Skip to content
 

Pandemia y alza en la bolsa de valores despiertan interés en los clubes de inversión

Crece la cantidad de clubes a medida que las personas se asocian para evaluar las compañías.

Pantalla de computadora con una gráfica estadística de la bolsa de valores

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English

Si le hubieras mencionado las inversiones en la bolsa de valores a Cynthia Bonhom-Williams hace unos años, habría sido una conversación bastante breve.

“Siempre me mantuve al margen porque nunca pensé que fuera para mí”, señala Bonhom-Williams, de 50 años, analista administrativa del Gobierno federal en Glenn Dale, Maryland. “Me atemorizaba”.

Sin embargo, en el 2021 se encuentra en una posición sorprendente: es cofundadora de un club de inversión llamado InTheBlack. Ella y otros ocho inversores se reúnen en sesiones periódicas de Zoom, conversan sobre los mercados y cada uno aporta $100 por mes para comprar acciones de empresas. Hasta ahora, sus primeras selecciones han sido el fabricante de microchips AMD y la empresa de productos para terrazas Trex.

“La pandemia nos permitió ver lo que necesitamos para el futuro, porque no hay nada garantizado”, señala. "Fue una clara advertencia de que debemos poner en orden nuestros asuntos para poder dejar un legado a nuestra familia”.

Bonhom-Williams no es la única que considera los clubes de inversión como una forma divertida y social de aprender sobre los mercados y (espera) ganar un poco de dinero al mismo tiempo. Según la organización sin fines de lucro BetterInvesting, la cantidad de clubes de inversión se ha más que duplicado en los últimos dos años.

Ese aumento se debe a varios factores. Uno es la prosperidad del mercado de valores que, salvo un breve paréntesis provocado por la COVID-19 en el 2020, ha estado en alza durante los últimos doce años y actualmente alcanza máximos históricos. Otro factor es la irrupción de aplicaciones fáciles de usar, como Robinhood, que atraen a las generaciones más jóvenes y han incorporado un nuevo segmento de consumidores al mundo de la inversión. Otro factor es este momento único que vivimos todos: la pandemia de COVID-19, que ha cambiado el orden de prioridades en muchos aspectos.

“La pandemia influyó mucho en esta tendencia”, dice Ken Zendel, director ejecutivo de BetterInvesting, con sede en Troy, Míchigan, que ayuda a los clubes de inversión con software de contabilidad e investigación en la selección de acciones. “Una razón fue que, especialmente al principio, todos estaban en casa intentando decidir qué hacer con su tiempo. Las personas querían aprender más, buscaban formas de interactuar socialmente y ahora podían reunirse fácilmente en línea por Zoom”.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


En qué consiste

La forma en que se organiza un club de inversión depende de sus miembros. En algunos, como InTheBlack de Bonhom-Williams, todos los miembros aportan la misma cantidad fija cada mes. En otros, el monto del aporte varía según los recursos económicos de los miembros, lo que otorga a algunos de ellos una mayor participación en el capital.

Por lo general, un club establecido puede tener entre diez y veinte acciones en su cartera, explica Zendel. La mayoría de los clubes suelen tener entre ocho y doce miembros, y aunque algunos pueden tener solo unos pocos, otros tienen más de veinte. Por lo general, suelen ser creados por inversionistas de entre 40 y 50 años que “consideran jubilarse dentro de 10 o 20 años y empiezan a preguntarse cómo van a alcanzar esa meta”, señala.

Sin embargo, a veces los clubes pueden ser multigeneracionales. Por ejemplo, Peter Smith, de Marshfield, Massachusetts, fundó su club hace tres meses con otro motivo en mente: enseñarle a la próxima generación de su familia sobre las inversiones para que puedan convertirse en sabios administradores de su patrimonio en el futuro.

En este club era necesario asociarse en pareja: Smith, de 61 años, trajo a su hijo Alex, de 25. Su misión es: “Ofrecer una plataforma para que la familia aprenda sobre inversiones financieras, creación patrimonial y seguridad económica durante generaciones”.

Quizás aún mejor, le permite a las familias disfrutar juntos de más momentos valiosos, una ventaja en estos tiempos de COVID-19 que produjo tanta desconexión social entre las personas. “Siento que estoy haciendo algo que perdurará más allá de mi vida y dejará algo para la próxima generación”, señala Smith. “También, nuestra interacción es muy diferente a como era antes Nos permite un nivel de amistad con la próxima generación que no se da naturalmente”.

3 consejos para administrar un club de inversión

Establecer una operación que incluya múltiples inversionistas y hacerla perdurar con el paso del tiempo puede ser una labor difícil. Aquí te ofrecemos algunos consejos para llevarlo a cabo.

1. Crea una dinámica grupal adecuada. Hay muchas tendencias en lo que respecta a estrategias de inversión. Algunos prefieren las acciones prometedoras de "crecimiento", como Tesla, mientras que otros se inclinan por las impopulares acciones de "valor", pensando que algún día Wall Street se despertará y volverá a apreciarlas. Otros prefieren las tendencias novedosas, como el bitcóin. Si piensas formar un grupo de inversores, intenta asegurarte de que los miembros compartan más o menos el mismo criterio.

“Es realmente importante tener personalidades afines”, recomienda Wasik. “Si buscas un compromiso a largo plazo, pero otros miembros de tu club solo quieren conseguir ganancias rápidas y retirarse, entonces probablemente no sea lo adecuado para ti”.

2. Mantén los libros en regla. Así como a ti te interesan los rendimientos de tu club, a otra organización también: el IRS. Establecer un fondo común es un asunto serio y no algo que se pueda acordar a la ligera en el reverso de una servilleta.

Ahí es donde una organización como BetterInvesting puede ayudarte con herramientas para crear tu club como es debido. “Una de las primeras cosas que debes hacer es redactar un acuerdo de asociación y crear una entidad jurídica”, señala Zendel. “La mayoría de los clubes prefieren una sociedad colectiva, aunque otros prefieren una sociedad de responsabilidad limitada (LLC). Con cualesquiera de las formas que elijas necesitarás un número de identificación fiscal federal para presentar las declaraciones de impuestos”.

3. Debes dedicarle tiempo. Una de las principales ventajas de un club de inversión es que puedes dividir el trabajo. En vez de tener que estar pendiente de todo el mercado de valores, puedes centrarte personalmente en unos pocos y estar al tanto de las últimas noticias e informes financieros. Pero eso lleva algo de tiempo, así que, si no lo tienes, un club podría no ser la mejor opción para ti.

“Es necesario comprometerse a aprender sobre acciones e inversiones”, explica Smith, cuyo club apenas está comenzando a efectuar sus primeras compras, incluida la empresa matriz de Google, Alphabet. Su club se reúne el segundo miércoles de cada mes durante unos 90 minutos, y los miembros dedican algunas horas adicionales de investigación de manera independiente y hacen dos presentaciones mensuales de acciones al grupo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La pregunta del millón

Sin embargo, la gran pregunta es ¿cómo se desempeñan los clubes de inversión en comparación con el mercado en general? Está claro que cada organización, al igual que cada inversor, es diferente. Pero hay un par de puntos interesantes que debemos considerar.

Un grupo de datos es el "BetterInvesting 100", la lista anual de las cien acciones en las que más invirtieron los clubes de la organización. A fines de octubre, el índice de rendimiento total de este grupo registró una tasa de crecimiento anual compuesta de cinco años del 18.88% en comparación con el índice Equal Weight de S&P 500 del 16.37%, lo que supera el rendimiento total del índice S&P en alrededor de 2.5 puntos por año, observa Zendel.

Eso sugiere que, al menos en términos globales, los miembros de los clubes han tenido un buen desempeño. Las tres empresas en las que más invierten estos clubes, según su edición más reciente (compilada a fines del 2020), son Apple, Amazon y Microsoft.

Sin embargo, también hay algunas cifras preocupantes. Un estudio académico del 2000 —“Too Many Cooks Spoil the Profits”, a cargo de los profesores Brad Barber y Terrance Odean— reveló que el 60% de los clubes evaluados registraron un rendimiento inferior al del mercado y que, en promedio, los clubes tuvieron un rendimiento anual un 4.4% inferior al de otros índices de referencia más amplios.

Una de las principales culpables de esto es la frecuencia de las transacciones bursátiles, ya que los clubes renuevan cerca del 65% de sus carteras de inversiones cada año. (Una advertencia del coautor del estudio, Barber: “Gran parte del bajo rendimiento se debe a los costos de las transacciones, es decir, los niveles diferenciales y las comisiones, que disminuyeron notablemente desde la década de 1990, cuando se realizó el estudio”).

También hay historias aleccionadoras, como el caso de las famosas Beardstown Ladies: un grupo de mujeres del centro oeste del país, cuya sabiduría tradicional supuestamente produjo unas sorprendentes ganancias anuales del 23.4%, según su libro de gran éxito de ventas en la década de 1990. Sin embargo, si se descuentan los cargos del club y se contabilizan los errores matemáticos, el rendimiento medio a 10 años fue de un módico 9.1%.

En vez de un medio para acumular riquezas incalculables, piensa en los clubes de inversión como una iniciativa social y educativa. Al distribuir el trabajo de investigación y probar diferentes ideas de inversión, puedes ampliar tu propio conocimiento sobre el mercado y aplicarlo también al resto de tu cartera ajena al club.

Al mismo tiempo, puedes ampliar tu red social e interactuar con tu grupo con frecuencia. En un momento en el que los investigadores consideran que la soledad es una epidemia —especialmente para los adultos mayores del país, cuyos círculos sociales se han reducido con el tiempo y más aún durante la pandemia— ese no es un beneficio insignificante, ya que la socialización puede favorecer tanto la salud mental como la física.

“Es una actividad muy social”, dice John Wasik, autor de The Investment Club Book y del reciente Lincolnomics, quien también formó parte de un club de inversión durante muchos años. "Una vez que las personas comienzan a participar, puede ser una buena forma de ganar dinero y hacer algo interesante en comunidad con otras personas”.

Por supuesto que, incluso con mucha investigación y las mejores intenciones, los precios de las acciones pueden bajar. Además, las personas suelen ser vulnerables a todo tipo de actitudes que pueden convertirlos en malos inversores, como intentar obtener ganancias comprando las últimas acciones de moda.

Pero si ingresas a los clubes de inversión con los ojos bien abiertos, pueden ser una forma eficaz de aprender sobre los mercados, mantenerte conectado y crear una cartera para complementar otros ahorros. “Mi consejo es que no debes asustarte aunque sea algo desconocido para ti”, sugiere Bonhom-Williams. “Mi opinión es que hay que actuar despacio y bien, en vez de rápido y mal”.

Evita los fraudes de inversión

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

 

Chris Taylor es corresponsal sénior de Reuters y cubre temas relacionados con las finanzas personales y el lugar de trabajo. Colabora con frecuencia con la revista Fortune y ha ganado premios de periodismo del National Press Club, el Deadline Club y la National Association of Real Estate Editors.