Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Patrick Coggins

Cofundador y tecnólogo principal, AskMyBuddy.

In English | Tan pronto vi a Alexa, la asistente virtual de Amazon en el 2015, me di cuenta de que esta nueva tecnología activada por voz podría ayudar tanto a las personas mayores como a otras a solicitar con facilidad la ayuda de amistades, familiares o cuidadores. Lo único que deben hacer con AskMyBuddy es pedirle al dispositivo que se comunique con alguien, algo que muchos prefieren hacer en situaciones de emergencias menores en vez de llamar al 911. Actualmente servimos a más de 126,000 personas y enviamos miles de alertas del tipo "enviar ayuda" cada mes.

El problema que estoy intentando solucionar

Las personas que viven solas o que están enfermas se preocupan sobre un sinfín de cosas, desde no poder levantarse del sofá o salir de la bañera, hasta caerse o sufrir una emergencia médica grave. Mientras tanto, en el otro extremo de la ciudad o del mundo, sus hijos se sienten ansiosos por no estar con ellas. AskMyBuddy tranquiliza a todos, al permitir que el usuario sencillamente le pida a Alexa, Google Home o Microsoft Cortana que envíe ayuda. Estos dispositivos pueden oír instrucciones habladas aunque la persona esté en otra habitación. El servicio inmediatamente envía alertas por correo electrónico, mensajes de texto o teléfono a hasta cinco contactos en la red del usuario, configurados anteriormente, en cualesquiera de siete idiomas. Una usuaria mayor nos dijo que nuestro servicio ha calmado a su hijo lo suficiente como para que ya no insista en obligarla a mudarse de su hogar.

Algunas personas también usan el servicio para mantenerse en contacto periódicamente con alguien, para que sepan que están bien. (Para usar nuestro sistema, simplemente te registras e ingresas tus contactos en AskMyBuddy.net, entonces haces clic en el enlace para activarlo en la página de AskMyBuddy en Amazon o en la tienda de aplicaciones de Google).

Cómo mi vida ha dado forma a este proyecto

He trabajado en la industria de software por más de dos décadas. He sido programador para empresas y subcontratistas del Gobierno, y fundé una compañía de monitoreo por GPS para pequeñas empresas. Siempre estoy buscando nuevas maneras de mejorar la vida a través de la nueva tecnología. Luego de ver la tecnología activada por voz de Alexa, me di cuenta de que era el vehículo perfecto para solicitar ayuda. Esta necesidad es algo que mi esposa Sheryl y yo conocíamos muy bien, dado que su mamá padeció una vez una compresión de un nervio y se caía a menudo, y mi padre sufre de enfermedades cardíacas graves. Mientras desarrollaba este servicio, pensábamos que con tan solo nuestros padres usarlo, ya lo consideraríamos  un éxito. Extraordinariamente, mientras creaba el programa, sufrí mi propia emergencia. Me levanté a usar el baño una noche cuando no me sentía bien, e inmediatamente me desmayé. Tuve un minuto para llamar a Sheryl antes de perder el conocimiento. Si ella no hubiera estado ahí para oírme y llamar a la ambulancia por lo que resultó ser una hemorragia interna, podría haber perdido mi vida. Eso me animó aún más a terminar AskMyBuddy y hacerlo disponible.

Consejos para los que desean marcar la diferencia

No puedes dejar que las preocupaciones te impidan crear el producto que imaginas. Tan pronto como tuve esta idea, me di cuenta de que podríamos enfrentarnos a problemas de responsabilidad: ¿qué pasaría si alguien envía una alerta y por alguna razón nuestro servicio no la transmite? Pero yo sabía que sería muy útil, y por eso seguí adelante. Por supuesto, les decimos a nuestros usuarios que si tienen una emergencia grave, deberían llamar al 911, y les decimos a sus contactos que si no pueden comunicarse con el usuario después de recibir una alerta, ellos también deberían llamar al 911.

Usos más allá de nuestras expectativas

Ha sido algo muy gratificante escuchar de los usuarios que nuestro servicio ha ayudado, entre ellos una señora discapacitada que vive sola y llamó a su hija cuando se lastimó el pie con un vidrio roto, un parapléjico que llama a sus asistentes en los momentos críticos cuando su respirador deja de funcionar, y alguien que padece de esclerosis múltiple y llama a sus hijos a través de Alexa cuando los necesita. Tenemos más de 600 reseñas en Amazon, con casi cinco estrellas.

También nos ha sorprendido que los padres jóvenes estén usando nuestro servicio para que las niñeras de sus hijos puedan comunicarse con ellos fácilmente, y los estudiantes universitarios que viven en dormitorios lo están usando para mantenerse en contacto con sus padres. Hasta ayudamos a una comunidad grande de jubilados en Florida a vincular el servicio a la oficina de seguridad, para que los residentes puedan solicitar la ayuda del personal del sitio.

No se trata de dinero

Cuando lanzamos el producto en el 2015, creamos un modelo en el cual los usuarios pagaban según su presupuesto, pero a los usuarios no les gustó ese modelo. Yo considero que este es un servicio público en vez de un negocio (mi esposa y yo tenemos otros trabajos con los que pagamos las cuentas), y por eso decidí ofrecerlo gratis. Solo les pedimos a los usuarios que más usan el servicio y que envían 400 mensajes al mes (ellos pueden nombrar a 10 contactos en vez de a cinco), que paguen $60 al año. Este servicio es comparable con los sistemas de alertas "me he caído" en los que se presiona un botón para solicitar ayuda, que cuestan $40 o más al mes. Debido a que estamos enviando mensajes de texto y haciendo llamadas telefónicas en masa, algunas veces al extranjero, esto nos cuesta dinero. El año pasado mi esposa y yo gastamos unos $10,000; a medida que nuestro servicio crezca, los costos también aumentarán. Esperamos obtener subvenciones o patrocinadores, o crear asociaciones como filiales de empresas de seguridad doméstica, para poder seguir ofreciendo este servicio valioso independientemente de cuánto crezca.