Skip to content
 

Una pareja con 2 viviendas pregunta qué debe hacer

Combinar el dinero y los bienes raíces a una edad avanzada puede ser complicado.

Pamela Parkinson y Tom Josa en el patio de su casa en San Francisco

WINNI WINTERMEYER

In English

El problema

¿Dónde debemos vivir? Esto ha preocupado a Pamela Parkinson, de 69 años, y a Tom Josa, de 67 años, ambos residentes en California, mientras se preparan para casarse. Ella es una psicóloga divorciada y él es un médico viudo, ahora jubilado; ambos son propietarios de viviendas que representan la mayor parte de su patrimonio. Sin embargo, en la actualidad, ninguno de sus hogares les parece adecuado para vivir juntos. Sus otras preocupaciones: quieren garantizar que, si uno de ellos muere, el otro pueda permanecer en el hogar donde viven. Vender cualquiera de las dos residencias podría resultar en una enorme factura impositiva sobre las ganancias de capital. Y Tom tiene dos hijos adultos a los que quiere dejar su patrimonio después de su muerte. “Queremos estar seguros de no tomar una mala decisión”, escribió Pamela.

El consejo

Algunos asuntos financieros pueden ser manejados por un solo profesional, pero este caso necesitaba muchísima experiencia. Recurrí a Rick Kahler, planificador financiero y terapeuta de Rapid City, Dakota del Sur; Scott Harshman, planificador patrimonial con sede en Irvine, California; y Donita Joseph, contadora de Long Beach, California. Sus ideas se combinaron para elaborar un plan.

​1. Anteponer los deseos a los impuestos

“Si no hubiera un problema de impuestos, ¿qué es lo que realmente querrías hacer?”. Pregunta Harshman. “No hagas algo solo por razones de impuestos”. (Ese es un buen consejo en casi cualquier situación). "No pierdas de vista tu meta principal", señala. Pamela dijo que comprarían conjuntamente una casa en su vecindario o renovarían la casa de Tom; la casa de ella se sentía demasiado pequeña para compartirla, y si vendían una casa, sería esa. Si ese es el caso...

​2. Visitar casas en venta

La pareja fue a ver los pocos hogares que estaban a la venta en su zona, pero no eran ideales. Así que pregunté cómo renovarían la casa de Tom para que funcionara para ellos. Su lista de deseos incluía un espacio de oficina para cada uno de ellos y una sala de música. “No queremos un lugar más pequeño”, dijo Tom. “Queremos un lugar en el que ambos estemos a gusto”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


​3.  Hacer los cálculos

Pamela y Tom calcularon que esas renovaciones costarían más de $300,000. Los expertos dicen que el dinero podría provenir del capital de sus hogares, pero ¿cómo? Pamela tendría que pagar impuestos sustanciales si vendiera su casa, que compró hace casi 30 años. (Ese es el caso, aun cuando $250,000 de sus ganancias se excluirían de los impuestos). En lugar de vender la casa, los expertos sugieren que ella recaude el dinero mediante la refinanciación de la hipoteca u obtención de una línea de crédito sobre el valor líquido de la vivienda, y que luego alquile su casa.

​4. Legalizarlo

Pamela y Tom sospecharon que necesitarían un acuerdo prenupcial, y así es. Para eso, cada uno debe contratar a un abogado matrimonial. También tienen que consultar a un abogado de fideicomisos y patrimonios para asegurarse de que Pamela no se vea obligada a mudarse si Tom muere primero, y que se le reembolse a ella (o a su patrimonio) el dinero que aportará a la casa de Tom. Tanto Pamela como Tom ya tienen fideicomisos testamentarios —para proteger sus bienes— que permiten una fácil distribución después de la muerte. El fideicomiso de Tom, que incluye su casa, puede ser instruido para que transmita la casa a sus herederos solo después de que Pamela muera o se mude. El dinero de la renovación de Pamela se puede considerar como un préstamo de su fideicomiso al de él , el cual tendrá que deberá ser devuelto. “Planificación patrimonial y un acuerdo prenupcial: de eso se trata esencialmente”, dice Harshman.

El resultado

Pamela y Tom están considerando el plan. Se están reuniendo con agentes inmobiliarios para averiguar la cantidad que ella podría cobrar por alquilar su casa. Y han comenzado a hablar con contratistas sobre cómo hacer las renovaciones en la de él. Esperan estar juntos, en el mismo hogar, en un futuro no muy lejano. Combinar el dinero y los bienes raíces a una edad avanzada puede ser complicado, pero vale la pena. 

Jean Chatzky es una galardona periodista de finanzas personales y autora de éxitos de venta, como Women with Money: The Judgment-Free Guide to Creating the Joyful, Less Stressed, Purposeful (and Yes, Rich) Life You Deserve.