Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Por qué las mujeres corren mayor riesgo de sufrir de depresión?

Los cambios hormonales son solo una razón por la que tienen el doble de probabilidades de recibir el diagnóstico.

Perfil de una mujer que luce deprimida

GETTY IMAGES

In English | Pregúntale a la mayoría de los profesionales de salud mental sobre la diversidad de sexo de sus pacientes con depresión y es muy probable que digan que la mayoría son mujeres; según Mayo Clinic, ellas tienen el doble de probabilidades que los hombres de que se les diagnostique la enfermedad. Pero si les preguntas a los expertos por qué existe tanta diferencia entre los sexos, terminarás con una compleja red de posibles razones, incluidas las diferencias hormonales de las mujeres y el hecho de que, en general, están más dispuestas a buscar ayuda. La buena noticia es que una vez que la depresión se diagnostica, se puede tratar.

Esto es lo que tienes que saber sobre las mujeres y la depresión, y cómo obtener ayuda.

Diferencias hormonales

Si bien la depresión puede ocurrir a cualquier edad y por una variedad de motivos (un historial familiar de la enfermedad puede hacerte más propenso), las mujeres son particularmente vulnerables durante los períodos de fluctuaciones hormonales, habitualmente entre el comienzo de la pubertad y la menopausia. Las hormonas tales como el estrógeno y la progesterona afectan la serotonina, una sustancia química del cerebro que provoca una sensación de felicidad y favorece los sentimientos de bienestar. Cuando baja el nivel de hormonas, bajan los niveles de serotonina, y esto a veces lleva a un cambio brusco en el estado de ánimo. Los años reproductivos son un período importante para los trastornos de depresión.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


También lo es la transición a la menopausia, conocida como perimenopausia. Al estado de melancolía se suman los calores sofocantes y los sudores nocturnos, que pueden llevar a la falta de sueño. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), no dormir lo suficiente influye en el estado de ánimo e incluso puede aumentar el riesgo de padecer demencia.

Niveles de estrés más altos

Pero la biología no es la única responsable. Las mujeres tienen casi el doble de probabilidades que los hombres de sufrir ansiedad, según un estudio del 2016 publicado en la revista Brain & Behavior. Hacerse tiempo para trabajar y realizar las actividades del hogar o cuidar a familiares de edad avanzada puede tener un efecto negativo  (las mujeres representan aproximadamente el 60% de los cuidadores familiares).

“Las mujeres también viven más años, pasan más tiempo solas luego de perder a un ser querido y tienen mayores índices de inestabilidad financiera y aislamiento”, dice Helen L. Coons, directora clínica de Women’s Behavioral Health & Wellness en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de University of Colorado.

Cómo encontrar ayuda

Si tú o alguien importante en tu vida están pensando en el suicidio, llama sin costo a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, 800-273-TALK (8255), disponible las 24 horas del día, o envía un mensaje de texto con la palabra “home” a la línea de textos para situaciones de crisis, 741741, para hablar con alguien que puede ofrecerte apoyo confidencial y recursos. Para obtener más información, visita suicidepreventionlifeline.org.

La Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) tiene una línea de atención conocida como Treatment Referral Routing Service que ofrece información sobre grupos de apoyo, opciones de tratamiento y otras formas de ayuda: 800-662-HELP (4357).

También hay problemas psicológicos que afectan a las mujeres, destaca Coons. Es más probable que sufran abuso, ya sea emocional, físico o sexual, lo que las hace correr mayor riesgo de padecer depresión. “Incluso en la adolescencia, las mujeres viven más acontecimientos relacionados con la tristeza y la autoestima, lo que persiste a través de toda la vida”, dice Coons. Y las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de internalizar las emociones. “Tendemos a estar más estresadas, a preocuparnos más, a analizar las situaciones un poco más”, dice Coons. “Eso desestabiliza cosas como el sueño y el estado de ánimo”.

Síntomas diferentes

Sin embargo, también es posible que la depresión simplemente se presente de forma diferente en los hombres, que a menudo parecen estar enojados o irritables en vez de tristes. Según Brian P. Cole, un profesor adjunto de Orientación Psicológica en University of Kansas, el origen de esta tendencia puede estar en la niñez de los varones, un período en el que a muchos se los inculca la creencia de que no es aceptable mostrar vulnerabilidad. Como dice Cole: se anima a los hombres a “seguir adelante sin prestar atención al dolor”.

Además, según una serie de estudios publicados por Cole, los hombres tienden a considerar los síntomas “tradicionales” de depresión —como la tristeza— menos masculinos. Esta dificultad con el autodiagnóstico tiene implicancias peligrosas, agrega Cole: “Si los hombres tienen dificultad para identificar lo que sienten como depresión y tratan de ignorar los síntomas porque ‘los hombres no se deprimen’, tienen menos probabilidades de recibir la ayuda que necesitan”.

De hecho, la investigación ha establecido que los hombres a menudo están muy profundamente deprimidos antes de decidirse a buscar ayuda. “Esto puede explicar por qué hay tasas más altas de abuso de drogas entre los hombres cuando están deprimidos y, aún más importante, por qué los hombres que están deprimidos se suicidan a tasas más altas que las mujeres”, dice Cole, quien destaca que esto es especialmente cierto en el caso de los hombres mayores, que tienen la tasa más alta de muerte por suicidio en el país. “Es importante que consideremos normal el hecho de que los hombres se deprimen y que es aceptable buscar ayuda de la familia, los amigos y los profesionales de salud mental”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tratamiento y estrategias de adaptación

La depresión se puede tratar con psicoterapia, antidepresivos o una combinación de ambos.

Más del 15% de las mujeres toman antidepresivos, a menudo inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (SSRI), una clase de fármacos que incluye Prozac y Zoloft. Estos medicamentos actúan sobre el sistema que produce la serotonina que afecta el estado de ánimo y la ansiedad.

Pero controlar la depresión a menudo es posible sin tomar una píldora. Las formas más leves del trastorno, en particular, pueden ser tratadas con estrategias de adaptación. Estas son algunas:

  • Mantente en movimiento. Adoptar conductas saludables puede ayudar a que la depresión disminuya, dice el doctor Bruce Sutor, un psiquiatra de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. Probablemente, el tratamiento más simple y eficaz sea el ejercicio. Un estudio que se publicó en Journal of Psychiatric Research en el 2016 concluyó que el ejercicio aeróbico moderado y frecuente tiene “un efecto antidepresivo considerable y significativo en las personas que sufren depresión”, incluso si tienen un trastorno depresivo grave. Además, parece que puede tener beneficios incluso cuando el nivel de ejercicio es bajo, como dar una caminata ligera por el vecindario.

  • Sigue una dieta saludable. Existen datos que confirman que una alimentación saludable (sí, una dieta mediterránea, muchas frutas, verduras y granos enteros) puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Tiene sentido: cerca del 95% de la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo, se produce en el tracto gastrointestinal.

  • Evita el alcohol. Como es un depresor, el alcohol reduce los niveles de serotonina —la sustancia química que provoca la sensación de bienestar y regula el estado de ánimo— en el cerebro. Entonces, tomar demasiado puede hacer que la depresión aumente. La American Heart Association recomienda que las mujeres tomen solo una copa o menos por día.

  • Practica técnicas antiguas para mantener la calma, tales como meditación, yoga o ejercicios de respiración focalizada. Un menor nivel de estrés puede ayudar a tratar la depresión. Cuando la respiración se vuelve más lenta, regula el ritmo cardíaco y calma el cuerpo. Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de Boston University comprobó que el yoga —que incorpora la respiración consciente— puede proporcionar alivio no solo en el momento en que se practica, sino también con la práctica prolongada a través del tiempo.

  • Conéctate con otros. Pasa tiempo con amigos y familiares para construir una red de apoyo social. No debemos olvidar el poder de la interacción. Un estudio publicado en The American Journal of Psychiatry analizó 106 factores modificables que podrían afectar el riesgo de tener depresión y descubrió que, según uno de los autores del estudio, “sin lugar a duda, el más prominente de estos factores fue la frecuencia con la que las personas se confían en otros”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.