Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

La calabaza moscada alegra tu mesa en invierno

Prueba esta versátil calabaza dulce como acompañante o plato principal.

Plato sobre la mesa con Butternut Squash

Kat Teutsch; Food Stylist: Heather Meldrom; Prop Stylist: Michelle Wong

La calabaza moscada, rica en fibra y en vitaminas A y C, es un delicioso acompañamiento o plato principal en esta época del año.

In English | Justo cuando todos estamos de duelo por la escasez de vegetales frescos en la mitad del invierno, aparece la calabaza moscada para transformar nuestras ensaladas y acompañamientos, y para darnos un estímulo nutritivo tan necesitado.

Tan solo una taza de esta potente calabaza que rebosa de antioxidantes, proporciona 457% de lo que necesitas a diario de vitamina A y la mitad del valor diario de vitamina C. "Estos antioxidantes ayudan a proteger el sistema inmunológico, lo que ayuda al cuerpo a combatir las enfermedades", dice Stacey Antine, nutricionista y autora de Appetite for Life (Apetito para la vida). La calabaza moscada es también rica en fibra; una sola taza tiene más fibra que una rodaja de pan integral.

Art Smith, que fue el chef de Oprah Winfrey por más de una década, perdió más de 100 libras hace unos años consumiendo alimentos integrales no procesados, que incluían la calabaza moscada. "Tiene un gran sabor y textura", dice, y se puede volver puré fácilmente para sopas, asarse sola o cocinarse a la parrilla. Antine recomienda congelar cubos frescos que puedes descongelar después para mantener tu sistema inmunológico en forma todo el año.

Receta de Art Smith de calabaza moscada con páprika ahumada y arroz prohibido

Rinde 6 porciones

  • 3 cucharadas de aceite de oliva extravirgen, dividido
  • 2 dientes de ajo, pelados y picados
  • 1 cebolla pequeña, picada
  • 1 taza de arroz negro (también llamado arroz prohibido)
  • Sal y pimienta
  • 1 calabaza moscada pequeña, pelada, sin semilla y en cubos
  • 1 cucharadita de páprika ahumada
  • 2 cucharadas de sirope de arce ("maple")
  • 4 hojas de salvia, picadas
  • 1/2 taza de nueces del nogal en mitades, tostadas y picadas

1. Calienta el horno a 400° F.

2. En una sartén honda, calienta una cucharada del aceite de oliva. Cuando el aceite brille, agrega el ajo y la cebolla, y cocina por 2 a 3 minutos o hasta que la cebolla esté blanda. Vierte el arroz y 2 tazas de agua, agrega sal y pimienta al gusto, y deja hervir. Reduce la temperatura a bajo y deja hervir hasta que el agua se absorba y el arroz esté suave pero firme al morderlo, unos 40 minutos.

3. Mientras el arroz se cocina, revuelve la calabaza con las 2 cucharadas restantes de aceite, la páprika, el sirope de arce y sal al gusto. Vierte en una bandeja de hornear y hornea por 15 a 20 minutos. La calabaza debe tener una consistencia suave al hincarla con un tenedor cuando esté lista.  Retira del horno.

4. Cuando el arroz esté cocinado, trasládalo a una fuente de servir. Incorpora la calabaza y las hojas de salvia. Decora con las nueces y sirve de inmediato.

Nutrientes por porción: 309 calorías, 5 g de proteína, 45 g de carbohidratos, 3 g de fibra, 13 g de grasa (2 g de grasa saturada), 0 mg de colesterol, 786 mg de sodio

Vegetales asados con ajonjolí y soya

Receta de calabacín - Calabacín asado

Foto: Kat Teutsch; Food Stylist: Heather Meldrom; Prop Stylist: Michelle Wong

Agrega valor nutritivo a un acompañamiento con una mezcla de batata y calabaza moscada.

Rinde 6 porciones

  • 1 cucharada de semillas de ajonjolí
  • 1 cucharada de aceite de ajonjolí tostado
  • 1 cucharada de ajo
  • 1/4 taza de salsa soya o tamari
  • 1/4 taza de aceite de oliva extravirgen
  • 1 taza de calabaza moscada, pelada, cortada en cubos de 1 pulgada
  • 1 batata pelada, cortada en cuñas de 1 pulgada
  • 1 taza de zanahorias peladas, cortadas en trozos de 1 pulgada
  • 1 cebolla morada mediana, cortada en semicírculos de 1/2 pulgada
  • 1 nabo o chirivía, pelado, cortado en cubos de 1 pulgada
  • Pimienta machacada fresca

1. Precalentar el horno a 400º F.

2. En un tazón grande, mezcla las semillas de ajonjolí y el aceite, el ajo, la salsa soya o tamari y el aceite de oliva. Agrega los ingredientes restantes y revuelve hasta cubrirlos.

3. Rocía una bandeja de hornear con aerosol antiadherente. Vierte los vegetales en la bandeja, condimenta con pimienta y ásalos durante 20 minutos. Revuelve los vegetales con una espátula o cuchara de madera y ásalos por 10 a 15 minutos o hasta que doren.

Nutrientes por porción: 212 calorías, 4 g de proteína, 24 g de carbohidratos, 8 g de fibra, 13 g de grasa (2 g de grasa saturada), 0 mg de colesterol, 695 mg de sodio.

Pizza de calabaza moscada a la parrilla con fontina y romero

Receta de calabacín - Pizza de calabacín

Fotos: Kat Teutsch; Food Stylist: Heather Meldrom; Prop Stylist: Michelle Wong

Descansa del peperoni y prueba la calabaza moscada en una pizza hecha en casa.

Rinde 24 tajadas

  • 1 receta de masa para pizza (ver abajo)
  • 1 calabaza moscada pequeña
  • Aceite de olivas extravirgen, para engrasar
  • 1/2 libra de queso fontina, rallado
  • 2 cucharadas de hojas de romero, picadas gruesas
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • Sal
  • Chiles secos recién molidos (u hojuelas de pimiento rojo)

1. Prepara la masa para pizza.

2. Precalienta el horno a 350° F.

3. Corta la calabaza por la mitad a lo largo, saca las semillas con una cuchara y cubre con el aceite de oliva usando una brocha. Coloca el lado del corte sobre una bandeja de hornear forrada con papel para hornear y hornea por 1 hora aproximadamente, hasta que esté blanda. Cuando se enfríe, pela la cáscara de la calabaza y corta en rodajas a lo largo de 1/2 pulgada.

4. Sube la temperatura del horno a 425° F. Coloca la masa para 1 pizza sobre una bandeja de hornear enharinada; cubre con el aceite de oliva usando una brocha. Hornea hasta que esté dorada. Repite con la otra masa.

5. Cubre la primera pizza con el aceite de oliva usando una brocha, luego rocía la mitad del queso fontina, la mitad de la calabaza y la mitad del romero y del parmesano. Continúa con la segunda pizza.

6. Rocía las pizzas con el aceite de olivas; llévalas al horno nuevamente. Hornea hasta que el queso haga burbujas. Condimenta con sal y con los chiles secos o las hojuelas de pimiento rojo al gusto.  Corta en rodajas y sirve.

Nutrientes por rodaja:  148 calorías, 5 g de proteína, 18 g de carbohidratos, 2 g de fibra, 6 g de grasa (3 g de grasa saturada), 12 mg de colesterol, 398 mg de sodio.

Masa para pizza

Rinde 2 libras

  • 1 1/2 taza de agua tibia (105 a 110° F)
  • Un sobre de 1/4 de onza de levadura activa seca
  • 1 pizca de azúcar
  • 3 1/2 tazas de harina para todo uso
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharada más 2 cucharaditas de aceite de oliva extravirgen

1. Combina el agua tibia, la levadura y el azúcar en un tazón pequeño y revuelve hasta que la levadura se disuelva.

2. Combina 3 tazas de harina y 2 cucharaditas de sal en una superficie de trabajo. Haz un hueco en el centro; agrega la mezcla de levadura y 1 cucharada de aceite. Amasa hasta que esté firme y elástica, de 10 a 15 minutos.

3. Engrasa un tazón grande con 1 cucharadita de aceite. Moldea la masa en una bola, colócala en el tazón, y voltéala para cubrirla totalmente con el aceite. Cubre con envoltura plástica y colócala en un lugar cálido hasta que la masa se haya duplicado en tamaño, de 2 a 2 1/2 horas.

4. Golpea la masa, divídela por la mitad y forma 2 bolas. Engrasa otro tazón con la cucharadita de aceite restante. Coloca 1 bola de masa en cada tazón y estira la masa para cubrirla con aceite. Tapa y deja que la masa crezca por 1 hora.

5. Sobre una superficie ligeramente enharinada, presiona cada bola a un diámetro aproximado de 9 x 12 pulgadas y un grosor de 1/2 pulgada.

Tarta de calabaza y gorgonzola

Receta de calabacín - Torta de calabacín

Kat Teutsch; Food Stylist: Heather Meldrom; Prop Stylist: Michelle Wong

La calabaza moscada es un vegetal versátil que se puede usar con recetas de aperitivo, almuerzo y cena.

Rinde 8 porciones

  • 1 1/2 tazas de harina para todo propósito
  • 8 cucharadas de mantequilla fría, en cubos
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de agua fría
  • 1 libra de calabaza moscada, pelada, sin semillas
  • Aceite extravirgen, según sea necesario
  • 14 onzas de espinacas tiernas
  • 2 huevos grandes
  • 1 yema de huevo grande
  • 1 1/4 tazas de crema espesa (heavy cream)
  • 2 cucharadas de parmesano
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • Sal y pimienta
  • 4 onzas de queso gorgonzola, desboronado

1. En un procesador de alimentos, combina la harina, la mantequilla y la sal hasta que la mezcla parezca migas gruesas de pan.  Agrega el agua y mezcla por pulsos hasta que se forme la masa. Lleva a la forma de un disco, envuelve en envoltura plástica y refrigera por 30 minutos. Forma una bola, luego presiónala dentro de una fuente para tarta de 9 pulgadas, que tenga un fondo removible. Enfría por 30 minutos más.

2. Precalienta el horno a 400° F. Pellizca la base de la masa de pastelería, forra con el papel para hornear y hornea por 15 minutos. 3. Corta la calabaza en rodajas gruesas y vierte en una bandeja de hornear. Cubre con 1 cucharada de aceite de olivas usando una brocha. Hornea por 30 minutos o hasta que esté suave. Mientras tanto, cocina las espinacas en 2 cucharadas del aceite o hasta que marchiten. Cuela y deja enfriar.

4. Bate juntos los huevos, la yema, la crema, el parmesano y la nuez moscada. Agrega sal y pimienta al gusto.

5. Distribuye la espinaca en el fondo de pastel; cubre con la calabaza, el gorgonzola y la mezcla de huevos. Hornea por 30 minutos. Servir caliente.

Nutrientes por porción: 409 calorías, 11 g de proteína, 29 g de carbohidratos, 4 g de fibra, 28 g de grasa, 131 mg de colesterol, 517 mg de sodio.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO