Skip to content
 

Cómo reaccionar a preguntas inesperadas en una entrevista de trabajo

Estos consejos pueden ayudarte a responder preguntas que llegan de sorpresa.

Mujer presentando una entrevista de trabajo ante otra mujer

GETTY IMAGES

In English | Pasaste días o incluso semanas preparándote para la gran entrevista. Pensaste en las preguntas que te podrían hacer y practicaste respuestas evaluadas detenidamente. Luego... te sucede: alguien te hace una pregunta que nunca anticipaste. ¿Y ahora qué haces?

Los tiempos de esas preguntas verdaderamente excéntricas como “si pudieras ser un superhéroe, ¿cuál serías?” ya casi terminaron, dice la orientadora profesional Michelle Olivier. “La gente ya se dio cuenta de que son absurdas”. Pero, aun así, podría haber preguntas que no anticipaste. Y hay algunas formas en que puedes manejarlas para que no te descarriles, dice.

Practica estar en el momento

Evitar preguntas inesperadas empieza con algo de práctica antes de la entrevista, dice la orientadora de negocios Victoria Hepburn, autora de Pressure Makes Diamonds: Simple Habits for Busy Professionals to Break the Burnout Cycle. Mientras te preparas, investiga y piensa sobre las personas que te entrevistarán. ¿Cuáles son sus funciones y cuáles podrían ser sus preocupaciones? Esa es una buena forma de comenzar a pensar en las preguntas que podrían hacer.

“Prepárate para lo inesperado. A algunas personas les gusta prepararse para las entrevistas practicando sus respuestas a preguntas de entrevista en un video o con un amigo o pareja”, dice ella. Anima a tu interlocutor a que te haga una o dos preguntas inesperadas para que puedas ensayar cómo reaccionarías. “De ese modo puedes practicar enlazar las palabras porque, aunque intelectualmente sabemos lo que queremos decir, a veces se nos enrollan en la boca cuando tratamos de sacarlas”, nos explica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Haz una pausa y sé honesto

Si el entrevistador te pregunta algo que realmente no sabes, es aceptable hacer una pausa, dice Hepburn. Respira hondo y responde con honestidad. La pausa puede sentirse extraña, pero “te prometo, no son las pausas [las que causan una mala impresión]”, dice ella. “Porque tú no querrás entrar a una organización donde esperan que digas una cosa, pero eso no es realmente quien eres. Eso es algo sobre lo que muchas compañías hablan. Quieren contratar personas auténticas y dedicadas, verdaderos colaboradores”.

Puedes decir: “Eso no es algo en lo que realmente he pensado o enfrentado, pero puedo explorarlo”, sugiere. También podrías ofrecer pensar en la respuesta y responderles posteriormente. Pero si decides hacer eso, dice ella, asegúrate de darle seguimiento. Lee este artículo para saber cómo puedes aprovechar al máximo tu seguimiento con empleadores después de la entrevista de trabajo.

Razónalo

O puedes relacionarlo con otra situación que hayas enfrentado donde se muestre tu capacidad de manejar desafíos o pensar con agilidad, dice Hepburn. “A veces, si es una pregunta técnica, puedes razonarla. A veces, ellos saben que tal vez no tengas una respuesta y les encantaría escuchar cómo piensas”, dice ella. Relaciona la respuesta con una situación o desafío similar que hayas enfrentado donde se demuestre tu capacidad para resolver problemas o pensar con agilidad.

Obtén más detalles

A las personas que tienen niños pequeños les podrían preguntar cómo manejarán el horario de un trabajo exigente. A otros que tengan mucha experiencia o que hayan desempeñado puestos ejecutivos quizás les pregunten sobre el hecho de tomar un puesto de menor categoría o estar “sobrecalificados”. A veces, las preguntas inesperadas quizás no sean claras o giren alrededor de temas sensibles, como la discriminación por edad o los prejuicios de género. En tales casos, es buena idea obtener más información sobre las preocupaciones específicas detrás de la pregunta, dice Olivier.

“Entonces, si te dicen: ‘Vaya, aquí veo que ha estado trabajando a nivel ejecutivo los últimos 15 años. Este es un puesto de bajo nivel. Tal vez esté sobrecalificado’, podrías decir: ‘¿Cuál sería su preocupación de que esté sobrecalificado?’”, sugiere ella. “Y luego, lo que sea que respondan, aborda ese problema”.

Sí, podrían surgir preguntas inesperadas. Pero cuando te mantienes tranquilo y las respondes en forma directa y honesta, podrías dar una mejor impresión de lo que esperabas.

Gwen Moran es una escritora y autora que se especializa en negocios y finanzas. Sus artículos han aparecido en muchas de las principales publicaciones y sitios web de negocios, como Fast Company Inc. y Los Angeles Times Magazine.

Más de la entrevista de trabajo