Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Reseña de Papi Chulo Skip to content
 

‘Papi Chulo’: Ánimo nublado

La soledad y el desamor forjan algo parecido a la amistad entre dos hombres muy distintos.

DIRECTOR:  John Butler

GUION: John Butler

ELENCO: Matt Bomer, Alejandro Patiño, Elena Campbell-Martinez, Wendi McLendon-Covey y Ryan Guzman

DURACIÓN: 98 minutos

 

Aunque la acción transcurre en el soleado estado de California, el director y escritor de Papi Chulo tiñe la historia con el nublado clima de su natal Irlanda. El tono de comedia que también seria típico de un producto salido de Hollywood se va ensombreciendo con el avance de la trama y se convierte en algo mucho mejor: más genuino, tierno, conmovedor. John Butler elude las convenciones del género y nos entrega, si acaso, una comedia agridulce sobre la insólita amistad entre un exitoso meteorólogo estadounidense y un humilde trabajador mexicano.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El pronóstico del tiempo para ese día es caluroso; el sol brilla como casi todo el año en la ciudad de Los Ángeles, pero no para Sean (Bomer), el meteorólogo que está transmitiendo en vivo desde una televisora local. En medio de su reporte, Sean no puede más y rompe en llanto. La estación manda a corte comercial y la productora del programa lleva a Sean a su oficina. Aunque Sean trata de minimizar el incidente, Ash (McClendon-Covey) sabe que el joven esta a punto de un colapso nervioso: han pasado seis meses desde la ruptura con su pareja de muchos años, pero Sean aun no logra superarlo. Ash insiste en que se tome unos días libres.

Sean regresa apesadumbrado al departamento que compartía con Carlos. El lujoso espacio está lleno de recuerdos. Como un primer paso para reponerse, Sean se deshace de todos los objetos que le recuerdan a su expareja. Lo único que le queda de su gran amor es una planta en la terraza. Sean logra deshacerse de la enorme maceta, pero en medio queda un gran círculo sin pintar, un “hoyo” que hay que llenar. El joven sale en busca de algún trabajador migrante de los que se ponen afuera de las tiendas de autoservicio. Muchos se ofrecen a hacer el trabajo, pero Sean escoge a Ernesto (un hombre de edad media que no habla palabra de inglés). De alguna manera se dan a entender y Ernesto le dice que para que toda la terraza quede pareja, primero tiene que lijar la pintura completa y luego pintar de nuevo, lo cual le tomará unos días. Sean accede y en medio de su terrible soledad comienza a observar la placidez con la que Ernesto hace su trabajo, come su almuerzo y llama a su esposa. Aunque no comprende lo que dice, el tono amoroso de Ernesto y, sobre todo, su risa abierta y franca, atraen a Sean. La sólida rutina del trabajador le da cierta paz. Es en las noches, cuando se queda solo, que Sean vuelve a caer en la desesperación. Llama por teléfono a la expareja y aunque nunca le responde, le deja mensajes detallados de lo que ha hecho y sentido en el día.

Matt Bomer y Alejandro Patiño en una escena de la película Papi Chulo

Blue Fox Entertainment

Matt Bomer y Alejandro Patiño en una escena de 'Papi Chulo'.

Sin nadie más a quien dirigirse, Sean se acerca a Ernesto y comienza a contarle cómo se siente. El hombre no entiende una palabra, pero intuye que el joven está pasando por un mal momento. El trabajo comienza a retrasarse porque Sean le pide a Ernesto que lo acompañe a “dar una vuelta”. Juntos descubren (y nosotros, con la cámara) una ciudad de atardeceres hermosos y lagos escondidos. Ernesto se deja llevar, pero cuando lo invita a una fiesta con sus amigos homosexuales y ve a Sean besándose con un hombre, Ernesto se escandaliza. Al día siguiente, ya no aparece.

Papi Chulo juega de manera inteligente con nuestros prejuicios y percepciones llevándonos por caminos insospechados, cuando ya automáticamente habíamos decidido (junto con Sean) que esto o aquello “van por ahí”; nada de lo que vemos tiene otro sentido que el que le quiere dar Sean en su profunda desesperación; él es el prisma por el cual se filtran todas las impresiones. En su aparente sencillez, la película se las ingenia para romper estereotipos sobre los latinos, los homosexuales, la vida en Los Ángeles, el éxito de una personalidad de la televisión, etc. y da giros que rehúyen la simplificación. Ernesto sí es un humilde trabajador de buen corazón, pero sus motivos para frecuentar a Sean también son monetarios. No todos los estadounidenses desprecian a los migrantes y tampoco estos son todos bien intencionados.

Dejar el peso de la historia en un solo personaje no es un mérito menor, y el buen resultado hubiera sido imposible sin la impecable actuación de Bomer. Reconocido sobre todo como galán de televisión, Bomer se revela en Papi Chulo como un extraordinario actor que logra transmitir toda la gama de emociones por las que puede pasar alguien que ha sufrido una terrible pérdida. Butler incluso se arriesga a que la dulce soledad amorosa de Sean se torne en algo más oscuro. Muchas de sus impresiones pueden ser erradas, pero lo que nunca deja de sentirse real es el dolor de un hombre solo en una ciudad despiadada. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO