Skip to content
 

Cindy Eggleton

Cofundadora y directora ejecutiva, Brilliant Detroit

“Escucha. Solo escucha. Es muy importante trabajar con otras personas y escuchar lo que creen que necesitan para tener éxito. Permítele a la comunidad que intentas ayudar construir su propio éxito”.

In English | Con demasiada frecuencia en nuestro país, el código postal de un niño predice el éxito que tendrá en el futuro. Aquí en Detroit, el 60% de los niños menores de 5 años viven en la pobreza y la mayoría de ellos no están preparados para el kindergarten. Por eso en el 2016 cofundé Brilliant Detroit (en inglés), una organización dedicada a asegurar que las familias con niños de hasta 8 años tengan lo necesario para estar listos para la escuela, ser sanos y gozar de estabilidad. Gracias a nuestras gestiones, Brilliant Detroit creció de un solo centro y 50 familias participantes el primer año hasta llegar a más de 7,000 niños y cuidadores en los ocho vecindarios de Detroit.

El problema que estoy intentando solucionar

En Detroit solo alrededor del 15% de todos los niños alcanzan el nivel de lectura de su grado para cuando están en tercer grado, cifra alarmante incluso antes de la pandemia de COVID-19. Brilliant Detroit establece y gestiona centros en viviendas situadas en vecindarios muy necesitados. Actualmente trabajamos con 92 entidades aliadas para impartir 47,000 horas de educación de la primera infancia, basada en evidencia y de gran calidad, así como proporcionar apoyo para la salud y la familia. ¿Cuál es nuestra meta? Lograr que estos niños estén listos para la escuela, con salud y estabilidad.

El momento que despertó mi pasión por este proyecto

En el 2015 le pregunté a una joven madre qué era lo que necesitaba para apoyar a su familia. Ella me explicó que, para conseguir cualquier tipo de servicio social o educativo, tenía que recorrer toda la ciudad de un programa a otro; algo que era imposible porque trabajaba a tiempo completo y no tenía acceso a un vehículo. Me miró y dijo simplemente: "No puedo hacerlo". Eso consolidó el comienzo de Brilliant Detroit. Supe que teníamos que crear programas que se acercaran a estas familias, en vez de esperar que ellas tuvieran que mover montañas para llegar a nosotros

Consejos para los que desean marcar la diferencia

Escucha. Solo escucha. Es muy importante trabajar con otras personas y escuchar lo que creen que necesitan para tener éxito. Permítele a la comunidad que intentas ayudar construir su propio éxito. No estás trabajando por ti, sino por el bien de otros. También es importante no perder de vista tu estrella guía o tu misión personal. A veces no siempre la vemos aun cuando está delante de nosotros. Soy implacable en mi misión de garantizar que los niños y sus familias consigan lo que necesitan y desean. Soy la primera generación de mi familia en haberse graduado de la escuela secundaria y crecí en la pobreza. Alcancé mis logros gracias al trabajo arduo, al poder de la educación y, sin duda, al apoyo de mi vecindario. Son esos mismos tipos de vecindarios que han hecho de Brilliant Detroit todo un éxito.

Lo que desearía que otras personas supieran 

Desearía que supieran cuán fundamentales son los años de la primera infancia. El 90% del cerebro está desarrollado para cuando tenemos 5 años. Eso nos indica realmente dónde debemos concentrar nuestra energía y cuándo deben comenzar los programas de aprendizaje intensivo. Cuando los niños están listos para kindergarten y alcanzan el nivel de lectura de su grado para cuando están en tercer grado, cuentan con las aptitudes académicas necesarias para construir los cimientos de su futuro. Sin embargo, son pocos los servicios sociales que están coordinados y conectados. Debemos centrarnos en la familia entera, tanto los niños como sus cuidadores, para tener un efecto en la preparación y el éxito escolar.

Por qué mi estrategia es única

Brilliant Detroit colabora con las familias, en vez de dictar las cosas desde una jerarquía superior hacia abajo. Lanzamos un centro en una comunidad únicamente después de haber sido invitados por los líderes y de haber realizado varias sesiones para escuchar a los vecinos. Cuando se funda el centro, formamos un equipo de asesoramiento en el vecindario para guiar nuestra programación. Nuestro enfoque radica en entablar vínculos profundos en los vecindarios y con los proveedores de servicios, para que nuestras familias tengan acceso a servicios críticos cerca de ellas. Todas nuestras familias viven a 20 minutos de distancia a pie de un centro de Brilliant Detroit, lo cual nos permite acercarnos a más familias que los programas a los que solo se puede acceder con transporte público. Trabajamos con la convicción de que las organizaciones imparten programas y prestan servicios mientras que las comunidades están para solidarizarse y conectarse mediante los vínculos del apoyo mutuo. Esa es una de las razones por las que nuestros niños pequeños comienzan a mostrar signos considerables de mejora académica en apenas 8 a 12 semanas, la cual se mantiene y profundiza con el tiempo para obtener resultados transformativos.

Cuando presento la historia de Brilliant Detroit, con frecuencia digo que vivo en un cuento de hadas. Este es mi legado: generar un cambio trascendental en la educación de la primera infancia y el bienestar de la familia como nunca he visto antes.