Skip to content
 

El 'divino' John Waters no puede parar ni va a parar

El cineasta de 'Hairspray' (76 años) reflexiona sobre su primera novela, 'Liarmouth'; el 50 aniversario de 'Pink Flamingos'; y qué más tiene bajo su manga perfectamente hecha a la medida.

El cineasta John Waters.

OSCAR GONZALEZ/NURPHOTO VIA AP

In English

Feliz cumpleaños número 50, Pink Flamingos. El director John Waters (76 años) está disfrutando de la respetabilidad recién adquirida de la película que alguna vez fue un escándalo: la aceptación el año pasado en el Registro Nacional de Películas, junto con Casablanca y Citizen Kane, y su nueva restauración 4K de Criterion (enlace en inglés). Y Waters también es noticia por el lanzamiento de su reciente novela, Liarmouth, y "The Pope of Trash", una importante exposición que se realizará el próximo año en el nuevo Academy Museum of Motion Pictures en Los Ángeles. De hecho, Waters está moderadamente sorprendido de cambiar la notoriedad por la adoración en esta etapa de su vida.

El llamado "papa de la basura" (también conocido como el "duque de la suciedad" y el "príncipe inmundo"), siempre bien vestido, se lo contó todo a AARP durante el Provincetown International Film Festival de Massachusetts, el cual exhibió la aún impactante Pink Flamingos, una historia del caos asesino de Baltimore protagonizada por el legendario drag queen Divine, ya fallecido. Su reacción a su "nueva respetabilidad" es de desconcierto, considerando que "la película se ve probablemente peor que nunca, para los estándares actuales".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Una película que sigue siendo subversiva después de 50 años

Si bien es maravilloso ser considerado el mayor estadista de la inmundicia, Waters está genuinamente conmovido. "Me siento muy honrado de que todas estas cosas hayan sucedido sin ironía. Pero la película en sí —con toda la corrección política de hoy y las sensibilidades de todos con todo— es probablemente incluso más repugnante que nunca". Ha estado de gira con la película, donde la audiencia es la más joven que jamás haya tenido, afirma. A menudo pregunta: "¿Cuántas personas aquí la están viendo por primera vez?". Más de la mitad siempre levanta la mano.

Divine protagoniza "Pink Flamingos".

Cortesía Everett Collection

Divine en "Pink Flamingos".

A Waters esto —y el hecho de que la película todavía se presente para una audiencia— le parece sorprendente en el buen sentido. "No se suponía que Pink Flamingos simplemente fuera impactante. Se suponía que debía sorprenderte —y hacerte reír—. Y sí, la gente todavía se ríe".

Aunque a veces puede parecer que la película emanó del auge de la cultura pop de la década de 1970, como Venus de su concha, el cineasta dice que "fue influenciado por las películas de cine arte y, debido a que violaron todas las leyes de censura, por Federico Fellini e Ingmar Bergman y otros. Y por películas subterráneas como las de Andy Warhol. Hice películas de explotación para teatros de cine arte. Así eran las mías, y lo siguen siendo".

Recorrer el país haciendo dedo a los 66 y publicar su primera novela a los 76

Pero el enfoque de Waters no está en el espejo retrovisor; el autor habitualmente se desafía a sí mismo. Esta primavera publicó su primera novela, Liarmouth (enlace en inglés), un divertido y profano "romance triste" sobre las aventuras de la imperiosa ladrona de maletas Marsha Sprinkle, que culmina en Provincetown.

"Tengo 76 años", dice Waters. "Eso no es la mediana edad. No voy a llegar a los 152 años, no importa cuán optimista pueda ser. Escribí una novela por la misma razón que recorrí el país haciendo dedo cuando tenía 66 años, la misma razón por la que volví a usar LSD a los 70 años. Para ponerme a prueba. Y no me arrepiento de haber hecho ninguna de las tres cosas".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Y para un artista experimentado, el nuevo medio fue todo menos fácil. “Escribir cualquier cosa da miedo", afirma. "Tienes que enfrentarlo y hacerlo todos los días. Y luego tienes que pasar por el terror de enseñárselo a alguien. Especialmente esta novela; podría haber resultado de cualquier manera porque es bastante loca".

No puede parar y no va a parar

Vienen más aventuras. El fin de semana del 4 de Julio será el anfitrión de Mosswood Meltdown, el festival punk anual de dos días en Oakland, California, que atrae hasta 8,000 roqueros de entre 20 y 80 años. En septiembre, tiene programado el Camp John Waters (enlace en inglés), el cual está completamente vendido, en Kent, Connecticut. Agrega a eso la gira de 20 ciudades de su espectáculo navideño unipersonal, "A John Waters Christmas", además de otros libros en camino. Dice Waters: "Nunca he estado tan ocupado en toda mi vida".

Surge el espectro de la jubilación, y él niega con la cabeza. "Si me jubilara, sentiría morirme, porque estoy muy acostumbrado a viajar, y eso es justo lo que hago. Me gusta mi trabajo. Es así. Si tuviera un trabajo durante 50 años que no me gustara, estaría feliz de jubilarme. Pero aun así, no salto de felicidad todos los días, pensando: Oh, qué bien, voy a escribir. No estoy tan loco. No conozco a nadie que sea realmente un escritor que piense así".

¿De dónde obtiene su energía volcánica? Waters responde: "La gente siempre me pregunta eso. No sé. ¿Por miedo a que alguien ocupe tu lugar?".

¡Imposible!

En el 2023, Waters será incluido en el Paseo de la Fama de Hollywood con su propia estrella brillante en la acera, junto a personajes como Daniel Craig, Marilyn Monroe y Lena Horne. El público podrá entonces caminar sobre Waters.

Escandaloso. Y ¡divino!

Nicholas DeRenzo es un escritor colaborador que cubre temas de entretenimiento y viajes. Anteriormente, fue editor ejecutivo de la revista Hemispheres de United Airlines, y sus artículos se han publicado en The New York Times, Conde Nast Traveler, Travel & Leisure, Sunset y la revista New York.