Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Entrevistas laborales rápidas - AARP Everywhere Everywhere Everywhere Skip to content
 

Entrevistas laborales rápidas

En el competitivo mundo actual, usted podría contar con sólo cinco minutos para vender su imagen.

In English | Las preguntas comienzan desde el instante en que usted se sienta: Cuénteme sobre sus capacidades para realizar varias tareas a la vez. ¿Cuál es su mayor debilidad? ¿Por qué está interesado en trabajar para esta compañía? ¿Cómo lo describiría su jefe?

Vea también: Cincuenta empleos para una segunda carrera

Secuencia de una entrevista de trabajo

Foto por Getty Images

En tan sólo unos pocos minutos, suena un timbre, usted se levanta, se estrechan las manos y pasa a la próxima ronda de preguntas y respuestas con otro potencial empleador.

Bienvenido al mundo de las entrevistas rápidas, en el que un interrogatorio de 5 a 15 minutos puede determinar si usted es el afortunado que obtendrá el empleo.

En el competitivo mercado actual, en el que generalmente hay cinco postulantes para cada vacante, las entrevistas rápidas se están convirtiendo cada vez más en la norma. Los empleadores y quienes buscan empleo hablan lo más rápido posible, ya sea por teléfono, en ferias de empleos o en eventos en los que se hacen contactos por red; en oficinas o en fábricas.

“En este mercado laboral inundado de postulantes, los empleadores utilizan las entrevistas rápidas para eliminar personas con rapidez”, afirma Heidi McLaughlin, subdirectora de Dual Career Network, de la University of Iowa. “Buscan señales de advertencia —huecos o vacíos en los antecedentes laborales, patrones de corta permanencia en el puesto, falta de experiencia relevante— en el currículum vítae, para poder analizar muchos currículums en poco tiempo”. Los que sobreviven a esta primera etapa, por lo general, consiguen una entrevista completa.

Muchas veces, lo que los empleadores buscan es la capacidad del postulante para pensar rápido, hablar clara y concisamente, y demostrar competencia y eficiencia, capacidades valiosas tanto para un empleado administrativo como para un director ejecutivo. Se pierde poco tiempo en cuestiones sin importancia.

Los postulantes que se presentan a entrevistas tradicionales siempre han tenido la prudencia de pensar las respuestas con anticipación. Pero, con las entrevistas rápidas es particularmente necesario prepararse; el tiempo es tan escaso que no hay posibilidades de recuperarse tras una respuesta incorrecta. Cada oración debe estar armada artesanalmente para promover su caso, de modo que uno debe prepararse para responder las preguntas más difíciles.

McLaughlin, consejera laboral y profesional, sugiere a quienes buscan empleo que asistan a los eventos organizados con el fin de que las personas interesadas establezcan contactos laborales, profesionales o comerciales en su comunidad, o en reuniones profesionales, y que practiquen simulacros de entrevistas con un compañero. Si fuera posible, aconseja grabar la entrevista para poder apreciar si se desvía del tema.

Esto ayuda si uno es extrovertido.

“Hay que mostrar entusiasmo, aun por teléfono”, aconseja Mark Sienko, de 50 años, de Ypsilanti, Michigan, quien ha estado buscando un puesto como gerente de proyecto desde julio y que, recientemente, ha estado practicando entrevistas rápidas en un grupo sin fines de lucro de Ann Arbor, Michigan. A Sienko le resulta sencillo mostrarse alegre, excepto cuando el entrevistador recorre todas las preguntas básicas elaboradas por el área de Recursos Humanos sin dejar ni un minuto para construir una afinidad. La mayoría de las entrevistas se desarrollan bien, dice. “Las preguntas directas reciben respuestas directas.”

Siguiente: ¿Cuál es la cuestión?  >>

“La cuestión es”, añade, “llegar preparado. Si llega nervioso y sin preparación, ellos se darán cuenta y uno quedará afuera”.

Frances Bolles Haynes, coautora de 101 Toughest Interview Questions (Las 101 preguntas más difíciles de una entrevista), sugiere que los postulantes escriban las respuestas y las practiquen. Mida el tiempo que le lleve contestar, dice Haynes, y haga que el entrevistador con el que esté practicando lo detenga cuando el tiempo se agote.

“Una buena regla es hablar por 20 a 30 segundos”  y, luego, permitir que el entrevistador continúe el interrogatorio, aconseja Haynes.

Si el entrevistador lo interrumpe, es una señal de que se ha desviado del camino, señala Heath Boston, gerente de Manpower, del sudeste de Michigan. “Debe lograr que sus respuestas sean precisas, que vayan directamente al grano y que sean breves…. Menos es más”.

Boston, quien entrevista de 40 a 200 personas por semana, en hospitales y centros de rehabilitación, para cubrir puestos no médicos, afirma que los primeros 30 segundos de una entrevista son cruciales. Necesita un apretón de manos firme, contacto visual y un atuendo profesional. “Usted debe destilar confianza” y profesionalismo, sostiene Boston.

Aun cuando el tiempo sea breve, brinde respuestas específicas que muestren los logros conseguidos. Si le preguntan acerca de su capacidad de liderazgo, por ejemplo, usted puede contestar: “Dirigí un equipo de 14 personas en la elaboración de un plan de mercadeo que hizo que las ventas de la empresa se incrementaran en $600.000”, sugiere Marky Stein, consejero profesional y de vida, de Campbell, California.

“La pregunta general que todo empleador formula en una entrevista, más allá de que haga 3 o 25 preguntas es ‘¿Por qué debería contratarlo a usted?’, con el énfasis en ‘usted’”, prosigue Stein, autor de Get a Great Job When You Don’t have a Job (Cómo conseguir un empleo estupendo cuando no tiene trabajo).

Un último consejo: Si la entrevista rápida está pautada por teléfono, no conteste si no se encuentra en un lugar apropiado y de buen ánimo. Atienda la llamada mientras conduce en medio del tránsito y podrá salir con una multa por hablar conduciendo, en vez de con un empleo.

Vickie Elmer, quien escribe sobre negocios y carreras profesionales, colabora en el blog Workingkind.com.

También le puede interesar: Prepare una jubilación tranquila

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO