Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Documental "Linda Ronstadt: The Sound of My Voice" Skip to content
 

“Linda Ronstadt: The Sound of My Voice”: un tributo a la gran adulta del ‘rock’

A pesar del Parkinson, no vemos la actitud de “pobre de mí” en este exitoso documental. ¡Es maravillosa!

Cantante Linda Ronstadt en los premios GRAMMY, febrero 28, 1984.

CNN FILMS, GREENWICH ENTERTAINMENT

Clasificación: PG (se recomienda control parental)

Duración: 1 hora 35 minutos

Directores: Rob Epstein, Jeffrey Friedman

In English | Mira, mamá, ¡sin caída en picada! Los documentales de rock a menudo muestran la autodestrucción, pero esta celebración de Linda Ronstadt, la cantante ganadora de 10 premios Grammy, de 73 años, es refrescantemente estimulante. Los galardonados cineastas Rob Epstein (The Times of Harvey Milk, The Celluloid Closet), de 64 años, y Jeffrey Friedman (The Celluloid Closet), de 68, presentan un retrato inspirador de la pionera del rock 'n' roll, una niña de gran corazón con una voz y un alma igualmente hermosas.

Oriunda de Tucson, Ronstadt llegó en auto a California a los 18 años en la década de 1960, encontró un apartamento de $80 en la playa de Santa Mónica, se hizo amiga de la prometedora élite del pop en el Troubadour Club e inició una carrera de género que abarcó pop, folk, música country, ópera ligera y mariachi. Vendió más de 100 millones de discos. Salió con George Lucas, Steve Martin, Albert Brooks, Jim Carrey y el gobernador y candidato presidencial de California Jerry Brown, pero su vida romántica es menos central en la historia que su vida en el escenario. Gran parte del placer de la película son las imágenes de sus presentaciones: sus primeros trabajos con los Stone Poneys (“Different Drum”), su aparición en Johnny Carson y su sorprendente salto para protagonizar Pirates of Penzance de Gilbert & Sullivan. Una experimentadora inquieta, buscó sus raíces mexicanas para cantar apasionados clásicos en español en Canciones de Mi Padre, el álbum de habla no inglesa más vendido en la historia de la música estadounidense.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En todo momento, esta belleza de ojos marrones evitó la trampa de una cultura musical que ella consideraba inherentemente hostil hacia las mujeres, que a menudo, advierte, “pierden la capacidad de concentrarse en sí mismas como personas en lugar de como imagen”. Ella fue parte de una generación emergente que incluyó a Carly Simon, de 74 años, Carole King, de 77 y Joni Mitchell, de 75; la cantante Bonnie Raitt, de 69 años, la llamó “la reina”. “Ella era lo que es Beyoncé ahora”.

Colaboró con alegría en el grupo Trio con Emmylou Harris, de 72 años, y Dolly Parton, de 73, y realizó una gira sin toda esa carga emocional tras bambalinas tan común en la música. Como dice Parton en la película, “Linda literalmente podía cantar lo que fuera”. Las ricas armonías de los artistas rivalizaban con Crosby, Stills, Nash & Young, recientemente presentados en el fascinante y oscuro documental “David Crosby: Remember My Name”.

En esa película, Crosby, de 78 años, un hombre de ego desenfrenado y comportamiento de chico malo, se disculpa sinceramente con todas las mujeres que lastimó o que (como a su esposa) llevó a la adicción. En contraste, la firme Ronstadt fue una presencia unificadora. Sin embargo, Linda Ronstadt: The Sound of My Voice no está exento de desamor. La enfermedad de Parkinson silenció la carrera de cantante de Ronstadt. A los espectadores se les escaparán las lágrimas, pero no es una tragedia.

Al final, Ronstadt se sienta en un sofá, rodeada de familiares, y canta con ellos con voz apenas audible. Es triste que esta cantante haya perdido la voz que trajo tanta alegría. Pero también existe la sensación de que ella es mucho más que la música y las presentaciones: es una adulta generosa sostenida por sólidas amistades y relaciones familiares. Este es el inusual documental musical que concluye con esperanza y compañerismo, y una comprensión más profunda de una mujer que rompió barreras y alcanzó alturas internacionales sin quemar puentes ni prenderse fuego.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO