Skip to content
 

Denzel Washington: ‘Las palabras son herramientas poderosas’

El actor habla de su personaje en 'The Equalizer 2' y de la importancia de dar a los demás.

Denzel Washington

Axelle/Bauer-Griffin

El actor Denzel Washington fuera de la pantalla es un filántropo dando apoyo a organizaciones humanitarias.

Durante su distinguida carrera frente a las cámaras, Denzel Washington siempre ha sido un maestro de la transformación. Esto le ha permitido pasar de filmes como Cry Freedom, Glory, Malcolm X y The Hurricane, a ofertas comerciales como Man on Fire, Déjà Vu y Training Day sin sacrificar su integridad artística. Este verano el actor suma a su filmografía algo que es común hoy en día, pero que él no había hecho hasta ahora: una secuela.

En The Equalizer 2, Washington regresa a la pantalla grande como Robert McCall, un exmilitar que sigue tratando de escapar de su pasado, pero no puede evitar reclamar justicia por aquellos en su comunidad que no tienen como defenderse. Aunque en esta película ese instinto de empatía lleva a explosiones de violencia, el director Antoine Fuqua (The Equalizer 2, Training Day) insiste que la intención humanitaria convierte a este justiciero en un rol que más se asemeja a Washington en la vida real. 

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Estoy seguro que a Denzel no le gustaría que se hablara de esto porque no le gusta atribuirse mérito, pero la realidad es que él ayuda a muchas personas”, ha comentado Fuqua respecto al actor, con quien ha trabajado en cuatro ocasiones.

Los actos caritativos de Washington incluyen donaciones a Boys & Girls Clubs of America, Nelson Mandela Children’s Fund y Fisher House Foundation, entidad que ha coordinado visitas de apoyo entre el ganador de dos premios Óscar y soldados heridos en combate. Este año, en un perfil para la portada de la revista Rolling Stone durante la promoción de Black Panther, el actor Chadwick Boseman reveló que Washington le pagó un curso de teatro en Oxford University.

Durante una charla durante la rueda de promoción de The Equalizer 2, Washington nos dio los detalles de por qué acepto la primera secuela de su carrera y la motivación detrás de sus actos caritativos.

Lleva más de cuatro décadas trabajando como actor y nunca había hecho una secuela. ¿Tuvo alguna reserva cuando se le presentó la oportunidad de hacer esta secuela?

Yo nunca pensé en esta película como una secuela. No pensé en eso. Quizás los productores o el estudio vieron el proyecto de esa forma. Ellos usan palabras como “franquicias”. Pero para mí, esto es un caso de que logramos contar una buena historia, y funcionó bien. Es una trama mucho más personal por la forma en que funcionan las relaciones de mi personaje con el joven (Ashton Sanders) y con su amiga, que es interpretada por Melissa Leo.

Es curioso que la gran empatía que siente su personaje es lo que lo lleva a tomar acciones que a menudo terminan en violencia. ¿Le gusta ese contraste? Su atractivo es que a él le importa su comunidad, cuando la realidad es que no a tantas personas les importa.

Pues yo pienso que a muchas personas les importa lo que está pasando. Lo que sucede es que esa historia es más difícil de vender. Creo que son más las personas que quieren hacer algo y que les importa lo que pasa; es que eso no siempre se ve en las noticias.

A nivel personal, su deseo de ayudar se manifiesta en su trabajo caritativo. ¿Eso es algo que siempre ha sido importante para usted?

Hay una expresión que dice que uno tiene que dar más de lo necesario. Y eso en realidad no es la razón por la cual lo hago. La realidad es que me da mucho placer. A mí me brinda mucha alegría poder ayudar a los demás. Es algo que siempre me ha hecho sentir bien.

¿Ha considerado algún trabajo fuera de la industria del entretenimiento?

¿Sin contar ser director o productor o hacer teatro? [sonríe] Lo que pasa es que lo bueno de tener este trabajo es que me da la oportunidad de hacer otros trabajos, como el de basurero de Fences. Ser actor me da la oportunidad de jugar y tener varios trabajos.

En el núcleo de esta secuela hay una relación muy interesante entre su personaje y Miles, el jovencito que es su vecino. McCall se convierte en su mentor. Además de sus padres, ¿tuvo un mentor?

En términos de la película, si te fijas bien, lo interesante para mi personaje es que yo no creo que el ser un mentor era su intención. Pero en mi vida, cuando estaba creciendo, hubo muchas personas que me ayudaron dándome su apoyo. Y una palabra de aliento sirve de mucho. Las palabras son herramientas poderosas. Recibir ese apoyo positivo de un adulto cuando uno es joven es algo importante.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.