Skip to content
 

¿Volveré a trabajar algún día?

Muchas personas de mayor edad se encuentran sin empleo por más de un año.

In English | Cuando por fin se repartieron las rumoreadas notificaciones de cesantía en un banco de tamaño mediano en Dallas, la mitad de los empleados se quedaron sin trabajo. Alejandra Mendoza, una de las supervisoras que despidieron, pensó que no se demoraría mucho en encontrar un nuevo empleo.

No puede ser tan difícil volver al mundo laboral, pensó ella. Tenía 36 años de experiencia en operaciones bancarias. Contaba con una reputación profesional intachable.

Vea también: Los 5 pasos para buscar trabajo. 

Sin embargo, un año más tarde, Mendoza, de 57 años de edad, sigue sin trabajo. Ha llenado casi 250 solicitudes y sólo ha logrado dos entrevistas y ninguna oferta de empleo. Ella se ha convertido en una estadística, parte de una tendencia desalentadora: la crisis de desempleo en que se encuentra la nación ha afectado especialmente a los trabajadores de mayor edad.

"De veras quisiera encontrar algo, aunque sea a tiempo parcial. Ha sido muy frustrante y estresante", dice Mendoza desde su casa de cuatro dormitorios en las afueras de Dallas en donde se criaron sus hijos, ya mayores.

La tasa de desempleo para las personas mayores de 55 años sigue siendo menor que la de toda la fuerza laboral —un 6,9 % contra un 9,1 %—. Dicho eso, los trabajadores mayores están perdiendo sus trabajos a mayor velocidad que la fuerza laboral en general; y el desempleo entre los trabajadores de mayor edad se ha más que duplicado desde el comienzo de la recesión hace casi cuatro años, según la Bureau of Labor Statistics (BLS, Oficina de Estadísticas Laborales).

Y mientras más tiempo permanecen sin trabajar, más les cuesta a los mayores de 55 años encontrar algo nuevo. Según las estadísticas gubernamentales del mes de agosto, las personas más jóvenes que buscaban empleo tenían un promedio de nueve meses sin trabajar; el promedio para los trabajadores mayores era de aproximadamente un año.

"A los trabajadores de mayor edad siempre les ha costado más encontrar empleo, pero es mucho más difícil ahora", dice Sara Rix, asesora principal de políticas estratégicas de AARP. Muchos piensan que posiblemente nunca vuelvan a trabajar.

Desde los años 80, los trabajadores mayores que han tenido la opción han elegido aplazar la jubilación, sea por razones económicas o porque les gusta trabajar. Pero las reducciones laborales y los despidos están forzándolos a jubilarse antes de que estén listos.

Mark Krieger, de 61 años de edad, estaba ganando un sueldo de seis cifras como arquitecto de sistemas empresariales en una compañía de procesamiento de tarjetas de crédito cerca de Fort Lauderdale, Florida, cuando lo despidieron hace un año.

Está saludable, en la cima de su carrera, pero se le dificultó concertar entrevistas. Para sobrevivir, vendió su casa. "Claramente, puedo contribuir", dice él. A principios de septiembre todavía estaba sin trabajo pero tenía esperanzas de obtener un prometedor empleo potencial.

Puede que las cosas parezcan deprimentes, pero los expertos en el mercado laboral dicen que hay mucho que pueden hacer los trabajadores mayores para mejorar las posibilidades de recibir una oferta de empleo. Existen programas gubernamentales subsidiados en cada estado, diseñados para ayudar a los trabajadores de mayor edad a reintegrarse al mercado laboral. (El sitio web de los centros de desarrollo profesional Career OneStop del Departamento de Trabajo es un buen lugar para comenzar).

"No puedo decir que no existe la discriminación por edad; sí existe. Pero mucho depende de cómo usted se presenta, lo que dice y cómo lo dice", afirma Don Zirkle, supervisor de capacitación y colocación en Mature Services de Ohio.

Siguiente: Los trabajadores mayores brindan sabiduría y responsabilidad al mercado laboral. >>

Los trabajadores mayores tienden a no tener las credenciales formales comunes entre sus homólogos más jóvenes —por ejemplo, un título universitario de cuatro años o una certificación de capacitación técnica—.

Están faltos de práctica a la hora de buscar trabajo. Ellos forman parte de la generación que acostumbraba tener el mismo empleo por años, hasta décadas.

Y abundan las ideas equivocadas acerca de los trabajadores de mayor edad: se enferman más, faltan más, esperan ganar salarios altos, no tienen ambición o tienen dificultades con la tecnología (un estereotipo especialmente mortificante para la generación que inventó las computadoras).

En los resultados de un estudio de mujeres candidatas de empleo dirigido por Joanna Lahey, profesora de economía en Texas A&M, en igualdad de circunstancias, las compañías tenían un 40 % más de probabilidad de entrevistar a una candidata más joven que a una mayor.

Por eso es imprescindible que las personas de mayor edad en busca de empleo logren introducirse, dicen los expertos. Pueden compensar con su experiencia, sabiduría y responsabilidad por las credenciales formales que les faltan. Cinco minutos con un posible empleador puede eliminar cualquier duda que él tenga acerca de su edad.

"La generación más joven frecuentemente no cree que el empleado de mayor edad tiene las habilidades que se requieren", dice Zirkle. "Lo que descubren tras emplearlo es que sí las tienen. Algunas veces los empleados de mayor edad se demoran un poco antes de acostumbrarse a sus nuevas tareas, pero una vez que las aprenden, en general terminan siendo los empleados de más alto rendimiento".

Zirkle dirige "clubs de empleo" de tres semanas que verdaderamente transforman a las personas mayores que buscan empleo. Les muestran cómo buscar trabajo. (La mayoría de los empleos nunca se publican). Cómo escribir un currículum vitae que le quite la importancia a la edad —enumere sus habilidades y experiencia al principio, los años al final—. Cómo realizar una buena entrevista —limite a 25 segundos la mayoría de sus respuestas—.

"Cuando acuden las personas a nosotros, por lo general se han dado por vencidos", dice él. "Nosotros les damos la vuelta y les decimos 'Vamos a conseguirlo' ".

Pam Gaul, de 59 años de edad, había llegado hasta ese punto tras 17 meses de haber perdido, en una reducción laboral, su empleo como asistente ejecutiva en una compañía que fabricaba ventiladores industriales en Akron, Ohio. Una de sus amistades la forzó a ir a un club de empleo. Ella pensaba que no tenía nada que aprender.

Siguiente: La lucha contra las barreras de la edad. >>

Pero entonces se observó en un video de una entrevista simulada. "Quedé estupefacta", dice Gaul. "Tenía la boca fruncida —yo pensé que había sido optimista y había sonreído—. Cuando era niña mi mamá me dijo que yo no tenía una sonrisa bonita, y por eso debía siempre cerrar la boca. Tenía que cambiar eso".

Una de las tareas de Gaul fue escribir un anuncio de 60 segundos sobre sí misma. Poco tiempo tras terminar el curso, el Centro Técnico de la Bridgestone Tire Company en Akron la llamó para entrevistarla. Cuando le preguntaron por qué deberían ofrecerle el puesto a ella, se presentó como en su anuncio.

Ahora es una asistente ejecutiva nuevamente y después de un año, la cabeza todavía le da vueltas de la emoción. Aceptó una reducción de un 17 % en su sueldo y no le importó. "Les digo a los demás que soy la empleada más feliz de la compañía".

Aunque sea difícil de imaginar en la actualidad, dado el limitado mercado laboral, los expertos piensan que existen mayores oportunidades para los trabajadores de mayor edad en la fuerza laboral del futuro.

"Los empleadores con previsión están anticipando una escasez de la fuerza laboral", dice Nicole Maestas, economista principal en la Corporación RAND. "Y una de las formas de contrarrestar esto es mantener empleados a los trabajadores mayores".

¿Y qué pueden ofrecer dichos trabajadores?

"La respuesta", dice ella, "es su experiencia".

Faye Fiore, excorresponsal a nivel nacional de Los Angeles Times, escribe sobre asuntos de interés para el consumidor.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto