Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Kevin Costner sigue en el negocio del cine

La popular estrella del popular show de televisión 'Yellowstone' desea hacer películas 'con un nivel de poesía'.

Retrato de Kevin Costner recostado sobre una silla de caballo en la parte trasera de una camioneta antigua.

Jim Wright/Trunk Archive

In English

Está sonando el teléfono fijo de Kevin Costner.

 "Hace un siglo que no lo oía sonar", dice riéndose entre dientes. "Ni siquiera sabía que había uno en esta sala". Costner, de 65 años, se ha atrincherado en una oficina de la casa para atender la llamada de nuestra entrevista, en busca de un espacio privado alejado lo más que puede de su esposa, Christine Baumgartner, y sus tres hijos:

Cayden, de 13 años; Hayes, de 11 y Grace, de 10, todos los cuales están pasando la cuarentena en su residencia de Santa Barbara. Además del timbre retro del teléfono fantasma, se oyen en el fondo las risas y el parloteo de una familia animada, acompañados del ladrido insistente de al menos un perro.

Así es durante la COVID-19, donde trabajar desde casa significa con frecuencia trabajar en torno a la vida real. Pero eso no le molesta a este ganador de premios Óscar y Emmy. Como artista creativo y hombre de familia, Costner prefiere la imprevisibilidad desordenada de la realidad.

"Oye, lo distintivo de una conversación auténtica es cuán francos podemos ser el uno con el otro", dice sin rodeos, derribando las formalidades. Costner considera que la conversación frívola es, como mínimo, aburrida.

Le disgustan las palabrerías en su vida y las evita en su profesión. Ahora más que nunca, prefiere ir al fondo del asunto y dice que la sinceridad es la razón por la que "vale la pena hacer las cosas". 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Costner tuvo su comienzo exitoso en la década de los años 80, tras infundir una sorprendente emoción íntima a una serie de roles protagónicos en The Untouchables, Bull Durham y Field of Dreams. Esa cualidad se siguió reflejando en su película épica Dances With Wolves, un canto a la integridad que él mismo dirigió y protagonizó, y por la que ganó el premio Óscar en ambas categorías. Desde entonces, Costner se ha sentido atraído a la autenticidad, logrando inyectar esta marca particular de masculinidad accesible en la cultura popular.

"Tengo la tendencia a caer en situaciones complejas", dice, refiriéndose a sus decisiones creativas. Esa aceptación de la espontaneidad y el matiz —y, lo más importante, su fe en la inteligencia y curiosidad del público— es la razón por la que su trabajo, en su mejor forma, trasciende todo cliché, incluso en géneros artísticos repletos de ellos como las películas del Oeste y las películas que relatan hazañas deportivas. Sus largometrajes perduran en la conciencia del público; sus actuaciones simples punzan como una espina que pasa inadvertida hasta que te perfora la piel y se aloja allí.

Por haberse criado en una clase trabajadora en los límites de Los Ángeles, Costner entendió la diferencia entre la falsedad y la verdad, entre la pretensión y el carácter moral. Nunca lo olvidó. Su ingreso al mundo de la actuación estuvo guiado no por el deseo de conseguir la fama, sino por la esperanza de entablar una conexión. A principios de su carrera, Costner dijo más "no" que "sí" y se opuso a diálogos que sonaban falsos a sus oídos, una actitud valiente que hubiera hundido a actores menos talentosos. No era lo que le preocupaba. Triunfaría a su manera o no lo haría. La responsabilidad personal es el principio fundamental de Costner, y es la razón por la que ha interpretado a tantos hombres decentes.

Me han puesto a prueba de muchas maneras. Ha habido momentos muy críticos en los que he tenido que escucharme a mí mismo, actuar y no temer el resultado. Siempre pongo al público sobre mi hombro.

— Kevin Costner

Los actores concuerdan que personificar a un hombre bueno es mucho más difícil que encarnar a los villanos. Y aun así, Costner nos ha brindado hombres creíbles y hombres en los que creer.

"Para mí no es importante reinventar la historia o poner las cosas en claro", dice acerca de su enfoque. Lo importante es que las personas contemplen el espectro entero de la humanidad —lo bueno, lo malo y los matices intermedios— y que se descubran a sí mismas dentro de él. "Quiero que la gente piense: 'Ese podría haber sido yo fácilmente. Y si hubiera sido yo, ¿qué habría hecho?'".

A Costner le encantan los dilemas morales. Este verano vuelve a la pantalla como John Dutton, el patriarca de una familia de hacendados, en la tercera temporada de la serie Yellowstone de Paramount Network. Y en el otoño, interpretará a George Blackledge, un sheriff jubilado que se enfrenta a una disyuntiva imposible en el elegíaco wéstern noir titulado Let Him Go. En cada uno de esos roles, Costner encarna a un hombre profundamente ético que, en las buenas y en las malas, es quien decide su propio destino. Tal como lo hace el actor mismo.

Kevin Costner en una casa de campo con sombrero, chaleco y una camioneta antigua al fondo.

Jim Wright/Trunk Archive

P: Nuestra charla transcurre durante una pandemia. ¿Cuál es la lección más importante que, en tu opinión, debiéramos aprender en estos momentos?

El Gobierno debe saber anticipar. Anticipar problemas es la clave de ser un líder. Sé que suena como algo sencillo, la anticipación, pero es lo que esperamos. El liderazgo considerado que no tenga que ver con el ego, con la extensión de la carrera, con nada de eso. Si te dedicas al servicio público, no puedes ponerte en primer lugar. Si lo haces, está mal.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


P: Como padre, ¿te pesan esas preocupaciones?

Sí, me preocupan todos los aspectos de ser quien mantiene a la familia. ¿Y si esto no sucede? ¿Y si esto sucede? Soy de esos que piensan en la supervivencia. No soy de los que se preparan o acaparan compulsivamente, pero es importante para mí anticipar que las cosas pueden salir mal y tomar las mejores decisiones para mi familia, mis parientes y mis amigos. Me echo encima todo esto. A veces lo que uno piensa que puede proteger es una ilusión. Pero hay muchos problemas que podrían solucionarse con el sentido común. Alrededor del 20% de nuestros problemas tal vez no tengan solución. Pero el 80% son manejables y simplemente no lo hemos hecho.

P: Tienes siete hijos (incluidos tres con su primera esposa Cindy Silva y uno con la exnovia Bridget Rooney). ¿Qué es lo que más deseas enseñarles?

Kevin Costner con su esposa Christine Baumgartner y sus tres hijos. Teatro El Capitán, agosto 1, 2019, Los Ángeles, California.

Kevin Costner con su esposa Christine Baumgartner y sus tres hijos en la premier de la película 'The Art of Racing in the Rain' en el Teatro El Capitán, agosto 1, 2019, Los Ángeles, California.

Quiero que mis hijos sepan que soy un recurso para ellos, que he cruzado el río muchas veces. Puedo decirles cuáles piedras son inestables y cuáles no. Como padre, uno no se premia con una medalla o una insignia por lo que hace. De hecho, tus hijos probablemente sean los primeros en decirte lo que no has hecho. Y qué bueno que así sea. Si lo reconocen, es algo que no tienen que repetir ellos mismos. Quiero ver en qué tipo de persona se convierten mis hijos. No me importa lo que hagan; quiero ver quiénes son.

P: Carácter moral.

Así es. Pienso en Lincoln en su viaje en tren a Gettysburg, escribiendo su discurso y escuchando a ese idiota hablar antes que él durante una hora y media, que no hacía más que darle palazos. Y Lincoln ahí sentado, mirando sus escasas 270 palabras, o lo que fuera, pensando: "Vaya, qué grave error el mío". Y vive eternamente. Para siempre.

P: ¿Qué te llevó a filmar Let Him Go, un wéstern gótico fatalista ambientado en 1951? Interpretas a un padre en duelo.

Me dio la sensación de ser franco. El wéstern no se basa en el relato de una sola persona. Se basa en algo que probablemente ha sucedido miles de veces. El primer wéstern que filmé, Silverado, no era histórico, sino pura diversión de matiné. Más tarde, hice Wyatt Earp, que era más biográfico. Mi wéstern Open Range se basó en una novela, pero el conflicto que ilustró entre los ganaderos de libre pastoreo y los que levantaban alambrados de púas en las tierras podría haberse gestado miles de veces. Solo porque algo sea ficción no significa que no puedas encontrarte tú mismo en la situación.

Estrella de los wésterns

La carrera de Costner en la pradera

Silverado (1985)

Costner, de 30 años, interpreta a Jake, un vaquero inadaptado que se une a su hermano en un viaje hacia un pueblo turbulento.

Kevin Costner en una escena de Danza con lobos, de 1990.

Orion Pictures Corp/Courtesy Everett Collection

Dances with Wolves (1990)

Costner protagoniza a un teniente de la Guerra Civil que entabla un vínculo con una tribu de lakotas. Ganó el premio Óscar al mejor director.

Wyatt Earp (1994)

En este rol protagónico, Costner interpreta al legendario sheriff que lucha entre defender la ley y la lealtad a su familia.

Kevin Costner y Robert Duvall en una escena de Open Range.

Touchstone Pictures/Courtesy Everett Collection

Open Range (2003)

Costner actúa en el papel de un vaquero que ayuda a conducir ganado a través de Montana. Cuando uno de sus vaqueros acompañantes sufre un ataque, se desencadena la venganza que culmina en el largo tiroteo final.

Yellowstone (2018–present)

Como un poderoso hacendado en esta serie televisiva neowéstern, Costner debe defender sus tierras contra el desarrollo agrario, una reserva indígena y el primer parque nacional de EE.UU.

Kevin Costner en una escena de la película Let Him Go.

Kimberley French/Focus Features

Let Him Go (2020)

Costner personifica a un sheriff jubilado que, junto con su esposa, decide rescatar a su pequeño nieto de una malvada familia. Se estrenará este otoño. —Emily Paulin

P: Tu nueva película explora los sacrificios que hacen los padres. ¿Tenías una buena relación con tus propios padres?

Mi padre era bastante duro. Mi madre fue quien me dijo que las cosas son posibles. Yo era un tanto pillo, un soñador. Recuerdo que una vez robé un dulce. Tenía 6 o 7 años. Antes de marcharnos de la tienda, mi padre dijo: "Creo que tienes que devolver ese dulce. ¿Por qué lo agarraste?". Yo le contesté: "Tenía hambre". Y él dijo: "No es tuyo, así que el título correcto es que lo robaste". Lo que quiso demostrar es que es posible justificar cualquier cosa. Pero si se pone el título correcto, te ayudará a guiar las decisiones de tu vida.

P: Estás trabajando en un gran proyecto multipelícula.

Estoy empujando la roca cuesta arriba. Se trata de cuatro películas, todas con la misma historia; te lleva a un sitio que crees conocer, pero que no conoces. Lo tengo guardado como un gran secreto espectacular que algún día revelaré a la gente y, con suerte, será algo que jamás olviden.

P: ¿Por qué es tan importante para ti luchar por la integridad creativa?

Me han puesto a prueba de muchas maneras. Ha habido momentos muy críticos en los que he tenido que escucharme a mí mismo, actuar y no temer el resultado. Siempre pongo al público sobre mi hombro. Y a la gente de Hollywood le digo: "No estén tan seguros de que el público no quiere ver eso". De eso se trata la lucha. No siempre he tenido verdadero éxito en algunas películas. Pero aún me encanta.

P: Tú y tu banda de country-rock, Modern West, grabaron un álbum titulado Tales From Yellowstone.

Me crie cantando y tocando música en la iglesia; ese fue mi primer amor. La primera banda en la que participé, cuando tenía unos 20 años, se llamaba Roving Boy. Estaba recién comenzando como actor y me dieron una crítica terrible, lo cual me conmocionó por completo. Pensé para mí mismo: "¿Necesito este tipo de escrutinio?". Tú sabes, el actor que toca música. Por eso, me alejé.

P: ¿Qué te atrajo de vuelta a la música?

Mi esposa, Christine, descubrió esa música de mi pasado y me preguntó por qué no me dedicaba a eso. Yo le contesté que no, que ya no. Durante dos años me mantuve apartado. Cuando me preguntó si me hacía feliz tocar música, yo respondí que sí. Luego me preguntó si creía que la gente que escuchaba estaba feliz, yo dije que sí. Y me miró y dijo: "Bueno, ¿qué hay de malo con eso?". Así que llamé a dos de los integrantes de la banda original. Hace 16 años que estamos tocando juntos.

P: Recientemente publicaste una canción llamada "The Sun Will Rise Again".

Grabé esa canción en vivo hace unos dos años en Ventura. Hubo incendios e inundaciones terribles; cayeron rocas de las montañas, lo que causó la muerte de varias víctimas en Santa Bárbara. Y la canción habla sobre lo difíciles que son las cosas. Y ahora con la COVID-19, todo el mundo se siente así.

Kevin Costner con una guitarra en un escenario con su banda  de country-rock, Modern West, Solana Beach, California.

Daniel Knighton/GETTY IMAGES

Kevin Costner en una presentación con su banda, Modern West.

P: ¿En qué manera difiere el interpretar como cantante y como actor?

Me siento cómodo al estar con el público y sentir que comparto algo con él. Posar en frente del público me hace sentir muy incómodo. No quiero pasar por esa situación. No digo que no siento nervios cuando canto en el escenario, pero no trato de cautivarlos demasiado. A menos que seas un engreído narcisista, te gusta la música de todos más que la tuya. [Se ríe]. Cuando escucho algo, me digo a mí mismo: tengo que mejorar.

P: Escribes canciones y guiones. ¿Alguna vez has escrito poemas o ficción?

Sí, pero lo leo y no me parece muy bueno. Y sin duda no lo voy a compartir con nadie. Fui coautor de una novela ilustrada llamada The Explorers Guild. Creo que te gustaría. Se lleva algo de tiempo. Es de 800 páginas...

P: Muy buena publicidad. Si pudieras estar en cualquier lugar, ¿dónde te gustaría estar?

Me encanta lo que he creado, los hogares que mi esposa y yo tenemos, pero tal vez Bora Bora. Soy un soñador y me gusta la idea del Caribe, la Polinesia. Buceo entre barcos históricos. Me gusta el drama de lo que pudo haber pasado en el momento en que se hundieron, lo que las personas pensaron cuando no tuvieron tiempo de prepararse. Es una capa más de mí.

P: ¿Quién te conoce mejor?

Mi esposa.

P: ¿Qué deseas que pudieras hacer mejor?

Hacer las cosas bien. 

P: Parece que haces muchas cosas bien.

Sí, pero las que no se hacen bien pueden hacerte meter la pata realmente. [Se ríe]. En la segunda mitad de mi carrera tengo planeado dedicarme a grandes películas con un nivel poético. Existe la percepción de que puedo hacer lo que quiera, que las cosas se hacen más fácil para mí profesionalmente con la edad. Eso simplemente no es cierto. Es tan difícil hacer cosas ahora como lo era cuando estaba tratando de filmar Dances. Pero debería hacer lo que quiero. Estoy en ese momento de mi vida, a nivel artístico. Debería hacer lo que me complace.

P: ¿Estamos hablando todavía de hacer películas?

Una película es algo que podemos atrapar en la oscuridad, mirarla y pensar: "Hmm... eso no me lo esperaba. Me alegro de haberla visto". Y luego debes continuar con el resto de tu día difícil. Pero quiero ser parte de ese momento. Lo que anhelamos, lo anhelamos todos. Sé internamente que eso es cierto.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO