Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

“The Crown” es un trágico triunfo real

La controvertida temporada 5 de la saga familiar de la reina Isabel II puede ser ficticia, pero tiene una excelente trama.


spinner image (Centro) Imelda Staunton como la reina Isabel II en "The Crown".
(Centro) Imelda Staunton como la reina Isabel II en “The Crown”.
Netflix

spinner image Dominic West y Elizabeth Debicki en "The Crown".
(De izquierda a derecha) Dominic West como el príncipe Carlos y Elizabeth Debicki como Diana.
Keith Bernstein/Netflix

 The Crown, temporada 5

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

spinner image Un retrato familiar del elenco de la Temporada 5 de "The Crown".
(Fila trasera, de izquierda a derecha) Senan West, Will Powell, Dominic West, Elizabeth Debicki, Theo Fraser Steele, Claudia Harrison, Sam Woolf y James Murray (fila delantera, de izquierda a derecha) Marcia Warren, Imelda Staunton, Jonathan Pryce y Lesley Manville.
Keith Bernstein/Netflix

Después de dos años de espera, la nueva temporada de la exitosa serie sobre la familia real británica llega en medio de un tsunami de amargas críticas por parte de amigos como Judi Dench y de aquellos a quienes la serie retrata: el ex primer ministro John Major dice que las escenas en las que consuela a la reina Isabel (Imelda Staunton, que interpretó a Dolores Umbridge en Harry Potter) son “un montón de tonterías malintencionadas. Son ficción, pura y simple”.

Pero es una ficción muy verosímil, no es pura fantasía y nunca es simple, que nos hace sentir que estamos en las atormentadas cabezas y los corazones de la realeza, y en sus lujosos castillos en sus días más oscuros, los años noventa.

Staunton transmite majestuosamente la miseria de la reina a medida que los escándalos corroen su dignidad: Fergie, en toples, que se deja chupar los dedos del pie por un novio; el fin del matrimonio del príncipe Andrés; el divorcio de la princesa Ana; y la batalla pública del príncipe Carlos (Dominic West) y Diana (Elizabeth Debicki), mientras el apacible Major pone a prueba su diplomacia entre los bandos enfrentados.

Los argumentos son demasiado elocuentes, el drama está demasiado bien orquestado para ser literalmente ciertos. Vemos la necesidad de la reina, como cabeza de la Iglesia anglicana, de oponerse al divorcio, lo que la obliga trágicamente a prohibirle a su hermana Margaret (la omnipresente estrella Lesley Manville) que se case con el amor de su vida, el capitán Peter Townsend (el antiguo Bond Timothy Dalton), y a hacer que Carlos se case con Di en lugar de con su verdadero amor, Camilla (Olivia Williams).

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Nos compadecemos de cada uno de ellos y vemos los ciclos de la tragedia cuando la tradición choca violentamente frente a la modernidad. El propio matrimonio de la reina se fractura, ya que el príncipe Felipe (sir Jonathan Pryce, un genio nombrado caballero por la verdadera reina) se aleja de ella y se acerca a la esposa de su ahijado, la condesa Mountbatten (Natascha McElhone), una hermosa rubia 32 años más joven, que está de luto por la muerte de su hija de 5 años a causa del cáncer y por el declive de su propio matrimonio. Esto hace que Felipe parezca cruel con Isabel, pero encantadoramente dulce con la condesa. Nunca había sentido ni una pizca de simpatía por el frío Felipe, pero Pryce me obliga a considerar sus sentimientos.

Isabel visita Rusia y convence al ebrio y exuberante presidente Yeltsin para que exhuma y vuelva a enterrar adecuadamente a sus primos, los Romanov, la familia real rusa, que fueron fusilados, bayoneteados y arrojados a una fosa común por los bolcheviques en 1917. Felipe entra en contacto con su pasado ortodoxo ruso, le dice a Isabel que su matrimonio es una farsa vacía y critica amargamente a sus antepasados (el rey y la reina de Inglaterra en 1917) por negarse a rescatar a los Romanov. Está mucho más emparentado con la malograda realeza rusa que ella, incluso guarda un gran parecido físico con el asesinado Nicolás II. De hecho, el ADN de Felipe se utilizó para confirmar la identidad de los restos de sus familiares. Las escenas retrospectivas históricas son fascinantes. Diana no es la única que parece prisionera de la corona, víctima de la historia tanto como de sus propios defectos trágicos. Cuando el castillo favorito de la reina se incendia, la metáfora es evidente.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Debicki retrata brillantemente la creciente paranoia de Di cuando el escándalo aleja a su nuevo amor, el cardiocirujano pakistaní Hasnat Khan (Humayun Saeed), y el periodista Martin Bashir (Prasanna Puwanarajah) la convence de que tanto sus mejores amigos como su familia política son sus enemigos más mortales. Ya has oído hablar de su tristemente célebre entrevista con Bashir en la BBC (“Siempre fuimos tres en ese matrimonio. Estaba abarrotado”), pero el rostro expresivo de Debicki transmite más que el de la verdadera Diana.

West nos hace sentir la decepción de Carlos por su incompatibilidad con la menos intelectual y más animada Di, pero también su profunda dedicación a la nación, su vida frustrada esperando en la antesala de la historia, sus ideas inteligentes y progresistas para reformar las tradiciones reales.

Su encuentro con Di tras el divorcio, que oscila entre el recuerdo cariñoso y un resentimiento volcánico, es una clase magistral de actuación. También lo es el conmovedor reencuentro de Margaret y el moribundo capitán Townsend.

Además, se adentra en el drama familiar del último amor de Diana, Dodi Fayed (Khalid Abdalla), productor de la película ganadora del Óscar Chariots of Fire, cuyo padre, el egipcio multimillonario Mohamed Al-Fayed (Salim Daw), increíblemente autoritario, hace que el príncipe Felipe parezca el adorable presentador infantil Mr. Rogers.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Sin embargo, simpatizamos con la obsesión de los Al-Fayed por la realeza —¡la compartimos!— y su afán por conquistar la cumbre de la sociedad colonial.

Todo el mundo tiene una vida interior emocionalmente convincente que coincide con las dificultades de los demás: incluso la esposa de John Major (Flora Montgomery) se siente dolida cuando su marido descuida su matrimonio, atrapado en el alboroto real. Diana, Isabel y la condesa Mountbatten podrían identificarse. Nos adentramos en los corazones de los hijos de Carlos y Di, el príncipe Guillermo (Timothee Sambor) y el príncipe Harry (Teddy Hawley), mientras el matrimonio de sus padres se desmorona. La serie trata realmente de la posible desintegración de dos instituciones: la corona y el matrimonio moderno.

Es posible que no sea literalmente lo que ocurrió, pero es un drama familiar sobrecogedor, y la temporada más gratificante hasta ahora para la serie histórica más popular en televisión.

Puedes verla aquí: The Crown, llega el 9 de noviembre a Netflix (en inglés)

Tim Appelo cubre temas de entretenimiento y es crítico de cine y televisión para AARP. Anteriormente, fue editor de entretenimiento en Amazon, crítico de video en Entertainment Weekly y crítico y escritor de The Hollywood Reporter, People, MTV, The Village Voice y LA Weekly.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.