Skip to content
 

5 cosas que compramos que ahora cuestan mucho más

Debido a la peor inflación en décadas, siguen aumentando los precios de casi todo.

De izquierda a derecha, sillas de un avión, un distribuidor de gasolina, estacionamiento de autos

Getty Images

In English

El índice de precios al consumidor (CPI), que es el principal medidor de inflación que utiliza el Gobierno, subió un 8.5% en los 12 meses que terminaron en marzo. La receta de la inflación actual: comenzó con dos años de demanda contenida de los consumidores debido a los confinamientos por la pandemia, y luego se combinó con interrupciones en la cadena de suministro que redujeron la disponibilidad de muchos artículos, desde chips de computadora hasta pañales. Se agregaron tasas de interés sumamente bajas, con lo que estuvo disponible mucho dinero a bajo costo. Por último, se añadió una guerra en Ucrania por la que los precios de la energía se dispararon. Y el resultado: la tasa de inflación más elevada en 40 años.

Tu índice de inflación personal podría ser más alto o bajo que las cifras del Gobierno. El CPI representa una canasta de mercancías y servicios que generalmente adquieren los consumidores urbanos. A cada artículo de la canasta se le asigna un valor de ponderación distinto, basado en su importancia. La energía, que incluye la gasolina, el aceite combustible y la electricidad, tiene una ponderación del 7.5% en el CPI, mientras que los alimentos tienen una ponderación del 13.4%. Si no conduces mucho tu auto, tu tasa de inflación sería menor que la de alguien que conduce un trayecto de ida y vuelta de 40 millas al trabajo.

Igual que las 30 acciones del promedio industrial Dow Jones suben o bajan en porcentajes distintos en cierta fecha, lo mismo sucede con los cientos de artículos que integran el CPI. Algunos artículos cuyo precio aumentó mucho drásticamente durante el último año parecieron nivelarse en marzo, mientras que los precios de otros siguieron subiendo. Aquí presentamos los mayores aumentos de precios durante los últimos 12 meses, así como cuánto subió o bajó el precio de cada artículo entre febrero y marzo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Barriles de petróleo crudo

Getty Images

Gasolina

Aumento en 12 meses: 48.8%

Aumento en marzo: 19.3%

Rusia no es el mayor productor de crudo (Estados Unidos lo es); sin embargo, produce 10.5 millones de barriles al día, según la Administración de Información de Energía. A ese ritmo, ocupa el cuarto lugar en el mundo, pues suministra el 11% de la producción total mundial de petróleo.

Algunos países occidentales importadores, entre ellos Estados Unidos, enfurecidos por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, han prohibido las importaciones de petróleo ruso. Nuestro país importaba unos 8.47 millones de barriles de petróleo al día, de los cuales el 8%, o 672,000 barriles al día, provenían de Rusia.

Los precios del petróleo se establecen en el mercado mundial, que reacciona no solo a los acontecimientos actuales, sino también a los que se anticipan en el futuro. La aparición de la OPEP Plus ha complicado aún más la situación. La OPEP es la Organización de Países Exportadores de Petróleo, fundada en 1960 por Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela. Ahora tiene 13 países socios. La parte "plus" abarca a Rusia y a otros grandes productores de petróleo que, aunque no son miembros de la OPEP, se coordinan con ella para estimular los precios del petróleo. "Lo sorprendente es que en este momento es un cartel increíblemente disciplinado", Tom Kloza, jefe de análisis de energía del Oil Price Information Service le dijo a AARP en noviembre. "Está muy bien organizada. Y eso ha hecho subir el precio del crudo".

El presidente Biden autorizó la extracción de petróleo de la reserva estratégica, así como permisos de perforación en terrenos públicos. Por supuesto, hace falta usar petróleo para elaborar gasolina. En la actualidad, el precio promedio de un galón de gasolina regular sin plomo es de $4.16, según la AAA, más bajo que el récord de $4.33 alcanzado el 11 de marzo del 2022.


sticker price on the windshield of a used car for sale

Getty Images

Autos y camionetas usados

Aumento en 12 meses: 35.3%

Disminución en marzo: -3.8%

Como si comprar un auto usado no fuera ya bastante difícil, ahora es todavía más complicado encontrar una buena oferta. Por lo general, los automóviles nuevos pierden aproximadamente un 20% de su valor en el momento en que salen del concesionario. Según iSeeCars, en abril los autos usados, desde los Hyundai hasta los Mercedes, se estaban vendiendo por más que los nuevos.

Eso se debe a la pandemia. Normalmente, hay un suministro suficiente de vehículos usados, a medida que los conductores intercambian su auto viejo por uno nuevo. Durante el confinamiento, las personas estuvieron ya sea trabajando desde sus hogares y conduciendo poco, o demasiado preocupadas sobre no perder sus empleos y por lo tanto reteniendo sus autos usados.

La escasez de suministros, que todavía afecta a los fabricantes de autos, significó que se estaban fabricando menos vehículos nuevos, y los que se fabricaban eran más costosos. (Los precios de los autos nuevos se dispararon un 12.5% durante los 12 meses que terminaron en marzo).

Por suerte, algunas de las circunstancias por las que los precios de los automóviles usados se dispararon están empezando a mejorar. Las restricciones relacionadas con la pandemia se han ido eliminando, y las ventas de autos nuevos están prosperando mucho: tanto Ford como General Motors anunciaron que la escasez mundial de chips de computadora, que había estancado la producción de vehículos nuevos, está disminuyendo. Más personas en el país están regresando a los lugares de trabajo, lo que significa que necesitan un vehículo que funcione. Y los consumidores están en buena situación para ir de compras: la tasa de ahorros personales fue de un sólido 6.3% en febrero, según los datos más recientes de la Oficina de Análisis Económico.


Vista desde atrás de varios pasajeros sentados en la cabina de un avión

Getty Images

Pasajes aéreos

Aumento en 12 meses: 23.6%

Aumento en marzo: 10.7%

¿Planeas viajar este verano? ¡Felicitaciones! Lo mismo están planeando todos los demás, porque muchas personas tuvieron que aplazar las vacaciones durante la pandemia. Ahora no solo tienen muchos deseos de salir de viaje, sino que también disponen del dinero para hacerlo.

Lamentablemente, las aerolíneas han sido afectadas por un golpe triple: mayores precios de combustible, menos vuelos y mayores costos laborales. Empecemos con el costo del combustible. Al 1.º de mayo del 2020, el combustible de avión tipo queroseno costaba $1.96 por galón, según la Administración de Información de Energía; ahora, cuesta unos $4.23 por galón.

Los viajes aéreos descendieron bruscamente en el 2020, un 40%, el nivel más bajo que se ha registrado. Si bien han ido aumentando despacio, en el 2021 se mantuvieron por debajo de los niveles de antes de la pandemia. La guerra en Ucrania también está dificultando los viajes a algunas zonas. Debido a que tantas personas en la industria de viajes perdieron sus empleos durante la pandemia, la industria ha tenido que ofrecer mejores sueldos y, en algunos casos, bonificaciones para volver a atraer a los empleados.

Por eso, costará más desplazarse hasta Disneyland o a South Seas. Además, se pagará más en el destino: los precios de los hoteles han aumentado un 29% durante los últimos 12 meses, y los alquileres de automóviles (cuando se pueden conseguir) han subido un 23%.


Carne de res empacada y lista para la venta

Getty Images

Carne de res

Aumento en 12 meses: 20.4%

Aumento en marzo: 0.2%

Un bistec a la parrilla preparado en casa costará más este verano, y no será por la falta de ganado. En cambio, el problema se debe a la capacidad limitada de procesamiento. Ser envasador de carne es un trabajo difícil, con un sueldo bastante bajo. (Sin embargo, a las empresas envasadoras de carne les va muy bien: Tyson informó que sus ganancias para el primer trimestre del 2022 registraron un aumento interanual del 48%).

Por otra parte, las vacas consumen maíz y los precios de este producto han subido, en parte debido al costo del fertilizante, que se basa en gran parte en los precios energéticos. El gas natural, un ingrediente importante para elaborar fertilizante, ha aumentado un 21.6% durante los últimos 12 meses.

Si un bistec cuesta demasiado para tu presupuesto, quizás prefieras asar una hamburguesa: sus precios aumentaron en un más apetecible 13.8% durante los últimos 12 meses. Y el jamón, aunque subió un 14.6% durante este último año, de hecho bajó un 1.2% en marzo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Hombre arrastrando un retablo de madera de venta en una tienda al por mayor

Getty Images

Muebles

Aumento en 12 meses: 16.8%

Aumento en marzo: 0.3%

Supuestamente, lo último que dijo Oscar Wilde fue: “Mi papel tapiz y yo estamos luchando un duelo a muerte. Uno u otro de nosotros tiene que irse”. Muchas personas que permanecieron aisladas en el hogar durante la pandemia probablemente entienden por qué se disparó la demanda de muebles para la sala, la cocina y el comedor, además de otros artículos del hogar.

Lamentablemente, las existencias de esos artículos son escasas. Si estás hojeando un catálogo de muebles, ten en cuenta que es muy probable que el sofá de tus sueños esté en un contenedor en un barco frente a la costa de California, a la espera de que lo descarguen. El Global Container Freight Index (índice mundial de fletes de contenedores), que mide el costo del transporte, se disparó a 8,152 en marzo del 2022, cuando un año antes era 4,872. Desde el principio de la pandemia, la industria del transporte ha enfrentado cierres de puertos y congestión, escasez de mano de obra y dificultades en la utilización de la capacidad, así como la falta de nuevos contenedores de transporte, según Statista.

Y no solo se trata del transporte: también tiene que ver con la demanda de los consumidores. Quienes han permanecido en su hogar durante los dos últimos años han decidido que simplemente tienen que deshacerse de esas persianas o de ese sofá. Las cortinas y las persianas han aumentado un 18.4%; los muebles de dormitorio, un 14.7%; y los relojes, las lámparas y los artículos de decoración, un 12.2%.

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.