Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

La nueva película de PBS sobre Ernest Hemingway lo cuenta todo

Ken Burns afirma que no tiene que gustarte el escritor para poder apreciar su arte.

Ernest Hemingway sosteniendo un gato en su casa en Cuba.

Courtesy of A.E. Hotchner

Ernest Hemingway

In English | Los estereotipos sobre Ernest Hemingway abundan: un machista herido en combate, aficionado a la caza mayor y a las corridas de toros, bebedor empedernido y escritor brillante pero lacónico. Y sí, Hemingway fue todas esas cosas. Pero el documentalista Ken Burns y la codirectora Lynn Novick revelan mucho más sobre este hombre en una película de seis horas, Hemingway (enlace en inglés), que se transmitirá por PBS del 5 al 7 de abril (consulta la programación local).

El filme presenta una historia única y sin limitaciones que explora la fascinación de Hemingway por la muerte (que lo llevó al suicidio a los 61 años, en 1961) y la fluidez de género, sus cuatro matrimonios volátiles, sus inseguridades, y sus depresiones y cambiantes estados de ánimo. El suicidio y las enfermedades mentales eran una herencia de familia: su padre, su abuelo y sus dos hermanos también se quitaron la vida.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Célebre por su fascinación por el peligro, el autor vivió de forma tan imprudente que sufrió al menos seis conmociones cerebrales graves que, según sugiere el documental, podrían haber contribuido a su comportamiento errático, también como esposo. A pesar de su infidelidad constante, Hemingway podía ser un amante enormemente romántico, y también un hombre cruel y controlador.

"Ernest Hemingway presenta una patología fascinante", señala Burns, que espera que los espectadores sepan apreciar la complejidad del sujeto y puedan "dejarse llevar por su arte" sin tener que decidir si Hemingway les gusta o no como persona (aunque es posible que al final de la película se hayan formado una opinión al respecto).

Novick, colaboradora habitual de Burns, dice que hace veinte años que quería centrarse en la figura de Hemingway, desde que visitó la casa del escritor en Key West, Florida. "Estando allí, en esa habitación me dije: ‘Ah, Hemingway sería un tema extraordinario'", afirmó. Obtener el visto bueno de la familia Hemingway llevó su tiempo. Patrick, uno de los dos hijos del escritor con su segunda esposa, Pauline Pfeiffer, es entrevistado en el documental, en el que se habla de cómo el hermano de Patrick, Gregory, salió del clóset como transexual, teniendo un padre famoso por su hipermasculinidad, pero al que también le gustaban los juegos sexuales que ponían a prueba los límites del género.

Burns habla del hombre que se esconde detrás del mito, así como del innegable genio de Hemingway como escritor.

Ernest Hemingway sentado a la máquina de escribir en su casa en Cuba.

Courtesy of Ernest Hemingway Photograph Collection. John F. Kennedy Presidential Library and Museum, Boston

Ernest Hemingway en su casa de Cuba, alrededor de la década de 1950.

Una sencillez revolucionaria

Lo que define a la mayor parte del modernismo es el carácter difícil e impenetrable, [como en] la prosa florida y difícil de Gertrude Stein o William Faulkner. Pero igualmente modernista, Ernest Hemingway se atrevió a personificar la simplicidad... y al leerlo, te das cuenta de lo mucho que podía incluir en una sola frase. Hay quien le atribuye [probablemente de manera apócrifa] la autoría de la novela más corta de la historia; tan solo contiene seis palabras. Dice: “For sale. Baby shoes. Never worn." (Se venden. Zapatos de bebé. Sin usar.)

Mantener su imagen pública puede haberle pasado factura

Hemingway ocultó muchas de las cosas que hemos podido sacar a la luz en este documental. Debió haber sido agotador para él tratar de mantener el artificio, esa máscara de celebridad, de macho cazador de animales grandes. Y su trabajo se vio afectado por el enorme esfuerzo: las conmociones cerebrales sumadas a la bebida y todo lo demás.

No es necesario que nos guste como persona

Como dice Mary [Welsh, su cuarta esposa] al leer las páginas de El viejo y el mar conforme van saliendo de la máquina de escribir: "Te perdono por todas las cosas horribles que dijiste". Tienes el poder trascendente del gran arte, no como excusa, sino para sugerir que esto es parte de ello. Estamos atrapados, en cierto modo, en una cultura mediática... Todo tiene que ser bueno o malo, blanco o negro. De hecho, los seres humanos, por muy grandes que sean, son siempre un amasijo de contradicciones.

Conocer su historia da más profundidad a su ficción

No es necesario conocer esa biografía en particular, pero cuando lo haces y te fijas en los temas recurrentes como el suicidio, los embarazos difíciles y las infecciones graves, o la muerte en el parto, y ves su visión de lo romántico que desvían el género, empiezas a darte cuenta de que Hemingway, que podría ser perfectamente un hombre blanco muerto del que ya no tenemos que ocuparnos, se ha convertido en una figura atemporal.

Lo mejor de Hemingway para los lectores menos familiarizados con su obra

Nunca es un mal momento para sumergirse en su novela Adiós a las armas, de 1929. Es tan hermosa, tan compleja. O en sus relatos cortos, como "Colinas como elefantes blancos" y "Las nieves del Kilimanjaro", dos de mis favoritos. Son obras de arte realmente fabulosas.

Christina Ianzito es la editora de viajes y libros de aarp.org y AARP The Magazine, y también edita y escribe artículos sobre salud, entretenimiento y otros temas para aarp.org. Recibió el premio Lowell Thomas del 2020 por sus escritos sobre viajes. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.