Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Una visita al Museo Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos

Guía de las actividades interactivas y otras atracciones que puedes disfrutar en Colorado Springs.

Museo Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos

EQRoy / Alamy Stock Photo

In English

Lo último por la COVID-19

El museo (en inglés) ha tomado extensas medidas para proporcionar un ambiente seguro y sin contacto para los visitantes, tales como entradas con horario específico y límites en el número de visitantes, minuto a minuto, en cada galería. El museo, el café y la tienda no aceptan dinero en efectivo y están habilitados para el pago con tarjeta de crédito sin contacto (solo Visa). El uso de mascarillas es opcional para el público que se ha vacunado completamente contra la COVID-19. Visita el sitio web para informarte sobre los últimos protocolos.

En la mayoría de los museos le llamarían la atención a un visitante si este se pone a correr, pero eso no sucede en el Museo Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos, ubicado en el centro de Colorado Springs, Colorado. Allí, no solo te animan a correr, sino también a correr a toda velocidad en una pista de 25 metros, mientras uno intenta alcanzar a una versión de tamaño real del atleta olímpico Jesse Owens en 1936, que corre virtualmente en una pantalla junto al visitante. Para probarlo, me agacho detrás de la línea de salida y me lanzo disparado al escuchar el pistoletazo de largada. Para cuando he dado mis primeros pasos, mi oponente ya está casi en la línea de llegada. En el auténtico espíritu de los Juegos Olímpicos, no me rindo, aunque he quedado muy rezagado.

Esta instalación de 60,000 pies cuadrados que se inauguró el pasado mes de julio es mucho más que una colección de recuerdos deportivos: te guía por un recorrido que sigue a atletas de talla mundial, desde el entrenamiento hasta la competición y, finalmente, el podio. El museo, que es la adición perfecta a la "ciudad olímpica" de Colorado Springs —sede del Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense y del Centro de Entrenamiento Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos— se promociona a sí mismo como uno de los museos más interactivos y accesibles del mundo. La experiencia no decepciona.

Canaliza tu atleta interior en una pista de eslalon virtual, equipado con bastones de esquí y sorteando las curvas en una pantalla que tienes delante, o prueba tu suerte con el tiro con arco y dispara flechas a una diana LED. Tus puntuaciones, junto con fotos, videos y otros momentos destacados de tu visita, se recopilarán en un almacén digital al que puedes acceder escaneando con tu teléfono inteligente el chip de RFID (identificación por radiofrecuencia) que figura en tu tarjeta de visitante (en inglés).

El museo utiliza esta tarjeta, que sirve también como recuerdo, para personalizar cada visita. Al llegar, debes indicar si tienes necesidades especiales debido a alguna discapacidad y cuáles son tus deportes favoritos. Entonces, la tecnología RFID permite ajustar la experiencia a esas preferencias cuando te acercas a una exhibición y puede, por ejemplo, proporcionar una interpretación de audio más detallada si tienes una discapacidad visual. En mi caso, recibí más información sobre gimnasia y fútbol, mis dos deportes olímpicos favoritos.

Descripción general

El museo, una atractiva estructura cubierta en su exterior con unos 9,000 paneles relucientes con forma de rombo, no solo celebra a los ganadores. También experimentarás las decepciones que los atletas olímpicos han sufrido a lo largo de los años, y podrás ver exhibiciones que celebran el espíritu de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Doce galerías de exposición —una de ellas cambiante y las demás permanentes— siguen un arco narrativo que empieza con la historia de los Juegos y continúa después con el entrenamiento y la preparación de los atletas, experiencias competitivas interactivas y ceremonias de entrega de premios.

Verás más de 260 artefactos repartidos por todo el museo, entre ellos la inconfundible banda elástica blanca de la gimnasta Shannon Miller, una de las zapatillas doradas con clavos del velocista Michael Johnson, la pierna prostética y una zapatilla para correr del atleta paralímpico John Register y los esquís de madera Kastle que utilizó Billy Kidd en 1964 cuando se convirtió en el primer estadounidense en ganar una medalla en esquí alpino.

La tecnología de vanguardia realza los artefactos y los recuerdos, y ofrece a los visitantes la oportunidad de ver videos y escuchar grabaciones de audio en cada galería.

Personas observan una exhibición en un museo

CORTESÍA DEL MUSEO OLÍMPICO Y PARALÍMPICO DE EE.UU.

La experiencia

Es fácil atravesar el atrio con prisa, pero tómate el tiempo y detente junto a los quioscos grandes para leer las biografías de los 154 miembros del Salón de la Fama de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Estados Unidos, entre ellos el boxeador Muhammad Ali y la esquiadora paralímpica Candace Cable.

Desde el atrio, toma el ascensor hasta el último piso para empezar tu descenso por los tres niveles de salas de exhibiciones. Las amplias rampas de pendiente suave crean un camino continuo que ofrece una experiencia excepcionalmente accesible para las personas en sillas de ruedas.

La primera sala de exposición que se atraviesa hace una crónica de los Juegos Olímpicos originales en Olimpia, en la Antigua Grecia, y se complementa con una colección de antorchas olímpicas de formas y tamaños distintos de los Juegos modernos. También incluye una exposición interactiva que detalla cada relevo de la antorcha. Es imposible verlas todas, pero no te pierdas la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano en Barcelona en 1992, donde el arquero paralímpico español Antonio Rebollo Liñan prendió el pebetero olímpico con una flecha en llamas.

La experiencia multimedia de 360 grados en la galería Parade of Nations seguramente te pondrá la piel de gallina, ya que simula la entrada a un estadio y el clamor de la multitud durante la ceremonia de apertura. Conversaciones con 70 atletas olímpicos y paralímpicos, entre ellos la patinadora artística Peggy Fleming y el portero de hockey sobre hielo Jim Craig, ayudaron a crear la programación de esta experiencia realista.

Continúa luego a la galería World Watches. Aquí, la exhibición interactiva "Ask an Athlete" (pregúntale a un atleta) te permitirá conocer mejor a las estrellas del equipo olímpico de Estados Unidos. Los atletas respondieron preguntas durante horas en encuestas grabadas para que los visitantes al museo pudieran participar en sesiones virtuales de preguntas y respuestas. Entre otras cosas, descubrí que la canción favorita de la esquiadora de fondo Kikkan Randall es "Ice Ice Baby" de Vanilla Ice, y que el basquetbolista paralímpico Matt Scott siente debilidad por la pizza de pepperoni.

Exposición especial: en la exposición cambiante que se presenta actualmente en la primera planta del museo (no se ha fijado una fecha de finalización) se presentan 90 obras de LeRoy Neiman, que fue el pintor oficial de los Juegos Olímpicos entre 1972 y el 2010. Después de admirar sus retratos de colores brillantes del decatleta Bruce Jenner y la estrella de atletismo Jackie Joyner-Kersee, me detuve delante de un quiosco, seleccioné mi deporte preferido (esquí alpino), y un programa de computadora creó una imagen de mí al estilo de Neiman, representado como si fuera un esquiador olímpico en acción.

Una pared en la que se exhiben más de 150 medallas olímpicas otorgadas a atletas a lo largo de los años te lleva hasta la salida, pero antes de irte, asegúrate de ver la película de 10 minutos producida por NBC titulada To Take Part. Docenas de atletas, como la estrella del atletismo Allyson Felix y el grande de la natación Michael Phelps, hablan sobre su pasión por competir. La película, que es la conclusión perfecta de la visita, captura los momentos más conmovedores, tanto felices como dolorosos, de los Juegos, entre ellos la despedida llorosa a los Juegos Olímpicos de la esquiadora Lindsey Vonn en el 2018.

Consejo de los directores: no te pierdas el marcador Miracle on Ice con el resultado final de 4-3 del partido en el que el equipo de hockey sobre hielo masculino estadounidense derrotó inesperadamente al dominante equipo de la Unión Soviética en los Juegos Olímpicos de 1980, en Lake Placid, Nueva York. La victoria le dio al equipo la oportunidad de participar en la final, donde derrotaron a Finlandia y ganaron la medalla de oro. El marcador está escondido en la sala de eventos Chapman, entre las galerías de los Juegos de Invierno y de Verano.

Gente ve antorchas en el Museo Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos

CORTESÍA DEL MUSEO OLÍMPICO Y PARALÍMPICO DE ESTADOS UNIDOS

Planea tu visita

Ubicación: 200 South Sierra Madre Street, Colorado Springs, Colorado

Cómo llegar: el museo está ubicado en el centro de Colorado Springs. El aeropuerto de la ciudad, a 15 minutos en auto, ofrece vuelos directos desde ocho ciudades importantes de Estados Unidos, incluidas Houston, Los Ángeles y Phoenix. Un mayor número de vuelos llegan al aeropuerto de Denver, a una distancia de 88 millas al norte. Hay un estacionamiento privado al otro lado de la calle que cuesta $15 al día, o puedes estacionar tu auto en South Sierra Madre Street y pagar un parquímetro.

Horario: domingos y lunes, de 10 a.m. a 5 p.m.; jueves y viernes, de 12 p.m. a 7 p.m.; sábados, de 9 a.m. a 6 p.m. (entrada general). Los martes y los miércoles se permiten visitas de grupos con cita previa. Cerrado el Día de Acción de Gracias y Navidad.

Entrada: $24.95 para adultos; $19.95 para adultos de 65 años o más.

Comida y bebida: la cafetería Flame Café del museo sirve pizzas, ensaladas, sándwiches y batidos. También ofrece algunas de las mejores vistas de la cercana montaña Pikes Peak.

Mejor momento para visitar: el museo está más concurrido los fines de semana y por las mañanas, así que para evitar las multitudes planea tu visita para el mediodía en un día de semana.

Mejor temporada para visitar: verano y otoño, para aprovechar todas las increíbles oportunidades al aire libre en las cercanías.

Accesibilidad: la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) brinda a los visitantes al museo una experiencia que se puede adaptar según su nivel de movilidad. Las exhibiciones cuentan con características de diseño universales e inclusivas, que incluyen medios accesibles, descripciones de audio, interacción táctil, subtítulos y lenguaje de señas estadounidense. Las amplias rampas, con espacio suficiente para dos sillas de ruedas una al lado de la otra, facilitan el acceso en silla de ruedas a todo el museo. Hay disponibles sillas de ruedas, escúteres y andadores sin cargo (por orden de llegada).

Actividades locales

Para continuar con tu visita de las competiciones deportivas, no te pierdas otro museo local que resalta a dos tipos de atletas muy distintos.

El ProRodeo Hall of Fame and Museum of the American Cowboy, dedicado al rodeo profesional y al vaquero americano: dirígete a la zona oeste de Colorado Springs, muy cerca de la ruta interestatal 25, para visitar el único museo del mundo exclusivamente dedicado al deporte del rodeo (en inglés). La instalación incluye colecciones permanentes que exploran las raíces y evolución del deporte durante más de 100 años, así como exhibiciones rotativas sobre temas como el arte de los carteles del rodeo. Su mayor atracción es la sala de campeones Hall of Champions, donde se honra a miembros que van desde payasos de rodeo hasta famosos broncos indomables.

Experiencias atléticas locales

Libera al atleta olímpico que llevas dentro y entrénate como un atleta en estas caminatas de la zona.

Garden of the Gods: veintiuna millas de senderos recorren este "jardín de los dioses", un Monumento Natural Nacional en el lado oeste de Colorado Springs. La caminata más accesible: el Perkins Central Garden Trail (en inglés), en el corazón del parque. El sendero pavimentado de 1.5 millas de ida y vuelta, con una inclinación de solo 30 pies, hace un circuito alrededor de las formaciones rocosas más conocidas del parque.

Manitou Incline: los atletas olímpicos y los aficionados al senderismo ponen a prueba su resistencia en este extenuante ascenso de 2,768 escalones en el pequeño pueblo de Manitou Springs, a 20 minutos por carretera en dirección oeste desde el centro de Colorado Springs. El agotador ascenso (en inglés) alcanza una elevación de casi 2,000 pies en menos de una milla. Se requiere hacer una reservación gratuita en línea para ascender la pendiente.

Pikes Peak: es importante que te entrenes antes de emprender el ascenso de 14,115 pies hasta la cumbre de este famoso pico que se encuentra directamente al oeste de Colorado Springs (en inglés). Hay dos caminos que conducen a los senderistas ambiciosos hasta la cima: el sendero Barr Trail, de 26 millas de ida y vuelta, es la ruta más desafiante y tiene un aumento vertical de 7,400 pies; el sendero Crags Trail, de 13.6 millas de ida y vuelta, tiene un aumento en elevación menor, pero también ofrece vistas impresionantes. ¿Quieres subir a la cima, pero no quieres caminar? Haz el recorrido en auto por una sinuosa carretera de 19 millas o toma el tren de cremallera estacional. Este verano se inaugurará un nuevo centro para visitantes con áreas de descanso y senderos totalmente accesibles para personas de todas las edades y capacidades.

Alojamiento

Date el gusto: el Garden of the Gods Resort and Club tiene una ubicación inmejorable, a cinco minutos de la entrada del parque Garden of the Gods. Las 116 habitaciones, suites, cabañas y casitas del hotel ofrecen vistas de las espectaculares formaciones de roca roja del parque, con Pikes Peak de telón de fondo. El personal puede organizar excursiones a pie o en bicicleta eléctrica, seguidas de masajes y sesiones en salas de vapor con hierbas en el spa del complejo turístico. El precio de las habitaciones comienza en $299.

Ahorra: Kinship Landing, un nuevo hotel en el centro de la ciudad, está orientado a viajeros y personas locales amantes de la aventura, con casilleros para almacenar equipo en la planta baja, talleres de puesta a punto de bicicletas y una "zona de descubrimiento" en la primera planta, donde el personal te ayuda a organizar actividades guiadas, como esquí de travesía o ciclismo de montaña. Tiene 41 habitaciones con opciones para todos los presupuestos, que incluyen una terraza para acampar donde puedes armar tu propia tienda de campaña, con una chimenea y una bañera para relajarte. Los precios varían desde $19 por persona para acampar con tu propio equipo, hasta $230 por una suite con cama tamaño king con vista a las montañas.

Restaurantes

Estos dos restaurantes en el centro de Colorado Springs no defraudan.

Date el gusto: para disfrutar de impresionantes vistas, cena en The Peppertree, un restaurante que es toda una institución en Colorado Springs, con una ubicación envidiable en la cima de una colina. Prueba la especialidad de la casa, el bistec a la pimienta, un filete miñón flambeado con brandy francés junto a tu mesa. Pídele a tu camarero que sugiera un vino de acompañamiento de la impresionante selección de vinos de su bodega.

Ahorra: el menú internacional de Streetcar520, ubicado en un antiguo almacén de tranvías, ofrece platos tan eclécticos como panecillos bao, pollo frito al estilo sureño y falafel con aderezo de sriracha. También impresionan sus cócteles originales. A los lugareños les encanta la hora de cócteles, con un descuento del 50% en aperitivos y pintas de cerveza por $4.

Jen Murphy escribe las columnas "What's Your Workout" y "Anatomy of a Workout" para el Wall Street Journal y es la autora de The Yoga Man(ual).

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.