Skip to content
 

10 grandiosas canciones sobre autos

Si te gusta viajar por la carretera, tenemos 10 canciones para ti.

Chuck Berry - Canciones grandiosas sobre autos

Neal Preston/Corbis

Chuck Berry presentó su éxito sobre el auto en el escenario en St. Louis en 1986.

In English | Tanto el rock 'n' roll como el sistema de autopistas interestatales se expandieron rápidamente a mediados de los años 1950. ¿Coincidencia? No tanto; los dos se complementan tanto como, bueno, besarse y los asientos traseros. Haz un recorrido rápido por las mejores canciones que se han escrito sobre el romance de Estados Unidos con el automóvil.

Chuck Berry: Maybellene (1955)

Chuck Berry, que no tiene ni un pelo de tonto, identificó lo que los estadounidenses ansiaban escuchar.  Usó una canción más vieja llamada Ida Red, le añadió algunos feroces toques de guitarra eléctrica y luego comenzó a cantar sobre una hermosa mujer que conducía un descapotable tuneado. ¡Pum! Un precursor del rock tuvo su primer gran éxito.

The Beach Boys: Don't Worry, Baby (1964)

Es difícil pensar en una canción de los Beach Boys que no se trate de autos: está Little Deuce Coupe y 409, por supuesto, y ¿quién podría olvidar Fun Fun Fun? Pero escucha en algún momento la cara B de I Get Around, porque nada supera a Don't Worry, Baby. El falsete lastimero de Brian Wilson transmite inseguridad en cada nota. Al inicio, la letra convierte su ansiedad por una carrera de autos que se aproxima en una metáfora del temor al sexo. Pero luego se olvidan de tal pretensión y producen una de las mejores mezclas que se hayan escrito sobre el sexo, los autos y el rock 'n' roll.

Wilson Pickett: Mustang Sally (1966)

¿Qué tal esto para cambiar de ritmo? En lugar de rogarle a su chica un poco de amor, al cantante le preocupa que ella es una conductora demasiado ardiente, si saben a qué me refiero. Mientras Pickett amonesta en vano la imprudencia de la chica, sus coristas la animan diciéndole "¡Ride, Sally, ride!" ¿Adivina quién gana? (Dato interesante: la canción se titulaba Mustang Mama hasta que Aretha Franklin la escuchó y sugirió que Sally podría sonar mejor. Reina del soul, ¿no tiene fin tu grandeza?)

The Who: Goin' Mobile (1971)

Cantada por Pete Townshend, este es uno de los números más frescos en el grandioso álbum de The Who, Who's Next. La letra representa un futuro donde la contaminación ha restringido los viajes, pero no todo el mundo está sometido a tales límites: "Watch the police and the taxman miss me, I'm mobile!" ("Mira como me les escapo a la policía y al recaudador de impuestos, ¡voy sobre ruedas!"). Propulsado por la batería característicamente frenética de Keith Moon y el solo de guitarra altamente procesado ​​de Townshend, la canción intenta mantenerse por debajo del límite de velocidad cuando se le sube el volumen.

Janis Joplin - Canciones grandiosas sobre autos

Redferns/Getty Images

La cantautora estadounidense Janis Joplin en 1969 con su Porsche de color psicodélico de 1965.

Janis Joplin: “Mercedes Benz” (1971)

"Me gustaría hacer una canción de gran importancia social y política", dijo Joplin la primera vez que cantó esta canción. Sus letras se consideran en general un rechazo de la era hippie al consumismo que veía a su alrededor mientras crecía como una "chica blanca de clase media", según su propia descripción, en Port Arthur, Texas. Cantó: "Oh Lord, won't you buy me a Mercedes Benz? / My friends all drive Porsches, I must make amends..." (Oh, Señor, ¿por qué no me compras un Mercedes Benz? / Todos mis amigos conducen Porsches, tengo que redimirme...). Sin embargo, la noche en que murió, fue su famoso Porsche —pintado en colores psicodélicos— el que estaba estacionado afuera de su hotel.

NRBQ: Ridin' in My Car  (1977)

NRBQ (originalmente el New Rhythm and Blues Quintet), un grupo increíblemente bien acoplado, trabajó hasta el cansancio durante décadas, pero nunca alcanzó el éxito a pesar de atraer a seguidores de tan alto perfil como Paul McCartney y Bonnie Raitt. Esta canción —una letra melancólica sobre lo que podría haber sido, combinada con una melodía pop perfecta lograda con una línea de guitarra que te haría pensar en George Harrison— fue un éxito menor en la base de operaciones de la banda en Nueva Inglaterra. Merece que se le conozca en todo el país (¡y nunca es demasiado tarde!).

The Pointer Sisters: Fire (1978)

El grupo tuvo a seis miembros diferentes de la familia durante su apogeo de tres décadas: June, Bonnie, Anita y Ruth, además de la hija de Ruth, Issa, y su nieta Sadako. Pero fue la alineación de June, Anita y Ruth la que grabó Fire de Bruce Springsteen como su primer sencillo juntas. Llegó al No. 2 (y se convirtió en su primer sencillo de oro) en las listas de éxitos. ¿Qué está pasando en el auto en la primera estrofa de la canción? Un paseo durante una cita, por supuesto. Y, por supuesto, hay fuego.

Rush: Red Barchetta (1981)

Los aficionados a la música conocen a Neal Peart de Rush por tres cosas: su amor por los vehículos motorizados, su desconfianza de quienes están en el poder y su destreza lírica. Bueno, que sean cuatro cosas: Peart es también uno de los bateristas más precisos del rock. Esos rasgos brillan en esta melodía sobre una distopía donde se han prohibido los carros deportivos como el preciado Barchetta (un tipo de carro de carreras) del narrador. Sin embargo, al tratarse de rock 'n' roll, ¿crees que algo tan insignificante como la ley va a frenar a nuestro héroe de sacar su coche para dar una vuelta?

Bob Seger: Makin' Thunderbirds (1982)

No hay metáforas aquí, y tampoco hay chicas; solo un relato directo y algo nostálgico (y un poco enojado) de los días de gloria de Detroit. Con la poderosa Silver Bullet Band respaldando a Bob Seger, oriundo de Michigan, la canción ruge como la línea de ensamblaje que recuerda de manera conmovedora.

Bruce Springsteen: Pink Cadillac (1984)

Ningún rockero está más estrechamente asociado con los autos que Bruce Springsteen. Con un catálogo tan variado, ¿cómo se puede elegir? En caso de duda, hay que elegir el blues: Pink Cadillac tiene un ritmo de fondo imparable, cortesía de la infalible sección rítmica de la E Street Band, y se mezcla con el estridente saxofón del gran y ya fallecido Clarence Clemons. A diferencia de los Beach Boys, no hay miedo al sexo aquí; a diferencia de Wilson Pickett, nadie está pidiendo frenar; y a diferencia de Rush o The Who, Bruce evidentemente no siente la necesidad de velocidad. En vez de ello, él canta, "We don't have to drive it/honey, we can park it out in back/And have a party in your pink Cadillac" (No tenemos que manejarlo/cielo, podemos estacionarlo por ahí atrás/y divertirnos en tu Cadillac color rosa". Run, run.

Publicado originalmente el 15 de junio del 2012

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO