Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

10 cambios de belleza y estilo que podemos esperar en el 2021

Una forma más relajada de vestirse llegó para quedarse.

Una mujer poniéndose y ajustando zapatillas en su dormitorio.

The Good Brigade/DigitalVision/Getty Images

In English | Es un nuevo año y nos hacemos nuevas preguntas. ¿Es este el final de Spanx, los tacones altos y los pantalones formales? ¿Debería convertirme en una profesional de la tintura del cabello, manicura y tratamientos faciales y olvidarme de ir a los salones de belleza? Si trabajo desde casa, ¿debo donar mi antigua ropa de trabajo? No tengo una bola de cristal, pero como editora de belleza y moda desde hace mucho tiempo, mi instinto me dice que la pandemia del 2020 influirá en lo que usaremos y cómo luciremos en el 2021 y más allá. Estas son 10 cosas que pueden ser la "nueva normalidad" para todas nosotras.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Repensar cómo y dónde compramos

Adiós a las caminatas por las tiendas por departamentos en las que nos probamos zapatos y maquillaje. La pandemia ha convertido las compras en línea en un estilo de vida esencial a medida que cierran centros comerciales, las empresas de marcas se declaran en bancarrota y las tiendas minoristas cambian sus negocios de tiendas físicas por sitios web, de forma permanente. Esto es algo bueno por muchas razones. Comprar en línea es rápido; las "tiendas" están abiertas todo el tiempo; y no tienes que hacer fila para pagar, buscar un vendedor o encontrar un lugar para estacionar. Y no hay necesidad de practicar distanciamiento social o usar mascarilla. Puedes comprar un sostén a las 2 a.m. en pijama, leer reseñas de esos leggings Sweaty Betty antes de gastar de más y encontrar tus jeans favoritos en oferta. Hemos aprendido a adorar la avalancha diaria de liquidaciones, rebajas y códigos de descuento. 

2. Optar por ropa relajada

Nuestra idea de lo que significa la ropa básica también ha cambiado. Después de meses en casa con sudaderas, cualquier cosa demasiado estructurada (como una falda lápiz formal o un vestido tipo tubo) parece fuera de lugar. Hemos aprendido a mezclar pantalones formales con blusas deportivas, así como blusas de seda con pantalones tipo joggers y cargo para un nuevo estilo presentable y bien combinado ideal para el 2021. Entonces, si no has agregado a tu armario leggings con apariencia de cuero, pantalones tobilleros de telas resistentes, suéteres con hombros caídos, cárdigan largos y sudaderas a la moda, ¿qué estás esperando? No te deshagas de tus trajes de pantalón y blazers. Si los usas con camisetas holgadas y zapatillas deportivas, es todo lo que necesitas para vestirte bien o lucir formal. Y no olvidemos nuestro nuevo accesorio número 1: ¡las mascarillas! Colecciónalas en colores, diseños y estampados para animar tu rostro y acentuar tu estilo en público. Llegaron para quedarse.

3. Aceptar nuestros cuerpos como son

La buena noticia: vivir con pantalones de elástico en la cintura significa que ya no nos paramos frente al espejo a "meter la barriga". Hemos bajado un poco nuestras expectativas y aumentado mucho la positividad con nuestro cuerpo este año. Esto es lo que nos permitió comer pan de banana hasta saciarnos sin sentirnos culpables y balancearlo con abdominales y pilates frente al televisor. No somos tan conscientes de la talla y nos alegramos de que XS-S-M-L-XL-XXL hayan reemplazado en su mayor parte a números más específicos en las etiquetas que solían volvernos locas. Hemos aceptado una forma más fluida de vestirnos con ropa más holgada y libre, por lo que cada protuberancia, bulto y ondulación no es un gran problema. Por extraño que parezca, si bien la alimentación saludable y el ejercicio son ahora aún más importantes en nuestra lista de tareas pendientes, no somos tan duras con nosotras mismas. Es algo bueno, ¿no?

4.  Usar ropa interior y ropa casera cómodas

¿Cómo nos convencieron de usar tangas, los sujetadores tipo "push-up" y las fajas moldeadoras? No nos importa un poco más de control de la barriga en nuestros leggings, pero la lucha para lograr meterse en ropa interior de compresión o shorts de bicicleta ahora parece tan retro. Los sujetadores deportivos, las bralettes y los calzones tipo calzoncillo se han convertido en elementos básicos de la ropa interior femenina cotidiana. Las pantimedias son historia gracias a que usamos más pantalones, vestidos más largos y botas. Pero los calcetines están prosperando en lo que se ha convertido en la era de las zapatillas deportivas. ¿Quién no tiene un cajón lleno de modelos de calcetines que no se notan, tipo plantilla, con lengüetas en la parte posterior y tobilleros cómodos que sustituyen a las pantuflas? ¡Y ahora tenemos ropa para estar en casa! Esta idea del mercadeo de la era COVID para impulsar ventas en la industria de la moda (lo siento, es la realidad) es para aquellas a quienes les gustan los límites claros entre la ropa para dormir, la ropa para estar en casa y la ropa para salir. Tú eliges: desde amplios vestidos de siesta de altura media hasta suaves monos y pantalones "caseros" de pierna ancha. Estar sola en casa nunca estuvo tan de moda.   

Una mujer sentada en un sofá usando una computadora portátil.

YakobchukOlena/iStock/Getty Images Plus/Getty Images

5.  Aceptar que no tenemos que lucir perfectas

¿Recuerdas cuando lucir como "recién salida del salón" con elegantes peinados y retoques de tinte todos los meses era una rutina? Eso quedó en el pasado. Optamos por más soluciones domésticas con cepillos eléctricos de aire caliente, manicuras y pedicuras hechas en casa, y tratamientos faciales en el baño. Han llegado nuevos accesorios actualizados para el cabello, como gomas para el pelo, pasadores, pinzas y diademas para darle al cabello un aspecto moderno mientras se camuflan las raíces, el cabello mal peinado, las puntas desaliñadas y los flequillos demasiado largos. Muchas de nosotras estamos adoptando nuestra textura natural, dejando ver el pelo plateado u optando por tinturas que requieren bajo mantenimiento como el balayage. También han pasado a un segundo plano los costosos servicios de alto mantenimiento, como las uñas acrílicas, los bronceadores en aerosol y las ceras para bikini que requieren de una aplicación profesional. Incluso con los nuevos protocolos de seguridad, muchas mujeres prefieren mantenerse alejadas. Cualquier cosa que haga circular aire reciclado, desde secadores hasta ventiladores para secar uñas, nos preocupa. Todavía.  

6. Elegir productos limpios y ecológicos 

Entre la ropa ecológica y la belleza limpia, todas parecemos inclinarnos hacia cualquier cosa que se perciba como natural, orgánica, ecológica, vegana, limpia o hecha de manera sostenible. Queremos saber exactamente qué entra en el cabello, la piel y los productos de maquillaje que usamos, y qué se queda fuera. Nos gusta la idea de que los productos vengan en envases biodegradables o reciclables, ver que no hay ingredientes sospechosos o tóxicos en la lista de ingredientes, y elegir cuero y gamuza sintéticos en lugar de productos reales. También nos empiezan a gustar las marcas que reciclan sus propios productos (especialmente los jeans); es decir, aquellos que se fabrican a partir de otras prendas preexistentes, marcas que usan plástico reciclado en sus fibras y tiendas de reventa en línea. Es la nueva opción de moda saludable que nos hace sentirnos bien, como elegir aderezos para ensalada bajos en sodio y en azúcar. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


7.  Adoptar una actitud positiva en cuanto a la edad

Pasamos del glamour a lo genuino a medida que nuestras prioridades evolucionan. Compramos protectores solares/maquillajes híbridos, desinfectantes de manos humectantes, herramientas y cremas para masajes faciales, sales de baño y cualquier cosa que afirme fortalecer el cabello debilitado, desde gomitas hasta suplementos y sueros. Aunque el maquillaje de ojos está surgiendo ahora gracias al uso de mascarillas, nunca volveremos a probar fórmulas o muestras de tonos de maquillaje en probadores comunes para ningún tipo de maquillaje. Pero espera nuevas opciones de pruebas y muestreo virtuales a medida que las empresas se apresuran a resolver este problema más adelante en el 2021. Vernos bien a los 50, 60, 70 años o más siempre será un objetivo para nosotras, pero parece que tenemos una tendencia hacia una estética más informal y saludable. En mi opinión (y no soy la única) una cara perfectamente tratada con Botox, mejorada quirúrgicamente y con rellenos faciales no nos ayuda exactamente a conectarnos a un nivel humano, para eso necesitamos caras que se muevan, líneas de la risa, arrugas en los ojos y la capacidad de arquear y levantar las cejas. Ahora que nos estamos volviendo más positivas con nuestro cuerpo, esperemos un cambio positivo frente a la edad en cuanto al envejecimiento y al cuidado de la piel. El foco será el bienestar y la salud, no la perfección o una apariencia juvenil. Recordemos esto todos los días: el cáncer de piel es el enemigo, no las arrugas.

Una mujer arroja una prenda de vestir .mientras clasifica la ropa en su dormitorio

Drazen_/E+/Getty Images

8. Vivir con menos cosas

El galope del consumidor se ha convertido en un lento caminar. ¿Qué estábamos haciendo con todos esos productos de belleza, ropa de moda, imitaciones de diseñadores y tacones altos? Durante el encierro, la mayoría de nosotras hicimos una limpieza de armario. Fue una oportunidad única en la vida para probar, considerar, reiniciar y reconsiderar nuestro pasado, presente y futuro. Cualquier cosa que fuera demasiado pequeña, demasiado llamativa, demasiado incómoda, demasiado anticuada, demasiado holgada, sin forma o cuadrada se tiraba a la pila de prendas a desechar. Botamos el maquillaje viejo, los frascos y tubos para el cuidado de la piel con fechas vencidas, champús y perfumes sobrantes desde quién sabe cuándo. Y cuando terminamos, dimos un suspiro de alivio y nos resistimos a vaciar las bolsas de basura, o nos sentimos limpias después de la purga y nos preguntamos por qué habíamos esperado tanto. Este año descubrimos que podemos vivir felices con muchas menos cosas.

9. Sentir la necesidad de no gastar en exceso 

¡Gucci! ¡Louis Vuitton! ¡Prada! Solíamos codiciar las marcas famosas, cuantas más, mejor. La ropa de diseñadores y las marcas llamativas eran símbolos de estatus que aseguraban a quienes nos rodeaban (y quizás a nosotras mismas también) que éramos expertas, exitosas y totalmente a la moda. Bueno, ya no. Hay una especie de esnobismo inverso en el 2021 con marcas deportivas como Nike, Lululemon y Fabletics y "hallazgos" de bajo costo sin marca que se roban el show. Todas reflexionamos más antes de presionar "agregar al carrito". El enfoque se ha desplazado a pagar el alquiler o la hipoteca, cocinar, comprar artículos para el hogar y guardar nuestros ahorros que antes gastábamos en ropa y accesorios de alto precio. Creo que la mayoría de las mujeres están de acuerdo en que comprar zapatillas deportivas de $700, lentes de sol de $600 y bolsos de $2,000 es bastante ridículo. A las fanáticas de la moda que todavía quieren ropa de diseñadores de grandes marcas les convendría más comprarla en un sitio de reventa por consignación; ayudarán al planeta y verán los ahorros en la factura de sus AmEx.

10. Usar calzado deportivo cómodo para todas

Seamos realistas. Nuestros zapatos de vestir, los que usamos para el trabajo, las fiestas y las noches, no han salido del armario durante un año. Incluso nuestros zapatos de tacón bajo o grueso, botas y zapatos tipo bailarina con suela de cuero han estado durmiendo. ¿Los extrañas? ¡Nuestros juanetes, dedos en martillo, espolones calcáneos, fascitis plantar y callos seguro que no! El 2020 fue definitivamente un año para zapatillas deportivas, zuecos, suelas gruesas con tacos, botines y pantuflas con forro de piel de oveja, ya que la comodidad se convirtió en la nueva moda. Ahora, a medida que avanzamos lentamente hacia un estilo de vida público, no esperes un regreso a los tacones altos.  

Mi última recomendación: Si bien la mayoría de los expertos de la industria están bastante confundidos sobre el futuro de la moda y la belleza, una cosa es segura. Somos la generación que ha vivido muchos cambios, muchas tendencias e innovaciones. ¿Quiénes inventaron todo el tema de la moda bohemia: las minifaldas, las prendas teñidas, las faldas hasta la rodilla, las túnicas bordadas y los jeans deshilachados? Fuimos nosotras. ¿Los artículos de lujo? Nosotras también. Si no podíamos comprar la ropa, comprábamos el perfume y la bufanda. ¿Minimalismo? ¿Quiénes crees que animaron a Donna y Calvin a darnos colores sutiles como el marrón topo y el gris? Hicimos de la Lycra y el Spandex la verdadera historia de éxito de la moda del siglo. Los fabricantes del athleisure y de la ropa deportiva, ropa interior y jeans nos pueden agradecer en cualquier momento. Ahora hemos decidido que la comodidad y el sentido común son el camino para seguir. Sigamos así. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.