Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Compositor Lalo Schifrin gana un Óscar a los 86 años Skip to content
 

Lalo Schifrin: Vivo para hacer música

El compositor argentino recibió un Óscar a los 86 años y sigue trabajando.

Lalo Schifrin recibiendo un Óscar de la Academia.

MARIO ANZUONI/REUTERS/Newscom

Lalo Schifrin recibió un Óscar honorario por su trayectoria como compositor en el cine y la televisión.

Hace unas semanas, el compositor argentino Lalo Schifrin recibió un Óscar honorario por su impactante contribución a la música para el cine y la televisión. Además de componer los inolvidables temas de las series Mission: Impossible y Mannix —caracterizados por melodías ágiles y la influencia del jazz—, Schifrin ha escrito la música para más de 100 películas. Desde su casa en Beverly Hills, nos habló sobre sus nuevos proyectos y el secreto de su longevidad artística.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo se siente al recibir un reconocimiento tan especial de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas a los 86 años?

Es una etapa más de mi carrera. En el fondo, mis años en Buenos Aires fueron una escuela para todo lo que vendría después. Lo lindo del asunto es que la primera vez que escribí la música para una película fue en Argentina, El jefe, de 1958. También compuse bandas sonoras para películas en España, Italia y Francia. Es decir, no hay que exagerar. Yo le recomendaría a la gente joven que el único secreto es seguir estudiando. Lo que me ayuda es la curiosidad para querer saber siempre más. Cuanto más aprendo, más me doy cuenta de todo lo que ignoro.

Ha sido nominado seis veces al Óscar, pero no tuvo suerte. ¿En su momento le molestó no ganar?

No vivo para ganar Óscars, vivo para hacer música. Estas cuestiones de competencias son secundarias. Dicen que la nominación en sí es algo muy importante. Para mí la prioridad es seguir trabajando. No me retiré. Conozco a muchos colegas que se jubilaron y están deprimidos. Mi imaginación sigue trabajando. Continúo inventando.

Usted fue parte de una era dorada de la música popular que incluye a John Barry, Burt Bacharach y Antônio Carlos Jobim. ¿Cómo fue vivir esa época?

Muy lindo. Éramos todos amigos y salíamos a comer juntos una o dos veces por semana. También estaban Astor Piazzolla y Luiz Bonfá. Trabajábamos en nuestros respectivos proyectos, pero también había tiempo para gozar de la vida.

"Lo que me ayuda es la curiosidad para querer saber siempre más. Cuanto más aprendo, más me doy cuenta de todo lo que ignoro".

— Lalo Schifrin

Con frecuencia escucho el LP completo de la música para la serie Mission: Impossible. ¿Cómo hizo para crear composiciones tan cosmopolitas?

Nunca sé cómo hago. No puedo planear. La música es un lenguaje universal que no necesita subtítulos. No sé cuáles son las consecuencias de mi obra. Eso le corresponde a gente como usted.

A través de las décadas, ¿la industria de Hollywood lo trató bien?

En general fue muy buena conmigo. Mi profesor de composición en Buenos Aires —el maestro Juan Carlos Paz— me consiguió una beca para estudiar en el conservatorio de París. Fue allá realmente donde aprendí todo. Cuando volví a la Argentina tuve la suerte de conocer a Dizzy Gillespie, que me contrató para venir a Estados Unidos por primera vez. Tuve mucho éxito con el jazz, algo que no era nada fácil. Era como si un músico inglés llegara a la Argentina y quisiera tocar tango, un estilo sofisticado que tiene su propia personalidad. Es lo que me pasó a mí. Pero yo sabía tocar jazz, y mi trabajo en Nueva York impresionó a los productores de Hollywood.

Nos costó concertar la cita para esta entrevista porque usted está muy ocupado componiendo una nueva obra. ¿De qué se trata?

Dejé el cine y el jazz, y hace tiempo estoy haciendo lo que se llama música clásica. Recién terminé de componer un concierto para tuba y orquesta que será estrenado el año que viene por la sinfónica de Chicago. La gente piensa que la tuba es un instrumento básico que sirve sólo para marchas militares. Pero en sus registros agudos, suena como un corno francés. Hace poco hicimos un ensayo de la obra terminada y salió muy bien. Ahora estoy escribiendo un concierto para violín y orquesta. Me encanta seguir mejorando y expandiendo la extensión de mi trabajo.

Cuando usted compone, ¿usa el piano como instrumento principal?

Le voy a preguntar algo: cuando usted escribe un artículo, ¿necesita un piano? No es una broma. Usted tiene en su cabeza todo lo que va a escribir, con sus conocimientos de gramática y sintaxis. Cuando mi maestro me daba clases en un café de la calle Corrientes, me aconsejó siempre que no usara el piano para componer. La música es así: está todo en mi cabeza.

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO