Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Estás pensando en volver a estudiar? Solicita becas y préstamos con la solicitud FAFSA

Completar el formulario es el primer paso para recibir fondos para regresar a la universidad a cualquier edad.

Jules Patrice Means, 64, en el campus del UC Berkeley, Berkeley, California, 2017

MEDIANEWS GROUP / GETTY IMAGES

In English | Pensemos en el siguiente supuesto: tienes más de 50 años y estás pensando en regresar a estudiar, tal vez para adquirir nuevas credenciales, cambiar de profesión o tener una segunda carrera, o porque perdiste tu empleo debido a la pandemia y no te queda otra opción.

¿Crees que podrías recibir ayuda financiera para estudiar?

La ayuda estudiantil suele asociarse a los jóvenes que acaban de terminar la escuela secundaria, así que es probable que no pienses siquiera en solicitarla. Pero te equivocas: tú también cumples con los requisitos.

"Este consejo es universal: no deberías asumir que no cumples los requisitos ni pensar que para ti no hay nada disponible", afirma Kalman Chany, autor de Paying for College, de The Princeton Review, y presidente de Campus Consultants. "Porque eso no es verdad".

Por lo tanto, debes empezar por donde cualquier otro estudiante universitario empieza: completando la solicitud FAFSA. La Free Application for Federal Student Aid (Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes), fafsa.gov (en inglés), es la llave maestra que te abrirá la puerta a préstamos y becas federales, estatales e institucionales.

Te contamos por qué es tan importante: actualmente, en Estados Unidos, las personas mayores de 50 años son responsables de una gran carga de deuda estudiantil. Su deuda total asciende a $349,000 millones, según datos del cuarto trimestre del 2020, suma que equivale a aproximadamente el 20% del total nacional.

A una edad en la que deberías estar comenzando a bajar el ritmo y disfrutar de la vida, acumular nueva deuda puede ser abrumador. Así que todas las estrategias posibles para minimizar la carga de las deudas son bienvenidas.

Para determinar la cantidad de deuda que puedes asumir, ten en cuenta lo siguiente: "Si el total de la deuda estudiantil es menor que los ingresos anuales, los estudiantes podrán devolver el préstamo en 10 años o menos", afirma Mark Kantrowitz, experto en préstamos estudiantiles y autor de How To Appeal for More College Financial Aid. "Si tienen previsto jubilarse en menos de 10 años, deberían solicitar préstamos proporcionalmente menores".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo empezar

Después de llenar la solicitud FAFSA, recibirás un paquete de préstamos y becas. Hay una diferencia clave respecto a los estudiantes más jóvenes: se considera que todas las personas mayores de 24 años son "independientes", lo que significa que no tienen que proporcionar información sobre sus padres.

También puedes completar la solicitud FAFSA durante tu año escolar en curso. Así que, si ya estás inscrito y tomando clases en el año académico 2020-2021, tienes tiempo hasta el 30 de junio del 2021 para presentar tu solicitud. De manera similar, si estás pensando en empezar en la sesión de otoño del 2021-2022, el plazo es hasta el 30 de junio del 2022. Tendrás que llenar el formulario todos los años.

Dicho esto, presentar la solicitud temprano siempre es la mejor estrategia (en inglés), ya que algunos fondos del presupuesto para estudiantes podrían agotarse. Por ejemplo, Alaska, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Dakota del Norte, Illinois, Kentucky, Misuri, Nevada, Oklahoma, Oregón, Texas, Vermont y Washington asignan las ayudas estatales por orden de solicitud y hasta que se agotan los fondos. 

Si la ayuda asignada no te convence, siempre puedes presentar una apelación. Dado que la información acerca de los ingresos se basa en años anteriores, es probable que la apelación prospere si tus circunstancias económicas cambiaron recientemente (por un despido durante la pandemia, por ejemplo).

Es posible que hayas leído que hubo algunos cambios en las fórmulas de la solicitud FAFSA, como la eliminación de la Contribución Familiar Esperada (Expected Family Contribution —en inglés—). Pero estos cambios no deberían afectar tus planes a corto plazo, ya que no entrarán en vigor hasta el 2023-2024.

Los estudiantes mayores deberían tener en cuenta algunos aspectos clave. Las Becas Federales Pell solo se otorgan para una primera licenciatura, así que si ya tienes un título y tu plan es cursar una segunda licenciatura, no podrás solicitarlas. Por este motivo, "les podría interesar cursar un posgrado en lugar de una segunda licenciatura", advierte Kantrowitz.

En cuanto a los préstamos, los límites difieren ligeramente para los estudiantes mayores: los estudiantes universitarios independientes tienen un límite de $9,500 para el primer año y $57,500 en total, y los de posgrado tienen un límite de $20,500 para el primer año y $138,500 en total.

Además de la asistencia federal, estatal e institucional, también puedes buscar becas en Fastweb 

(en inglés) y otros sitios de internet; algunas de las becas están específicamente concebidas para estudiantes maduros. Introduce tu información y encuentra oportunidades que se adapten a tu perfil en esta base de datos de 1.5 millones de becas y $3,400 millones de financiación.

Y no te olvides de los créditos fiscales. El crédito fiscal llamado American Opportunity Tax Credit (AOTC) es válido para cuatro años de estudios superiores, por un monto máximo anual de $2,500. A diferencia de las deducciones, que reducen tus ingresos gravables (y, por lo tanto, tus impuestos), los créditos fiscales reducen la deuda tributaria por la misma cantidad del crédito. También está el Lifetime Learning Tax Credit, que consiste en hasta $2,000 por declaración de impuestos y no tiene ningún límite de años.

Finalmente, trata de averiguar si tu estado ofrece asistencia financiera: casi todos los estados la ofrecen. Puedes encontrar información sobre los programas de tu estado en el sitio web de la National Association of Student Financial Aid Administrators (en inglés).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Menos es más

El consejo más importante respecto a los préstamos para estudiantes maduros es que vayan con cuidado. La idea de asumir nueva deuda en una etapa de la vida en la que ya no te queda tanto margen para devolverla debe empujarte a actuar con precaución. Sí, la deuda estudiantil federal se cancela en caso de muerte o discapacidad permanente, pero esta tampoco es una perspectiva muy atractiva.

Una sugerencia de Chany: busca opciones más asequibles, como los colegios comunitarios, para aliviar tu ansiedad financiera. Algunas instituciones tienen programas especiales para adultos y el precio de la matrícula es menor. De hecho, algunas incluso convalidan los años de experiencia por créditos, lo que puede ayudarte a lograr la titulación en menos tiempo.

O, si lo único que quieres es aprender y no te importa el título, muchos colegios comunitarios permiten a los estudiantes mayores asistir a las clases como oyentes de forma gratuita (siempre que haya espacio).

"A esta edad, si te estás preparando para la jubilación o ya estás jubilado, acumular una gran deuda estudiantil no tiene mucho sentido", indica Chany. "La clave es tratar de obtener la mayor cantidad de fondos que puedas".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.