Skip to content
 

Qué hacer con una cuenta IRA heredada

Es fantástico tener dinero extra, pero no olvides los impuestos

Un reloj análogo que se va desintegrando en fajos de dólares

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Hoy, heredar una cuenta personal de jubilación (IRA) implica más dolores de cabeza y complicaciones financieras que hace unos pocos años.

De hecho, siete meses después de que el IRS propusiera nuevas reglas, la gestión adecuada de los retiros y del impacto impositivo de una IRA heredada sigue siendo un tema candente —y algo confuso— de las finanzas personales.

En primer lugar, veamos la información de fondo. Antes de que la Ley SECURE del 2019 cambiara las reglas, los beneficiarios que heredaban una cuenta IRA podían espaciar los retiros —o distribuciones mínimas obligatorias (RMD)— a lo largo de su vida. Con la llamada estrategia IRA “Stretch”, se podían retirar cantidades más pequeñas y pagar menos impuestos, ya que las distribuciones de las IRA tradicionales se gravan como si fueran un ingreso proveniente del salario. Espaciar las distribuciones requeridas a lo largo de la vida también significaba que los beneficiarios podían dejar que los fondos de la IRA heredada crecieran más tiempo exentos de impuestos.

Pero la Ley SECURE eliminó el período de distribución vitalicio para la mayoría de los beneficiarios (que no son tu cónyuge), incluso si el titular de la cuenta IRA falleció después del 1.º de enero del 2020. En cambio, la nueva ley aplica una disposición de pago de 10 años tanto para las cuentas IRA tradicionales como para las Roth, y simplemente exige que los beneficiarios retiren el saldo completo de la IRA heredada dentro de los 10 años.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Sin embargo, en febrero el IRS tomó una medida adicional. Propuso una nueva regla que obliga a los beneficiarios de las IRA tradicionales (que no son tu cónyuge) a retirar fondos todos los años durante el período de 10 años, además de una distribución final para dejar en cero la cuenta al término del décimo año después del fallecimiento del titular original de la IRA, siempre que este titular ya haya estado obligado a retirar las RMD. “Es un proceso mucho más acelerado para retirar el dinero”, dijo Sham Ganglani, director de Gestión Patrimonial y Jubilación de Fidelity Investments. Conforme a la nueva propuesta, agregó, “ya no puedes dejar los fondos inactivos durante 10 años y retirar la cantidad total” al final.

Para calcular la cantidad de las distribuciones anuales, hay que considerar el saldo de la cuenta IRA y la edad del beneficiario, lo cual añade otro grado de complejidad. Este cambio propuesto significa que más herederos de cuentas IRA tradicionales podrían terminar pagando más impuestos, particularmente si los retiros en un año los empujan a una categoría de impuestos más alta. (Los titulares de cuentas Roth IRA heredadas no tienen que realizar distribuciones todos los años, pero deben retirar la cantidad completa antes del término de los 10 años).

Aunque las nuevas reglas sobre las IRA heredadas suenan un tanto confusas, es importante entender los cambios, dijo Ganglani. ¿Por qué? “Para que puedas quedarte con la mayor cantidad de dinero posible y evitar una multa”, dijo. “A fin de conseguir el mejor resultado, es fundamental que conozcas la reglamentación”.

El IRS todavía no ha emitido las reglas finales, pero la reglamentación propuesta sirve para dar una idea de la ley. Según la nueva pauta del IRS también se podría penalizar a los contribuyentes que heredaron IRA tradicionales después del 2019, pero que no retiraron las distribuciones anuales requeridas. La multa equivale a la mitad de la cantidad que debió retirarse. Por ejemplo, si la distribución mínima anual es de $20,000 y no la retiras, la multa del IRS será de $10,000. “Es sumamente costoso si no manejas atentamente las distribuciones mínimas obligatorias”, dijo Brad Bernstein, director administrativo y gerente sénior de cartera de UBS Wealth Management.

Para evitar las posibles multas antes de que el IRS adopte una decisión final, muchos planificadores financieros recomiendan que los beneficiarios que no son cónyuges retiren ya la distribución anual. No obstante, algunas firmas financieras están esperando a ver qué sucede con las reglas definitivas del IRS antes de aconsejar a sus clientes cómo proceder. Los expertos dicen que, si heredaste una IRA después del 2019, conviene consultar a tu contador o asesor financiero.

Entonces, ¿qué conviene hacer? Estas son algunas estrategias que los beneficiarios de cuentas IRA pueden considerar para maximizar esos fondos:

  • Extiende los retiros a lo largo del tiempo. La nueva regla de 10 años, que exige a la mayoría de los beneficiarios no cónyuges realizar las RMD anuales, no es necesariamente una desventaja, en particular si la cuenta IRA que heredas tiene un saldo cuantioso. El motivo: si espacias los retiros a lo largo de muchos años, te ayudará a evitar distribuciones grandes que podrían catapultarte a una categoría de impuestos más alta, lo cual incrementará tu deuda impositiva y reducirá el rendimiento después de impuestos de la cuenta IRA heredada. “¿Cuánto te queda después de pagar los impuestos? Eso es lo importante”, dijo Rob Williams, director administrativo de Planificación Financiera del Schwab Center for Financial Research. “Eso podría significar una estrategia de varios años para equilibrar la carga impositiva a largo plazo”.
    El resto del dinero en la IRA se beneficiará al crecer exento de impuestos en años futuros. Por otra parte, si optas por retirar los fondos de tu IRA heredada en una suma total, tal vez te expongas a una categoría impositiva más alta y tengas que pagar más impuestos.
  • Retira una cantidad más grande en los años en que tu ingreso gravable sea más bajo. A pesar de la designación “regla de 10 años”, los beneficiarios en realidad pueden espaciar sus distribuciones a lo largo de 11 años fiscales, al efectuar un retiro en el año en que muere el titular original de la IRA más una distribución cada año hasta cumplir el 10.º aniversario del fallecimiento del titular original, según explicó la firma de inversiones UBS.

También existen maneras de proceder si el titular original de la cuenta IRA tradicional murió antes de que lo obligaran a realizar las RMD. Puedes demorar las distribuciones para extender la trayectoria de crecimiento con impuestos diferidos de los activos de la IRA heredada. También puedes optar por hacer un retiro para aprovechar un año en que ganas menos ingresos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Como las cuentas Roth IRA no están sujetas a las distribuciones mínimas requeridas y los retiros no se gravan, tiene sentido desde el punto de vista financiero dejar que la cuenta Roth crezca lo más posible mientras haces retiros de tu IRA heredada durante el período de la regla de 10 años. “Si heredas una Roth, no la toques”, dijo Bernstein de UBS. “Si no necesitas el dinero, deja que crezca exenta de impuestos durante 11 años”.

En cuanto a invertir el dinero de una cuenta IRA heredada, los profesionales financieros recomiendan tratar el saldo de la cuenta como si fuera parte de tu mezcla total de activos. Eso significa asegurarte de que la suma total de tus acciones, bonos, efectivo y otros activos coincidan con tus metas financieras y tolerancia al riesgo, dijo Ganglani de Fidelity. Si heredas una cuenta IRA totalmente compuesta por dinero en efectivo, por ejemplo, tal vez te convenga diversificar esos fondos en otras inversiones con mayor potencial de crecimiento, en especial si no necesitas el dinero ahora. “Los beneficiarios deben asegurarse de aprovechar al máximo [la IRA heredada] y de que el dinero rinda a su favor”, dijo Ganglani.

En conclusión: la nueva regla del IRS de efectuar distribuciones cada año podría ser una ventaja, en lugar de dejar los fondos de la IRA heredada sin tocar durante 10 años antes de retirar la suma completa.

“La nueva reglamentación exige ese proceso gradual y, a fin de cuentas, tal vez no sea tan desventajoso como parece”, dijo Williams de Schwab. “No te encontrarás con una enorme suma de dinero y una enorme deuda impositiva en el último año. Siempre es mejor tener flexibilidad”.


Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en 
USA Today Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger