Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo entender tus facturas médicas Skip to content
 

Cómo entender tus facturas médicas

Sigue estos pasos para identificar errores frecuentes y evitar pagar de más.

Factura de un hospital debajo de un frasco de medicinas y unas gafas.

Mr Doomits / Alamy Stock Photo

In English | Entender las facturas médicas no suele ser simple. La mayoría están llenas de terminología especializada, siglas confusas y códigos numéricos indescifrables. En una encuesta, el 60.5% de los encuestados calificaron sus facturas médicas como confusas o muy confusas.

La Patient Advocate Foundation (en inglés), una organización sin fines de lucro, calcula que aproximadamente la mitad de todas las facturas médicas contiene cobros equivocados, reclamos rechazados incorrectamente o costos inesperados. “Pueden cobrarte por un servicio incorrecto, cobrarte el doble por el mismo servicio o decir que recibiste una pastilla de ibuprofeno cuando no fue así”, indica Caitlin Donovan, vocera de la organización. Identificar los errores puede ahorrarte miles de dólares, añade. “Es por esto que es tan importante revisar minuciosamente tus facturas”.

Asimismo, muchos proveedores médicos no incluyen una lista detallada de los cobros cuando te envían la factura por primera vez, especialmente en el caso de una visita al hospital. En su lugar, suman todos los cobros en lo que se llama una factura “resumida” con un “total a pagar” al final. Y algunos extractos iniciales no tienen en cuenta los pagos de Medicare o de tu seguro médico, lo que podría dar la impresión de que les debes más de lo requerido.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Toma las siguientes medidas para entender tus facturas médicas, identificar errores costosos y evitar pagar demasiado.

Solicita un extracto detallado

Si la factura no incluye una lista detallada de los cobros, llama al consultorio del médico o la oficina de facturación del hospital y pide una factura detallada. Es la única forma de asegurarte de que solo te estén cobrando por los servicios que recibiste, explica Pat Palmer, cofundadora y directora ejecutiva de Beacon HCI, que ayuda a empleadores y otras personas a identificar errores de facturación y a reducir los costos por atención médica.

Recuerda que es posible que recibas otras facturas de médicos, cirujanos o especialistas, como anestesiólogos, radiólogos y patólogos que no son empleados del hospital, o de las instalaciones en donde recibiste el tratamiento. Solicita también facturas detalladas a esos proveedores.

Revisa los datos básicos

Asegúrate de que tu nombre, dirección y otra información personal en la factura sean correctos, y verifica la información de tu seguro médico. Si esta información es errónea, puede hacer que te nieguen la reclamación.

Si la factura incluye un “ajuste” o un “descuento del plan”, esa es la diferencia entre lo que cobran el médico o las instalaciones por algún servicio y la tarifa negociada por la aseguradora.

El “pago del seguro” o el “pago del plan” muestra qué parte del cobro pagó tu aseguradora. Si no aparece ningún pago en esta sección, es posible que tu plan todavía no haya pagado su parte (averigua con tu aseguradora antes de pagar el monto que aparece como total).

Si la factura no incluye una lista detallada de los cobros, llama al consultorio del médico o a la oficina de facturación del hospital y pide una factura detallada. Es la única forma de asegurarte de que solo te estén cobrando por los servicios que recibiste.

Entiende los códigos

Cada procedimiento médico tiene un código correspondiente de cinco dígitos. Estos sistemas numéricos, llamados Terminología actualizada de procedimientos (CPT, Current Procedural Terminology) para las aseguradoras y Sistema de codificación común para procedimientos médicos (HCPCS, Healthcare Common Procedure Coding System) para Medicare, determinan cuánto se le pagará a tu proveedor.

Hay “miles de códigos de facturación y son muy complicados”, afirma Teresa Brown, directora principal de facturación hospitalaria de Medliminal, una compañía que revisa facturas médicas para ayudar a los empleadores, aseguradoras y otros clientes a reducir los costos médicos. Los errores van desde simples faltas tipográficas hasta oficinas de facturación que malinterpretan las notas del médico o los informes de alta hospitalaria.

“Si la descripción de algo no está clara o algún costo parece excesivo, puedes buscar el código en Google para tener una buena idea de lo que es”, dice Palmer. Las herramientas de comparación de costos en línea de FAIR Health y Healthcare Bluebook (en inglés) te darán un estimado de los costos típicos en tu área para códigos específicos.

Compara la factura con tu explicación de beneficios (EOB) o resumen de Medicare (MSN)

Cada consulta o procedimiento médico aparecerá en la EOB de tu aseguradora o el MSN. En estos se enumeran los servicios prestados, lo que cobra el médico o el hospital, lo que paga tu aseguradora o Medicare, y lo que tú pagas. Asegúrate de que las fechas y los códigos en el extracto concuerden con las facturas que recibas de los proveedores médicos.

Revisa si hay errores frecuentes

Los siguientes son algunos de los errores más frecuentes de facturación.

  • Cantidades incorrectas o cobros duplicados. Si un codificador añade un cero a un número por error, se te puede cobrar por 100 pastillas en lugar de 10, posiblemente añadiendo cientos de dólares a la factura. Asimismo, revisa que el servicio o el procedimiento no aparezca más veces de lo necesario. Los cobros duplicados son sorprendentemente frecuentes, indica Palmer.
  • Algún tratamiento, medicamento o procedimiento que no recibiste. Si estabas programado para hacerte alguna prueba o someterte a algún procedimiento, pero te lo cancelaron, de todos modos puede terminar en tu factura porque nadie lo quitó de tu expediente. 
  • Tiempos de cirugía y recuperación elevados. Los hospitales cobran por minuto de tiempo en el quirófano; por lo tanto, es buena idea revisar que te estén cobrando solo por el tiempo que estuviste ahí. “Siempre puedes pedir una copia de tu expediente médico para ver la hora exacta en la que empezó y terminó la operación”, indica Palmer. Lo mismo aplica para el tiempo que pasaste en recuperación.
  • Cobros por suministros básicos. A veces, los pacientes descubren cobros por guantes, batas quirúrgicas u otros elementos usuales enumerados de forma separada en la factura. Brown dice que en una factura que revisó Medliminal, se “cobraba por un sistema de recuperación de moco, lo que terminó siendo una caja de pañuelos desechables”.
  • Cobros por la habitación. Si la factura incluye una estadía en el hospital, revisa que te cobren el tipo correcto de habitación (compartida o privada) y la cantidad exacta de días. Si te ingresaron formalmente después de medianoche, asegúrate de que los cobros comiencen desde ese día. Además, la mayoría de las aseguradoras no permiten que los hospitales hagan cobros por la habitación el día que te dan de alta.

También debes estar pendiente de irregularidades en la facturación, que pueden ser signos de fraude. Estas pueden incluir usar un código más alto (incluir el código CPT de un procedimiento o un servicio más costoso del que se te realizó o prestó) y hacer un desglose (cobrar individualmente por servicios relacionados que suelen incluirse en un solo código; por ejemplo, una incisión y una sutura en una cirugía). Si sospechas que hubo fraude de facturación, contacta a la oficina antifraude de tu aseguradora.

Aprende más de las facturas médicas inesperadas

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.