Skip to content
 

Johnny Ventura: un hombre que crea ‘sin miedo a arriesgar’

El ‘embajador universal del merengue’ y su hijo hablan de su música, un disco juntos y los Guinness World Records.

Jandy y Johnny Ventura, hijo y padre, exponentes del merengue dominicano

Cortesía Johnny Ventura

Jandy y Johnny Ventura, hijo y padre, trabajan juntos en un nuevo disco.

A punto de cumplir 60 años de carrera, el merenguero dominicano Johnny Ventura se ha lanzado hacia dos nuevas aventuras. Sabemos bien que ha puesto a multitudes a bailar y cantar con temas como Merenguero hasta la tambora y ¿Pitaste?. Ahora está grabando un nuevo disco —todavía sin título— junto a Los Potros, la orquesta de su hijo Jandy Ventura. Hacerlo ha requerido superar la brecha generacional que los separa y alguna que otra diferencia en cuanto la filosofía laboral.

A la vez, el legendario músico está buscando su certificación en el Guinness World Records como el artista que más discos (105) ha grabado a nivel mundial. “Me faltan tres para la certificación”, me comentó recientemente por teléfono. Los tres son de los primeros de su carrera y se le han perdido a través de los años. Su tono, sin embargo, es jovial y con frecuencia irrumpe en sonoras carcajadas.

En esta entrevista exclusiva para AARP en español, él y Jandy nos revelan cómo han logrado crear un poderoso vínculo profesional y personal. Y cómo se han unido para preservar el rico legado del merengue.

¿A qué atribuyen la longevidad de su carrera?

Johnny: Creo que es porque la gente ha ido pasando mi música de generación a generación. También al buen cultivo de hábitos. Yo he cultivado el hábito de  crear cosas nuevas, pero sin miedo a arriesgar. Siempre busco qué hay de nuevo y cómo puedo sacarle partido. No le tengo miedo ni a la tecnología.

¡Soy un viejo moderno! Me he ido haciendo amigo de la computadora y el  internet porque estoy consciente que el mundo evoluciona, que  la vida es dialéctica, cambia constantemente y los seres humanos tenemos que ir a su paso.

¿Qué nos pueden decir del nuevo disco que están haciendo juntos?

Johnny:  La producción va a ser con Edesio Alejandro, un productor cubano de música y de cine muy bueno. Mi hijo… es mis ojos y mis oídos en todo el proyecto. Es un álbum de sones, guarachas y boleros. Quería grabar estos géneros directamente desde su cuna, por eso nos fuimos a Cuba a grabarlo allí, para darle más sentimiento, más cercanía. La experiencia fue muy especial.

Jandy: Queremos que salga en noviembre. En pocas palabras, el disco es el sentir de un dominicano con música y letra cubanas.

¿Cómo es trabajar juntos?

Johnny: ¡Difícil! (carcajada). Es que Jandy es muy exigente. Además está lo de la brecha generacional que tenemos que superar. Por eso pasamos una parte del tiempo tratando de convencernos: él me tiene que convencer y yo lo tengo que convencer.

A veces él quiere que apostemos a una fórmula que ya está probada, pero yo quiero probar cosas nuevas. Siempre he sido muy creativo; me gusta imponer nuevas modas, pero a Jandy le gusta seguir corriente, cuando yo siempre he actuado contra la corriente. Yo soy de inventar, él de seguir la línea. Y yo le digo: ¡Jandy, hay que arriesgar!

Jandy: Sucede que él es una persona muy profesional y le encanta que todo salga lo más correcto posible. Trabajando con él yo he llegado a la conclusión que la perfección no existe, pero existe Johnny Ventura, que se asemeja a la perfección. Eso sólo se descubre al trabajar con él.

¿Cómo se superan los obstáculos?

Johnny: Con mucho amor. El amor es la clave de todo. Y aprendiendo a ceder.

Jandy: Escuchando. Gracias a Dios, él me da mucha confianza y es amigo y buen jefe.

¿Qué han aprendido el uno del otro?

Johnny: No sólo de Jandy, de todos mis hijos he aprendido mucho. He aprendido la tolerancia… porque cada uno tiene sus caracteres y características diferentes, he aprendido a entenderlos, y a ser tolerante con sus decisiones. 

Jandy: ¡A poner atención! Yo apenas tengo 40 años y mi papá 75; mi papá, él se acuerda de todas las fechas, ocasiones y muchos nombres de tantísima gente que conoce. Se recuerda prácticamente de todo. Él tiene una retentiva excelente… ¿Puedes creer que a mí se me olvidan más cosas que a mi papá? ¡Su mente es brillante!

¿Se han peleado?

Johnny: (Entre carcajadas) ¡Dile a él que te cuente!

Jandy: (Risas). Si en una relación jamás llega a haber un punto de desacuerdo, no hay buena relación. Si en una relación todo es “sí” y “sí”, no hay honestidad. En nuestro caso hay mucha honestidad, y eso es bueno porque ha dado paso a más creatividad.

¿Quién cede?

Johnny: Los dos… Yo digo: con que él quede medio complacido y yo también quede medio complacido, estamos en un terreno neutral.

Jandy: Pero tengo que decirte que mi papá tiene el don de recapacitar frente a un error. Es muy inteligente, muy leído, ha estudiado mucho y eso le permite ver que las cosas no siempre tienen que ser dictatoriales, que todo mundo, por mucha experiencia que tenga, se puede equivocar y puede enmendar. Mi papá tiene el don de pedir perdón y hasta lo pide por escrito. Y cuando lo hace, te escribe unas cartas que te hacen llorar.

Finalmente, ¿cómo ven el desplazamiento del merengue por los nuevos géneros musicales?

Johnny: Como algo natural que tenía que suceder. Cada cierta generación viene con alguna tendencia en contra del status quo de cualquier cultura. Esto es bueno porque al final se evolucione, de lo contrario caeríamos en la involución. Si los jóvenes no trajeran nuevas cosas, el mundo no tendría sabor. 

Cuando vino toda esta explosión de los géneros urbanos, se unieron varias cosas, como la masificación de la tecnología, lo que permitió que los jóvenes hicieran música desde su casa; esto trajo la piratería, la cual sacó del mercadeo a grandes inversionistas y las disqueras. Esto nos dejó a los merengueros confundidos porque no entendimos que teníamos que asumir nosotros la responsabilidad de nuestras grabaciones.

Jandy: Ahora los merengueros estamos comprendiendo que sólo nosotros podemos hacer que nuestro género no desaparezca. Somos y tenemos el acervo musical de nuestros respectivos países y tenemos que luchar por preservarlo.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO