Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

   

El camino hacia AARP comienza con los maestros

Andrus fortalece el espíritu de los maestros y declara que el envejecimiento es 'un reto real y emocionante'.

Dr. Ethel Percy Andrus dando un discurso

AARP

In English | En 1947 Ethel Percy Andrus era una maestra jubilada en sus 60 años: una edad cuando los trabajadores frecuentemente se enfrentaban a la jubilación obligatoria. Andrus, que en su trabajo para la Asociación de Maestros Jubilados de California (CRTA) se centraba en asuntos relacionados con el bienestar, sabía que muchos maestros se sentían inquietos por esta transición forzada. "Los maestros jubilados estaban desconsolados", escribió ella, "frecuentemente carecían de propósito, confianza en sí mismos y fe".

Mientras la CRTA se ocupaba de ayudar a los maestros jubilados por todo el estado, Andrus comenzaba a imaginar cuánto más una organización a nivel nacional pudiera lograr para el bienestar de los maestros. Sería una gigantesca tarea unir organizaciones estatales independientes por todo el país: Andrus tendría que ejercer sus dotes formidables de liderazgo y persuasión para convencerlas de que deberían unirse y trabajar cooperativamente en un programa nacional. Su perseverancia dio frutos, y el 13 de octubre de 1947, la Asociación Nacional de Maestros Jubilados (NRTA) se fundó en Berkeley, California; su primera meta era "mejorar las condiciones profesionales, sociales y económicas de los maestros jubilados". Las cuotas de membresía eran solo $1.

"Una cosa es reconocer que las personas mayores representan el recurso humano más grande de la nación, y otra cosa es hacer algo al respecto."

— Dra. Ethel Percy Andrus

Andrus, elegida como presidenta, y su amiga y colega educadora Ruth Lana dirigían la NRTA desde la casa que compartían en Glendale, California, con la madre de Andrus y la hija de Lana. En esos primeros días, su oficina principal era una pequeña habitación al lado de la cocina.

Triunfos legislativos

El número de socios y triunfos legislativos creció, entre ellos una campaña que logró eximir los ingresos jubilatorios de los impuestos federales. En 1953 Andrus testificó ante el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes que los ingresos anuales sobre la renta dejaban a algunos maestros jubilados sin suficiente dinero para los gastos básicos, y "algunos están observando, consternados y desesperados, el acortamiento de la distancia que separa la dignidad de poder autorespetar y mantenerse y el golpe de una indigencia reconocida". El Congreso aprobó un proyecto de ley apoyado por la NRTA que protegía hasta $1,200 de ingresos jubilatorios de los impuestos federales sobre la renta para los jubilados no cubiertos por el Seguro Social.

La vida comunal

A medida que la NRTA dejaba su huella, Andrus también se dedicó a otro proyecto que la apasionaba: el establecimiento de un hogar nacional para jubilados. Andrus, con la ayuda de fondos filantrópicos, pudo comprar una propiedad en el bello pueblo de Ojai, en un entorno bucólico a unas 80 millas hacia el noroeste de Los Ángeles. Conocida como Grey Gables, abrió sus puertas en 1954 como el primer hogar nacional para maestros jubilados. Sería un modelo nuevo y pionero; Andrus escribió: "no es ni una casa de reposo ni un asilo. Es un hogar vital y encantador para la creación de nuevos días, nuevos futuros y la expansión de antiguos entusiasmos".

Andrus; Ruth Lana; Maud, la hermana de Andrus, y el hijo y las nietas de Maud con el tiempo todos vivirían en Grey Gables.

El seguro médico

Otro desafío al cual se enfrentó Andrus a principios de los años 1950: averiguar cómo hacer la cobertura médica asequible disponible a las personas de 65 años o más. Cada una de las 42 compañías con las que Andrus consultó para establecer cobertura para los socios de la NRTA la rechazó; ¿por qué desearían asegurar a un grupo de tan alto riesgo a bajos precios? Su búsqueda tenaz por fin tuvo éxito, cuando encontró a Leonard Davis, un agente de seguros de Continental Casualty Co. dispuesto a arriesgarse con el plan.

Davis aceptó establecer un programa piloto para los socios de Nueva York, con un plan que les costaría solo $5 al mes. Tuvo éxito, lo suficiente como para que Andrus tuviera esperanzas de que se les pudiera ofrecer un plan similar a socios por todo el país.

Ella, Davis y su equipo se dedicaron a este nuevo esfuerzo, sin olvidar ningún detalle, negociando y volviendo a negociar. Por fin se convirtió en realidad, cuando el plan de la NRTA entró en vigor el 1.˚ de julio de 1956: el primer plan de seguro médico a nivel nacional para un grupo grande de personas jubiladas. En el primer año del plan, 5,000 socios de la NRTA compraron pólizas.

No es de extrañar que los jubilados que no eran socios de la NRTA comenzaran a preguntarle a Andrus por qué ellos no podían comprarlas también. Tras recibir cientos de cartas de no educadores que buscaban cobertura médica asequible, ella le dijo a Davis que estaba considerando cómo podía establecer una organización en California para todas las personas jubiladas, no solo los maestros jubilados. Davis recuerda haberle preguntado: "¿Por qué no piensas en hacerlo a nivel nacional?".”

Nace AARP

Había muchos escépticos que opinaban que los jubilados del país nunca formarían un grupo nacional unido. Pero Andrus y sus colegas funcionarios de la NRTA siguieron adelante con el plan: crear una organización abierta a todos los adultos en EE.UU. mayores de 55 años. Se constituyó el 1.˚ de julio de 1958, como la American Association of Retired Persons (AARP, Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas), con una cuota de membresía de $2 al año. (En 1982, las dos asociaciones se unieron a nivel nacional, y la NRTA se convirtió en una división de AARP). 

Ese otoño AARP publicó el primer ejemplar de su revista, Modern Maturity —que luego cambió de nombre a AARP The Magazine— donde Andrus declaró la sincera creencia que impulsaba su trabajo en apoyo de los adultos mayores: "El envejecimiento no es solo un problema; representa un reto real y emocionante".

—Adaptado de Ethel Percy Andrus: Una visionaria que transformó el país.