Skip to content
 

‘A Midsummer Night’s Dream’: El bardo en Hollywood

Enredo tras enredo, vemos cómo Shakespeare prefiguró la fábrica de sueños que es la meca del cine.


DIRECTOR: Casey Wilder Mott
GUION: Casey Wilder Mott (basado en la obra de William Shakespeare)
ELENCO: Rachael Leigh Cook (Hermia), Paz de la Huerta (Hippolyta), Avan Jogia (Puck), Fran Kranz (Bottom), Ted Levine (Theseus), Hamish Linklater (Lysander), Lily Rabe (Helena), Mia Doi Todd (Titania), Charity Wakefield (Quince), Saul Williams (Oberon), Finn Wittrock (Demetrius)
DURACIÓN: 104 minutos

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Solo un genio como Shakespeare podría haber imaginado un lugar mágico donde los sueños y fantasías se pueden convertir en fugaz realidad gracias a los caprichos de hadas y duendes poderosos. Los enredos de Cupido, los tormentos del amor, las falsas apariencias, la belleza real y artificial, los romances ciertos y fingidos, las locuras juveniles y los trucos que pueden transformar en un verdadero asno un galán irresistible, se pueden lograr en ese espacio que se llama justamente así, bosque encantado: Hollywood.

En 1595, el gran dramaturgo inglés parece haber prefigurado esa llamada “fabrica de sueños” en su obra Sueños de una noche de verano. Shakespeare era, sin duda, un visionario. Del director y guionista, Casey Wilder Mott, no se podría decir lo mismo, pero sí que tuvo la genial idea de trasplantar la trama de Sueños… a su entorno natural —un bosque— pero en el presente. Para dimensionar mejor el mérito que esto tiene habría que compararlo con otros intentos de llevar al bardo a un contexto “original” que no justifica en nada la esencia de la historia inicial. Un Hamlet llevado al siglo 19 por Kenneth Branagh, por ejemplo, una decisión completamente arbitraria. Peor aún —en una contextualización todavía más forzada— el mismo Branagh trasladando Much Ado About Nothing (2006) a Japón medieval. La divertida comedia de enredos y amores cruzados es la mejor descripción de lo que ocurre en Hollywood y el filme A Midsummer Night´s Dream convierte en un filme dentro de un filme, lo que en el texto original es una obra dentro de una obra. En lugar de cuatro jóvenes atenienses, los protagonistas son trabajadores de la industria del cine en Los Ángeles.

Escena de la película A  Midsummer  Night’s  Dream

Cortesía de Greg Smith

'A Midsummer Night’s Dream' recrea la obra de Shakespeare, 'Sueños' en el presente.

Con la inmediatez y el estilo de una película de bajo presupuesto, A Midsummer Night´s Dream arranca con Bottom (un actor tan engreído como limitado) despertando de un sueño fantástico en medio de un bosque. La única alusión de que estamos en otro tiempo y otro espacio es que el clásico anuncio en la montaña dice Atenas en lugar de Hollywood, y el prestigioso AFI al que Bottom pertenece no es el American Film Institute, sino el Athens Film Institute. Bottom se presenta en el AFI para los primeros ensayos del rodaje de una cinta clase B, Pyramus & Thisbe. De hecho, la obra dentro de la obra que realmente creó Shakespeare serviría como un ensayo para lo que se convertiría en Romeo y Julieta. Así comienza la primera de las tres tramas que se enredan en la historia.

En el elegante barrio de Beverly Hills, por otra parte, Theseus, productor y dueño de un estudio (equivalente al poderoso duque de Atenas de la obra original), le ordena a Hermia, su nuevo lanzamiento, que se case con Demetrius, un exitoso representante de artistas y no con Lysander (un fotógrafo aún no reconocido), a quien ella ama. Hermia tiene que obedecer a Theseus, pero Lysander le propone que se escapen en la noche por el bosque. Feliz, Hermia le cuenta el plan a su amiga guionista Helena, pensando que le alegrará saber que Demetrius queda libre. Helena ama, sin ser correspondida, a Demetrius. La guionista decide traicionar la confidencia de Hermia con la esperanza de que Demetrius se olvide de Hermia y se entregue a ella. Por el contrario, Demetrius rechaza cruelmente a Helena y se lanza al bosque a perseguir a los amantes. Helena va siguiéndole los pasos. Esa noche de verano también se interna en el monte el equipo de filmación de Quince, así que las dos parejas de Pyramus & Thisbe se reflejan con las reales.

El bosque —lugar que el dramaturgo utilizó en varias obras como un espacio intermedio propicio a la transformación— es el dominio de Oberon y Titania, los reyes de las hadas. Cuando Oberon ve la cruel manera en que Demetrius trata a Helena, le pide a su ayudante, Puck, que vierta una porción mágica en el arrogante joven para que se enamore de ella. A su vez, Oberon, para castigar a su Titania, esposa con la que ha peleado, le ordena que vierta el mismo elixir sobre ella para que se vuelva loca de amor por la primera cosa que vea. Puck, que es un hippie surfista irresponsable y bohemio, se equivoca y vierte no solo en Demetrius, sino en Lysander la poción que hace que ambos se enamoren de Helena. Lo peor es que por error convierte la cabeza de Bottom en un trasero (“ass” originalmente, que en la intención de Shakespeare era un asno), pero Titania igualmente se enamora perdidamente de él.

A Midsummer Night´s Dream es un ingenioso juego de espejos que a su vez refleja el que creó Shakespeare en su obra. Por otra parte, mezcla afortunadamente el inglés original con el contemporáneo. Aunque en su ejecución la película tiene las mismas limitaciones que la de bajo presupuesto que estelariza Bottom, las actuaciones están a la altura del lenguaje de Shakespeare. El reparto no solo tiene talento histriónico sino potencial de estrella. A Midsummer Night´s Dream es un ligero divertimento que sirve a la vez como homenaje a quienes hace posible la magia del cine creando fantasías que le dan esperanza a millones de espectadores.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.