Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Overboard película con Eugenio Derbez Skip to content
 

‘Overboard’: Un ‘junior’ en altamar

Eugenio Derbez y Anna Faris le dan un vuelco a este ‘remake’ de la exitosa película de hace tres décadas.



DIRECTOR(ES): Bob Fisher y Rob Greenberg

GUION: Leslie Dixon, Bob Fisher y Rob Greenberg
ELENCO: Anna Faris (Kate), Eugenio Derbez (Leonardo), Eva Longoria (Theresa), Fernando Luján (Papi), Cecilia Suárez (Magdalena), Mariana Treviño (Sofía), Swoosie Kurtz (Grace), Mel Rodriguez (Bobby), Omar Chaparro (Burro), Jesús Ochoa (Vito) Edgar Vivar (Doctor) y Adrian Uribe (Burrito) 
DURACIÓN
: 112 minutos

Si en papel la historia parecería tan insumergible como el Titanic, llevada a la pantalla, Overboard se acaba hundiendo al igual que el legendario transatlántico. Lo peor es que se estrella contra el iceberg que tendrían que haber sido su fuerte: el romance. La química entre los protagonistas es nula y el estilo de comedia no era el adecuado al talento de Eugenio Derbez. La película es un remake de Overboard (Dir., Garry Marshall, 1987) que a su vez utilizaba una fórmula que, con diferentes variantes, ha sido utilizada en el cine con mucho éxito: personaje millonario sufre accidente y queda a merced de uno de los empleados a los que constantemente humillaba. El inverosímil argumento funcionaba gracias a la química entre Goldie Hawn, (la heredera con amnesia) y Kurt Russell (el humilde carpintero que le hace creer que es su esposa). Se podría exaltar el mérito de que esta nueva versión va en contra del estereotipo y, por un lado, pone a la mujer como la fuerte y trabajadora; y por el otro, un hispano es el multimillonario y no un humilde trabajador. El problema es que el estilo de comedia de Derbez hubiera funcionado al revés y no porque sea mexicano, sino porque no le queda el papel de un junior irresponsable que a los 55 años sigue seduciendo jovencitas con su dinero.

El patriarca de la familia Montenegro se encuentra grave en la ciudad de México y le pide a sus dos hijas que contacten a su hijo mayor, Leonardo, para que se venga a hacer cargo de sus industrias en caso de que muera. Magdalena le recuerda que Leonardo nunca ha trabajado y no tiene la menor idea de cómo llevar un negocio, mientras que ella seria perfectamente capaz de hacerlo. Sin embargo, Papi insiste que debe ser Leonardo, por ser hombre, quien se haga cargo. Magdalena tiene que ir a buscarlo a su yate mientras se pasea en la costa oeste de Estados Unidos. La vida a bordo del yate es una fiesta interminable. Leonardo, atendido por un ejército de sirvientes siempre está borracho y rodeado de mujeres en bikini. Todas las mañanas, después de sus largas noches de juerga, un mayordomo le lleva el primer Bloody Mary del día a la cama.

El yate toca puerto en Oregón y ahí lo encuentra Magdalena. A pesar de que su padre está grave, Leonardo se rehúsa a regresar a México en avión desde ahí y le asegura a Magdalena que cuando arribe a San Francisco tomará un vuelo. Magdalena, que es a todas luces una mujer ambiciosa y mala, se baja furiosa del yate y planea convencer a su papá de que le deje a ella las riendas de sus empresas. En Oregón también se sube Kate, quien ha sido contratada para limpiar las alfombras del barco. Con su despotismo acostumbrado, Leonardo le ordena que le traiga un mango o una papaya para desayunar. Kate se rehúsa y le dice que no la contrataron como mesera, sino para pasar la aspiradora. Los dos se hacen de palabras y Leonardo termina por correrla sin darle su pago, además le lanza la aspiradora al mar. Kate, una viuda con tres hijas a la que apenas le alcanza el dinero, es despedida y aparte le cobran la aspiradora. Afortunadamente, Kate tiene un segundo trabajo como repartidora de pizzas, pero ni así le alcanza el dinero.

Anna Faris y Eugenio Derbez en una escena de la película Overboard

EPK TV

Anna Faris y Eugenio Derbez en una escena de la película 'Overboard'.

Esa misma noche, borracho, Leonardo se resbala en la cubierta y cae al mar. Después lo vemos deambulando por el pueblo portando solamente una bata de baño: ha perdido la memoria. La policía lo lleva a un hospital donde certifican que padece de amnesia. Las noticias locales cubren el incidente y es así como Kate se entera de lo ocurrido al hombre a quien debe su angustiosa situación. Su amiga Theresa la convence de que vaya al hospital y se haga pasar por la esposa de Leonardo y así lo puede poner a cuidar a sus hijas y hacer las tareas de la casa para que ella tenga tiempo de estudiar para el examen de enfermería que le harán en un mes. Con reservas, Kate se deja convencer y se trae a Leonardo a vivir en el garaje de su casa. Para explicar por qué no duermen juntos, ella le dice que él mismo juró que a menos que no pasara 30 días completos sin tomar, no lo dejara dormir dentro. El resto es muy fácil de adivinar. Leonardo, que ha perdido la memoria, pero no su arrogancia, se comporta como un señorito al que todo le parece poca cosa. Kate no solo lo pone a limpiar, sino que le consigue trabajo como albañil para que vea lo que se siente vivir del esfuerzo físico. Los compañeros hispanos de la construcción, se encargan de bajarle los humos a Leonardo y su orgullo se va doblegando poco a poco. Inevitablemente se da un romance entre los protagonistas que se siente aun más forzado que los sacos de arena que tiene que cargar Leonardo como albañil.

Aunque tiene algunos buenos momentos que de repente la sacan a flote, Overboard no logra llegar a buen puerto.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO