Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

6 razones para pensar dos veces antes de comprar un comedero para pájaros

El gasto, la suciedad y las plagas pueden hacer que busques otras maneras de observar aves.

Un pájaro azul se alimenta en una casita colgada de un árbol

Philippe Gerber/Getty Images

In English | Lenore Foster, de 74 años, solía tener comederos para pájaros en el jardín delantero de su casa en Kerhonkson, Nueva York.

Aunque a Foster le encantaba observar las aves, también recuerda lo molesto que era tener que buscar recipientes para mantener las semillas a salvo de los roedores. Luego están las ardillas que invadieron el comedero y desparramaron las semillas por el suelo, ensuciándolo todo. Otra vez, un mapache rabioso se apropió del comedero, y en otra ocasión las semillas incluso atrajeron a un oso hambriento.

"Vimos como un oso negro arrancó el poste del suelo y lo arrastró, junto con el comedero, hasta el bosque y jamás lo volvimos a ver”, dice Foster. “Y ese fue el final de mi afición por los comederos para pájaros en las montañas”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Foster no es la única. Muchas personas que tienen comederos para pájaros han vivido aventuras inesperadas. “Los comederos para pájaros son definitivamente una responsabilidad”, dice Jordan Rutter, directora de relaciones públicas de la American Bird Conservancy. “Tienen muchas ventajas, como permitir que los pájaros se acerquen más. Pero también requieren un mantenimiento constante para proteger tanto tu salud como la de los pájaros”.

Los comederos para pájaros pueden generar suciedad y son antihigiénicos, e incluso pueden poner en peligro a las aves locales.

Estas son seis razones por las que tal vez no quieras tener un comedero para pájaros.

1. Ensucian

Las aves no comen de manera cuidadosa. Esparcen semillas y cáscaras por todo el suelo, “especialmente cuando comen semillas de girasol o maní con cáscara”, explica Rutter. “Las aves no tienen dientes, por lo que no mastican. Pero mientras llegan a la parte del alpiste que quieren comer, van dejando atrás los restos de las semillas”.

Esos residuos de semillas pueden hacer que broten flores y plantas no deseadas debajo del comedero. Y las aves defecan con mucha frecuencia, lo que significa que el comedero se cubrirá de excremento y tendrás que limpiarlo a menudo.

2. Pueden requerir mucho mantenimiento

Imagen de un pájaro de color gris, blanco y amarillo

Arthur Morris/Getty Images

Las mejores formas de observar aves

Si estás dispuesto a dedicarles el esfuerzo necesario, los comederos para pájaros son una manera divertida de observar aves nativas en tu propio jardín. Pero Adam Brewerton, del Departamento de Recursos de Vida Silvestre de Utah, señala que hay una forma más fácil de disfrutar de ellas, sin el costo ni el mantenimiento asociados con un comedero.

Sugiere plantar plantas nativas para atraer aves a tu jardín, “plantas que proporcionen algún tipo de hábitat o fuente de alimentación o resguardo”.

Atraer aves de esta manera más natural permite “verlas y disfrutar de ellas, pero no las concentra en grandes cantidades del mismo modo que un comedero”, indica. Además, añade, “esto elimina muchas de las preocupaciones asociadas con la transmisión de enfermedades, el cuidado y el mantenimiento”.

Elige plantas con flores en forma de campana, como el penstemon, favorito de los colibríes, o pide recomendaciones en tu tienda de jardinería local de plantas que atraigan insectos y otros polinizadores locales. Brewerton también recomienda plantas que produzcan bayas, como los arbustos de madreselva, un alimento predilecto de las aves.

"Los comederos para pájaros son esencialmente la cocina y el comedor de nuestro jardín”, dice Rutter. “Por eso, los comederos son similares a los platos, vasos y cubiertos que las personas usan para comer”.

Nosotros lavamos nuestros platos y utensilios cada vez que los usamos; Rutter dice que deberíamos pensar en los comederos de la misma manera: deben limpiarse y llenarse de semillas frescas regularmente. Esto ayuda a que un comedero se mantenga higiénico y evita que aparezca moho si las semillas ya no están frescas o se humedecen.

Rita McMahon, directora del Wild Bird Fund, dice que, idealmente, un comedero para pájaros debe limpiarse al menos una vez a la semana con una solución de un 10% de lejía y un 90% de agua. Y debes cambiar las semillas siempre que se mojen.

3. Pueden ser costosos

Mantener un comedero puede suponer un gasto considerable. “Tengo un comedero de sebo y compro bolas de sebo para rellenarlo”, dice Rutter. “Ha habido ocasiones en que los pájaros se han comido una bola entera en un solo día. Y otras veces han tardado toda una semana”.

Rebecca Delahaye-Beekman, de 59 años, de Dyer, Indiana, alimenta entre 30 y 50 aves al día y gasta $45 al mes en semillas para pájaros. “Tengo que llenar los comederos cada tres o cuatro días en primavera, verano y principios de otoño, y una vez a la semana en invierno”, dice.

Si no quieres que broten plantas de las semillas debajo de los comederos, debes comprar semillas sin germinar, que según Adam Brewerton, un biólogo especializado en la conservación de la vida silvestre que trabaja para el Departamento de Recursos de Vida Silvestre de Utah, pueden ser más caras. Además, está el costo de los artículos especializados, como los deflectores de ardillas e incluso, en un caso como el de Foster, un comedero nuevo cuando un oso te lo roba.

4. Atraen animales indeseados

Las semillas para pájaros no solo atraen aves. A las ardillas y a los mapaches les encantan las semillas, y pueden volverse destructivos y derribar los comederos o roer el plástico para llegar hasta el alimento. También tendrás que idear un sistema para almacenar las semillas, ya que animales como ratas o ratones pueden mordisquear las bolsas de plástico que usas para almacenar las semillas en el garaje, por ejemplo.

"Debes almacenar las semillas para pájaros en un recipiente hermético”, preferiblemente de metal, dice Rutter.

5. Están asociados con problemas de salud

Rebecca Delayahe muestra sus comederos para pájaros

Cortesía Rebecca Delahaye-Beekman

Rebecca Delahaye-Beekman gasta $45 al mes en semillas para pájaros.

"Cuando das de comer a la fauna y una variedad de animales se concentran en un mismo lugar, eso siempre aumenta la probabilidad de transmitir enfermedades”, dice Brewerton. “Y el uso de comederos para pájaros en jardines siempre ha sido la manera más común y extendida de alimentar a la fauna silvestre”.

En situaciones en que las semillas están dispersas y se puede llegar a ellas con facilidad, como en un comedero de plataforma, las aves pueden defecar dentro del mismo comedero. Si otro pájaro se come las semillas contaminadas, puede propagar salmonela. “No supone necesariamente un riesgo directo para las personas, ya que lo más probable es que no vayas a consumir las semillas contaminadas. Pero puede que las toques, o que entren en contacto con tus manos, y que luego comas algo, como un refrigerio”, explica.

Las aves también pueden transportar ácaros e insectos. Cuando Brittany Hodak, de 37 años, y su familia instalaron un comedero para pájaros, observaron un aumento en la cantidad de garrapatas cerca de su hogar en Franklin, Tennessee. “Nuestro exterminador nos dijo que los comederos para pájaros eran el principal factor que contribuyó a la presencia de garrapatas en nuestro jardín y, por lo tanto, en nuestros perros”, dice. “Nos deshicimos de los comederos y las garrapatas desaparecieron de inmediato”. Los roedores que entran en tu jardín para comer las semillas de pájaros también transmiten enfermedades.

6. Pueden ser más perjudiciales que beneficiosos para la vida silvestre

Muchas personas colocan comederos para pájaros cerca de las ventanas, pero Rutter advierte que esto puede hacer que las aves choquen contra el cristal y se lesionen o mueran. Para evitar que suceda esto, instala calcomanías, pegatinas con protección UV, cinta adhesiva anticolisión de aves, redes o mosquiteros para permitir que los visitantes emplumados vean el cristal.

Un comedero para pájaros puede atraer muchos tipos de aves a tu jardín, incluso especies invasoras no nativas. “Los estorninos, por ejemplo, a menudo se adueñan de un comedero para pájaros”, explica Brewerton. “De hecho, ahuyentan de manera bastante agresiva a las otras aves”. Además, cuando las aves se congregan en un lugar, los gatos del vecindario pueden reunirse allí para cazarlos más fácilmente.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.