quieres una piscina, ponte en la fila

Si todavía quieres una piscina, a pesar de la información anterior, es posible que de todos modos no puedas comprarla este año. En el 2020, las ventas de piscinas se dispararon en todo el mundo. Según Reuters, hay que esperar tres semanas para conseguir una cita para adquirir una piscina para el verano del 2021.

Los materiales de construcción han subido de precio y son difíciles de conseguir. La cadena de suministro mundial se ha interrumpido debido a todo, es decir la pandemia, el clima, los cortes en la distribución de electricidad, y los problemas de oferta y demanda.

Incluso los artículos necesarios para el mantenimiento de la piscina son difíciles de conseguir. Hay escasez de calentadores, revestimientos y otras piezas para piscinas, además de la escasez general de cloro. 

Quizá tengas que tomar en cuenta esta vieja frase: no quieres una piscina, quieres un amigo que tenga piscina.

Stacey Freed es una escritora colaboradora que cubre temas de remodelación, construcción, estilo de vida, educación y mascotas. Su trabajo ha sido publicado en Beautiful Kitchens & Baths y en This Old House en Forbes.com.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.