Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Trabajadores con más de 55 años tienen pocas perspectivas de empleo - AARP Everywhere Everywhere Everywhere Skip to content
 

Pocas perspectivas de empleo con más de 55 años

La discriminación por edad tiene graves efectos en la población mayor que busca empleo.

In English | Los trabajadores de 55 años de edad en adelante han sufrido especialmente en esta recesión económica. Las personas de mayor edad no sólo tienen niveles inusitadamente altos de desempleo, sino que también están sin empleo durante más tiempo que otra gente, según el Departamento de Trabajo.

Un nuevo informe acaba de llamarlos los  “nuevos inempleables”.

Para documentar la tendencia, los investigadores dieron seguimiento a personas sin empleo, entrevistándoles y sondeando su opinión desde agosto del 2009.

El informe, preparado por el Sloan Center on Aging & Work (Centro Sloan sobre el envejecimiento y el trabajo), de Boston College, y el John J. Heldrich Center for Workforce Development (Centro John J. Heldrich para el desarrollo laboral), de Rutgers University, concluye que "las personas de 55 años en adelante pueden estar sufriendo discriminación debido a su edad y a las actitudes prejuiciadas de los empleadores". Quienes se encuentran a finales de los 40 y principios de los 50 también alegan que la edad es la razón por la que siguen sin empleo.

Ahora, la U.S. Equal Employment Opportunity Commission (EEOC, Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo) evalúa si la discriminación por edad es un factor que impacta a los trabajadores de mayor edad en estos tiempos de dificultades económicas. La Comisión escuchó el miércoles los testimonios de expertos laborales y legales, así como de AARP, de la Society for Human Resource Management (sociedad para la administración de recursos humanos) y de un ciudadano normal y corriente, Jessie James Williams, de 65 años de edad, quien se robó la atención de todos al narrar su propia experiencia de discriminación racial y por edad.

"Se volvió demasiado viejo".

Jacqueline A. Berrien, presidenta de EEOC, preguntó al Sr. Williams sobre la discriminación racial que sintió de joven, cuando vivía en Arkansas, comparada con la que padeció en Las Vegas al perder su trabajo después de 31 años de empleo, porque, según le dijeron, "era demasiado viejo".

Williams dice que se había acostumbrado a la injusticia racial, pero que la discriminación por edad le molestó más.

El secretario adjunto de política laboral del Departamento de Trabajo, William E. Spriggs, informó a EEOC que el desempleo entre los trabajadores de 55 años de edad en adelante está al mayor nivel registrado desde que su departamento empezó a recopilar datos al respecto en 1948.

Indica, asimismo, que el índice de desempleo para la gente mayor era 7,3% en agosto, lo que supone un incremento en comparación con el 3% registrado en noviembre del 2007, antes de la recesión económica.

Si bien 7,3% es inferior al índice general de desempleo, de 9,6%, las personas mayores pasan más tiempo buscando empleo. Los trabajadores de 55 años de edad en adelante estuvieron sin empleo un promedio de 44,6 semanas más que cualquier otro grupo de edad, indica Spriggs.

El mes pasado las perspectivas para los hombres mayores fueron muy desalentadoras, ya que el índice de desempleo para las personas de 55 de edad en adelante creció de 7,9% en septiembre a 8,3% en octubre.

Por qué pierden el trabajo las personas mayores y los jóvenes.

El Departamento del Trabajo hace un seguimiento de los trabajadores desplazados que han laborado por lo menos tres años para el mismo empleador antes de perder su empleo. Los más jóvenes generalmente pierden su empleo cuando la empresa cierra, o la posición se va a otro lado; los mayores, porque se eliminan sus puestos o turnos de trabajo.

Aunque el Departamento de Trabajo no tiene datos sobre las razones que explican esta diferencia, la combinación de factores  "hace pensar en la posibilidad de que exista discriminación," aclara Spriggs.

Mary Anne Sedey, una abogada que se especializa en casos de desempleo en St. Louis, instó a la EEOC a realizar una investigación sobre las prácticas de contratación. Dice que hace 10 ó 15 años sus clientes sin empleo de 50 y 60 y tantos años de edad generalmente podían encontrar trabajo si ponían empeño. Puede que el nuevo trabajo fuera a un nivel menor, pero podían encontrar empleo.

"Pero eso ya no pasa", según explica. Incluso las personas con fuertes credenciales pasan un año o más presentando solicitudes a cientos de empleos, y no reciben ni una sola entrevista. Pocas personas conocen los procesos internos de contratación lo suficiente como para poder presentar acusaciones de discriminación en la contratación, añade.

De conformidad con la Age Discrimination in Employment Act, (ADEA, Ley Contra la Discriminación por Edad en el Empleo, de 1967), las personas mayores de 40 años de edad tienen protección contra la discriminación en las áreas de contratación, despido, reducciones de personal, ascensos y salarios. ADEA se aplica a las empresas con 20 ó más empleados, entre ellos los gobiernos estatales y locales.

Los casos de discriminación por razones de edad están en su nivel más alto.

El número de acusaciones de discriminación por edad en casos de despido presentadas ante la EEOC llegó a su nivel más alto en el 2008, aunque se redujo ligeramente en el 2009. Según Sedey, la EEOC y los tribunales reciben muy pocas acusaciones de discriminación por edad en el proceso de contratación. Generalmente es más fácil probar la discriminación por edad en los casos de despido que en los de contratación.

Deborah Russell, directora de temas relacionados con la fuerza laboral para AARP, informa "Nuestros socios nos dicen que la discriminación por edad es definitivamente un factor en las dificultades que encuentran al buscar un nuevo empleo". Para tratar de ayudar, AARP patrocinó 40 ferias de trabajo en 19 estados con los niveles más altos de desempleo entre las personas mayores, dijo.

Encontrar un nuevo empleo es especialmente importante para los trabajadores mayores, afirma. "Aparte de la pérdida de empleo, la caída del mercado de valores y la ruptura de la burbuja inmobiliaria han infligido un doble golpe a los trabajadores mayores que confiaban en sus fondos de jubilación y en el valor de sus viviendas.

"El resultado es que...muchos trabajadores mayores no van a tener otra opción que continuar trabajando, puesto que no cuentan con la capacidad financiera para poder jubilarse".

Marsha Mercer es una redactora independiente con sede en Washington, D.C.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO