Skip to content

Dr. Elmer Huerta

 

¿Qué exámenes médicos preventivos debe hacerse una mujer?

Los parámetros han cambiado y quizás ya no tengas que hacerte una mamografía anual o una citología.

Grupo de mujeres - Exámenes preventivos solo para mujeres

IStock

Exámenes médicos preventivos solo para mujeres.

Recientemente el Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés) dio a conocer las recomendaciones preliminares de un panel de expertos sobre la necesidad de los exámenes pélvicos o ginecológicos. De acuerdo al grupo, no hay suficiente evidencia sobre los beneficios o daños de los exámenes pélvicos rutinarios para recomendarlas en una mujer sin síntomas y que no está embarazada. Sin embargo, las mujeres que tengan síntomas tales como dolor en el bajo vientre, pérdida de sangre irregular, flujos vaginales, u otros, deberían consultar con su médico para hacerse el examen pélvico.

La razón para tomar esa controversial decisión es que, de acuerdo con los resultados arrojados por las investigaciones realizadas, el detectar una enfermedad al momento de hacer el examen pélvico no otorga ninguna ventaja. En otras palabras, si realizando el examen pélvico se encuentra, por ejemplo, un crecimiento del útero (fibroma), una carnosidad del cuello del útero (pólipo), o incluso un tumor del ovario o de la trompa de Falopio, los expertos concluyen que estos hallazgos no hacen que la mujer viva más tiempo.

Por el contrario, plantean algunos expertos, el examen pélvico conduce frecuentemente a sospechar sobre enfermedades no existentes (falsos positivos) o a no diagnosticar enfermedades realmente existentes (falsos negativos). Los falsos positivos, además de asustar a la mujer, originan gastos innecesarios porque en el afán de investigar lo que se sospecha, el médico ordena diversos exámenes auxiliares que la mayoría de las veces arrojan resultados normales. Por otro lado, los falsos negativos son más peligrosos porque les dan una falsa sensación de seguridad al médico y a la paciente, la cual podría presentarse tiempo después con síntomas de una enfermedad más avanzada.

Características de los exámenes ginecológicos

Es importante recordar que el examen pélvico o ginecológico es el examen de los genitales externos e internos que hace el profesional de la salud usando sus manos enguantadas y que muchas mujeres consideran muy incómodo. En ocasiones, el examen rectal se hace para complementar el examen de la pelvis.

El examen pélvico no debe confundirse con el examen del Papanicolaou o citología, que es el que se hace extrayendo moco del cuello del útero mientras se observa directamente ese órgano a través de la vagina y que sirve para descubrir un cáncer.

Estas nuevas recomendaciones han desatado una enorme controversia, pues de ser aceptadas por el gobierno federal, harán que el examen pélvico sea un examen opcional y por tanto no sea remunerado por las compañías de seguros. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) ha reconocido que va a examinar las recomendaciones de los expertos para pronunciarse próximamente.

Cambios en los exámenes preventivos

Esta recomendación es la última de una serie de cambios que ha hecho el USPSTF en los exámenes preventivos de la mujer. Recientemente, el Papanicolaou ha pasado de ser un examen anual a uno que se hace cada tres o cinco años. Del mismo modo, el grupo ha recomendado que la mamografía se haga cada dos años después de los 50, y no en mujeres de entre 40 y 50 años, a menos que haya una historia familiar de cáncer de mama.

La recomendación de no hacer más el examen pélvico solo es válida para las mujeres que no tienen síntomas. Aquellas que los presenten, deben hacerse el examen para averiguar la causa de los mismos.

Exámenes recomendados

Los siguientes son los exámenes periódicos necesarios para prevenir o detectar el cáncer en la mujer:

  • Cáncer del cuello del útero. El primer Papanicolaou debe ser hecho a los 21 años y luego de tener dos exámenes anuales seguidos negativos, puede hacerse cada tres años. Después de los 30 años, el Papanicolaou puede combinarse con la detección del virus papiloma humano (VPH). Si ambos son negativos, las pruebas pueden hacerse cada cinco años. El último Papanicolaou debe hacerse a los 65 años. Si una mujer no tiene útero, por haberse hecho una histerectomía, no necesita hacerse el Papanicolaou.
  • Cáncer de las mamas. Mientras que el USPSTF recomienda hacer la primera mamografía a los 50 años y hacerlo cada dos años hasta los 74 años, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda que el primer examen, si la mujer lo desea, se haga entre los 40 y 44 años y luego anualmente entre las edades de 45 a 54. Después de los 55 años, recomiendan hacerlo cada dos años hasta que el médico lo estime conveniente, considerando el estado general de salud de la mujer.
  • Cáncer del colon y del recto. Recientemente, el USPSTF ha recomendado que empezando a los 50 años de edad, las personas se hagan alguna de las cuatro pruebas disponibles para encontrar temprano la enfermedad: el examen de sangre oculta en los excrementos (FOBT, por sus siglas en inglés), la colonoscopía, la sigmoidoscopía flexible y la colonografía virtual o por tomografía computarizada.
  • Cáncer de pulmón. Si la mujer fuma o ha fumado un paquete diario de cigarrillos durante 30 años o dos paquetes durante 15 años, y tiene entre 55 y 80 años, debe hacerse una tomografía axial computarizada de baja dosis de sus pulmones.
  • Si ya se ha padecido cáncer. Si una mujer tiene historial de algún tipo de cáncer, además de los exámenes recomendados para el seguimiento de su cáncer, ella debe seguirse haciendo los exámenes de detección, anteriormente mencionados, de acuerdo a su edad.

En resumen, si bien es cierto que las recomendaciones son muy importantes para guiar el cuidado de la salud de grandes poblaciones, solo el médico puede determinar el riesgo personal de cáncer de su paciente y determinar, por tanto, los exámenes necesarios y su frecuencia.

Es por eso que es muy importante que la mujer tenga un médico de cabecera a quien pueda confiarle el cuidado de su salud y que pueda guiarla por las agitadas aguas de la prevención y detección del cáncer.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO