Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Wintley A. Phipps

Fundador, presidente y director ejecutivo de U.S. Dream Academy

"Por último, es bueno tener fe: no solo de que las cosas van a salir bien, sino también de que al final tu esfuerzo será una bendición para las personas y para la humanidad en general".

In English | Los niños cuyos padres están en la cárcel con frecuencia no tienen buen rendimiento escolar y, si abandonan la escuela, es diez veces más probable que terminen en prisión cuando son adultos. Para estos niños es que fundé U.S. Dream Academy (en inglés): un programa de mentoría y actividades extracurriculares. Mejoramos su rendimiento escolar, formamos su carácter y fomentamos sus sueños para que puedan romper el ciclo y llevar vidas felices y productivas.

El problema que estoy intentando solucionar

En cualquier momento dado, en Estados Unidos hay más de 2.7 millones de niños que tienen por lo menos uno de los padres en prisión. El cataclismo familiar y económico que se desencadena hace que los niños tengan dificultades con su conducta, su rendimiento escolar y sus emociones; de no abordarse a tiempo, esta situación puede crear problemas de por vida. Para evitar este desenlace es necesario tener un programa que responda a sus muchas necesidades, incluida una mayor densidad de adultos compasivos y afectuosos a su alrededor. En general, solo el 65% de los niños que vienen de circunstancias difíciles terminan la escuela secundaria; nuestros niños ostentan un 92% de graduación a tiempo. Estos no son simplemente números: representan vidas transformadas.

El momento que despertó mi pasión por este proyecto

Soy pastor y también un cantante exitoso de música religiosa. Para retribuirle a la sociedad, cuando tenía poco más de 40 años comencé a servir como ministro en la prisión. Fue ahí que conocí las estadísticas de encarcelamiento intergeneracional y me di cuenta de que tenía que hacer algo para no volver después a atender a los hijos adultos de las personas que ahora visitaba tras las rejas. Para inclinar más la balanza, en la prisión conocí a una mujer embarazada que resultó ser sobrina de mi esposa. Cuando estudiamos el árbol genealógico de mi esposa, nos dimos cuenta de que sus siete hermanos y muchos de sus hijos habían estado en la cárcel. Mi esposa escapó ese destino porque recibió la guía de una familia vecina. Sabía que tenía que ofrecer esta ayuda a otros niños.

Por qué mi estrategia es única

U.S. Dream Academy se fundó en 1998. Es uno de los programas de mentoría y actividades extracurriculares en escuelas más antiguo del país y se ocupa de los hijos de padres encarcelados y otros jóvenes vulnerables. En este momento prestamos servicios a 700 estudiantes, desde primaria hasta secundaria, en 15 escuelas de 8 ciudades del país. A diferencia de la mayoría de los programas extracurriculares, que se concentran solo en lo académico o la recreación, el nuestro brinda atención integral a los niños. Cuando llegan a nuestro programa —que se ofrece en su propia escuela— los ayudamos con la tarea y otras actividades académicas, les enseñamos rasgos positivos de la personalidad que son necesarios para llevar una vida exitosa y trabajamos para que construyan sus sueños, porque a menos que veas un médico o un piloto, no te puedes imaginar ese futuro para ti mismo. Por último, los mentores adultos de la comunidad se reúnen individualmente cada semana y con frecuencia se convierten en amigos para toda la vida.

Consejos para los que desean marcar la diferencia

En el mundo de las organizaciones sin fines de lucro todo lleva mucho tiempo, por eso necesitas una gran determinación para perseverar. También necesitas paciencia, que es uno de los rasgos de la personalidad que les enseñamos a los niños. Por último, es bueno tener fe: no solo de que las cosas van a salir bien, sino también de que al final tu esfuerzo será una bendición para las personas y para la humanidad en general. Siempre bromeo con que Dios tiene la costumbre de responder las plegarias a último momento. Por ejemplo, después de la recesión del 2008 nuestros fondos eran tan bajos que nos preocupamos por que tuviéramos que recortar parte de nuestros programas. Fue justo antes de que las cosas se pusieran tan difíciles que Oprah Winfrey, a quien le encanta mi música y quien apoya profundamente nuestro programa, me sorprendió con un enorme regalo.

Lo que espero para el futuro

Hemos sido bendecidos con la ayuda de mucha gente estupenda, incluso de senadores y presidentes. Junto a nuestra increíble plantilla de 45 empleados y los 350 voluntarios de la comunidad, esto nos ha permitido expandirnos a las 8 ciudades en las que trabajamos ahora. Pero hay muchos niños en otras partes del país a quienes no hemos llegado todavía. Mi sueño es que Dream Academy ayude a que los niños que tienen padres en la cárcel, en cualquier lugar que se encuentren, puedan soñar con su propio futuro brillante y cuenten con las herramientas para lograrlo.