Skip to content
 

Netflix con más opciones en español

Una serie mexicana con Verónica Castro y una película argentina amplían la oferta.

Si hay algo que distingue a Netflix como fuente de entretenimiento es la variedad de opciones que ofrece para todo tipo de público. Esa filosofía está más que presente en los estrenos de la primera temporada de la serie mexicana La casa de las flores y el largometraje argentino Perdida. Ambos estrenaron de forma simultánea en el mes de agosto y a pesar de utilizar formatos diferentes, representan el entretenimiento ecléctico que la plataforma digital ha seleccionado para seguir penetrando la audiencia hispana a nivel internacional. 

De estos estrenos, los 13 capítulos de La casa de las flores aparenta ser la opción más tradicional, pero gran parte del atractivo de la nueva serie del productor, guionista y director mexicano Manolo Caro (La vida inmoral de la pareja ideal, Amor de mis amores) es cómo se las ingenia para preservar las convenciones dramáticas tradicionales de una telenovela y luego quebrantarlas y empujar la trama en direcciones inesperadas.

Promoción de la serie La casa de las flores  con Aislin Derbez, Verónica Castro, Juan Pablo Medina, Dario Yazbek

Javier Ávila/Netflix

Netflix cuenta con más producciones en español este año, la primera temporada de la serie 'La casa de las flores', que cuenta con Verónica Castro, Aislin Derbez, Juan Pablo Medina, Dario Yazbek entre otros artistas.

De la misma forma que la primera temporada de Ingobernable hizo una fusión de la telenovela con los códigos de acción de la primera encarnación de la serie estadounidense 24, La casa de las flores quiere evocar el humor oscuro y sardónico de Desperate Housewives con la historia de la familia De La Mora, un clan mexicano adinerado que vive de las apariencias y de un negocio lucrativo de floristería. Veronica Castro interpreta a la matriarca que durante esta primera temporada está tratando de proteger el legado del negocio titular. Esto es complicado por un suicido, varias infidelidades, hijos ilegítimos, un hijo (Darío Yazbek Bernal) bisexual, una hija (Aislinn Derbez) en una relación interracial y un sinnúmero de otros secretos que traen las participaciones destacadas de Cecilia Suárez, Lucas Velázquez y Paco León. 

A pesar de que diez de los trece episodios fueron dirigidos por Manolo Caro, la serie sufre un poco de inconsistencia de tono y fluctúa entre momentos de melodrama y humor irreverente. Lo que sí es consistente es la forma en que Caro se encarga de resaltar el valor de producción y la libertad de resaltar las escenas violentas y de sexo que no se podrían mostrar en una telenovela tradicional. Esto, junto a su tendencia a querer desafiar y burlarse de todas las convenciones de este género, le da su toque adictivo a la forma episódica en que se presentan los enredos y escándalos de la familia De La Mora.  

En el otro espectro del entretenimiento comercial se encuentra el largometraje argentino Perdida, producción que sí logra aferrarse a los códigos tradicionales de un thriller a la vez que evita ser predecible. Del productor de El secreto de sus ojos (Axel Kuschevatzky) y el director Alejandro Montiel (Un paraíso para los malditos, 8 semanas), la película es una adaptación ágil y entretenida de la novela Cornelia de Florencia Etcheves. El misterio central de la trama gira alrededor de la desaparición misteriosa de una adolescente que salió a bailar con sus amigas y nunca regresó.

A pesar de ser de que el caso fue oficialmente cerrado, su mejor amiga Pipa (Luisana Lopilato) no puede olvidar a Cornelia y decide unirse a la fuerza policial y usar sus recursos para conducir su propia investigación. Catorce años después, una serie de claves indica que la persona responsable de la desaparición de Cornelia está a cargo de una red de prostitución y venta de drogas en Buenos Aires. Cuando la protagonista decide ir una vez más tras la pista de su mejor amiga, su vida y la de sus seres queridos inmediatamente corren peligro. 

Aunque la cinematografía del filme indica claramente que Montiel y su director de fotografía (Guillermo Nieto) son fanáticos del director estadunidense David Fincher en Panic Room y Gone Girl, la trama se mueve con el ritmo de una buena película de acción, mientras que los personajes femeninos complejos atan más al filme al trabajo Fincher en su versión de The Girl With the Dragon Tatoo. 

Aun así, el mejor recurso de la producción es el guion de Montiel, Alejandro Maestro y Mili Roque Pitt, que dentro del desarrollo acelerado de la trama se las ingenia para crear espacio para trazar la humanidad de personajes femeninos complejos. A esto se le suma el que cada vez que la trama atrapa al persone de Pipa en un cliché, los guionistas lo salvan con un viraje inesperado, cualidad importante en un thriller moderno.

Tanto La casa de las flores como Perdida están disponible en Netflix desde el 10 de agosto. 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.