Skip to content
 

¿Por qué me duelen los oídos? 7 causas comunes del dolor de oído

Los culpables podrían ser las infecciones, el exceso de cera, los audífonos y otros problemas.

Una mujer con su mano en el oído en señal de dolor

VICTOR_69 / GETTY IMAGES

In English

Aunque el dolor de oído en los niños típicamente se debe a las infecciones de oído, en los adultos suele ser por otros problemas, algunos de los cuales no tienen su origen en el oído mismo, dicen los expertos.

“La mayoría de las veces en que te duele el oído, no es culpa del oído”, dice el Dr. Oliver F. Adunka, director de la División de Otología, Neurootología y Cirugía de Base del Cráneo de la Facultad de Medicina de The Ohio State University. “Por lo general, se debe a algún trastorno en otra parte del cuerpo que se irradia al oído”.

El Dr. Adunka dice que con una visita al médico especialista en oídos, nariz y garganta (otorrinolaringólogo) se puede identificar la causa del dolor y resolverse fácilmente en muchos casos.

Pero si experimentas sangrado o supuración del oído, zumbidos, mareo repentino o pérdida de la audición, esos podrían ser signos de un problema médico serio y debes comunicarte con tu proveedor de atención médica.

Aquí presentamos algunas causas comunes del dolor de oído y lo que conviene saber sobre cada una.

1. Trastorno de la mandíbula (o dolor de muelas)

Si sientes un dolor de oído agudo, "como una sensación de punzadas en el oído", podría ser consecuencia de un trastorno temporomandibular (TMD), dice Adunka. También se lo conoce como trastorno de la articulación temporomandibular (TMJ) porque afecta a la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo. Este trastorno puede presentarse si rechinas los dientes o si la artritis desgasta el cartílago que rodea la articulación de la mandíbula, explica. Si has recibido un tratamiento de ortodoncia recientemente, eso también puede desencadenar el dolor de la articulación temporomandibular.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Como la mandíbula está cerca de un nervio importante que se irradia hasta el oído, el malestar a menudo se manifiesta como episodios repetidos de dolor y sensibilidad en el oído. “Si empieza en un lado solo, pero luego pasa al otro y vuelve, por lo general se trata del trastorno TMD”, dice Adunka.

Si tu médico sospecha que tienes un problema de mandíbula, probablemente te derive a un dentista, quien podría recomendarte un protector bucal u otros tratamientos.

El dolor de muelas también puede extenderse hasta el oído. Al igual que con el TMD, el malestar de oído ocasionado por un dolor de muelas puede solucionarse con una visita al dentista.

2. Otitis externa

Otra causa común del dolor de oído es la otitis externa, una infección de la piel que reviste el oído y que suele aparecer cuando queda agua en el conducto auditivo externo, lo cual crea un entorno húmedo que fomenta el crecimiento de las bacterias.

“La otitis externa es sumamente dolorosa porque la piel está directamente sobre el hueso”, señala Adunka. “Si mueves la oreja o tiras de ella, realmente duele”.

Este problema se suele tratar y resolver rápidamente con un antibiótico en gotas. Para evitar la otitis externa, sécate bien los oídos después de nadar y considera usar un secador de cabello, a la temperatura y velocidad más bajas, para secar toda la humedad, sugiere Adunka.

3. Acumulación de cera

La acumulación de cera suele estar acompañada de presión en el oído. Si la cera se vuelve demasiado seca y dura, puede irritar el conducto auditivo y causar molestia o dolor. La acumulación de cera es bastante común en los adultos mayores, en particular los que usan audífonos, porque los dispositivos pueden bloquear la salida normal de la cera, dice Sarah Sydlowski, directora de audiología del Hearing Implant Program de Cleveland Clinic.

Si sospechas que tienes una acumulación de cera, no trates de extraerla tú mismo, aconseja Sydlowski. “Corres el riesgo de comprimirla más e incluso de empujarla más profundamente en el interior del oído, causando daño y dificultando la extracción”, añade.

En cambio, haz una cita con tu médico de atención primaria, audiólogo u otorrinolaringólogo para extraer la cera.

4. Presión atmosférica en el avión

Los cambios de presión atmosférica durante un viaje en avión pueden causar la sensación de taponamiento en los oídos, lo cual puede ser incómodo o doloroso, especialmente durante el ascenso o descenso. Bostezar, mascar goma y tragar pueden ayudar a equilibrar la presión y aliviar el dolor, dice Adunka.

Si eso no funciona, recomienda la llamada maniobra de Valsalva. Para ello, tápate la nariz, cierra la boca y trata de exhalar suavemente como si estuvieras inflando un globo, hasta que se despresuricen los oídos.

Tomar un descongestionante o usar un aerosol nasal 30 minutos antes del despegue y aterrizaje también puede aliviar la presión, agrega, en especial si tienes una infección de las vías respiratorias superiores.

5. Audífonos mal ajustados

Si usas un audífono, el dolor de oído puede ser una señal de que no está bien colocado en el oído o que debe modificarse para conseguir un mejor ajuste, dice Sydlowski. “Puede ser similar al dolor que sientes cuando los zapatos no te calzan bien”, dice ella. “Como cuando tienes un área dolorida que te causa incomodidad”.

Aunque hayas usado tu audífono durante años, igual podría ser el culpable, señala Sydlowski, porque el conducto auditivo empieza a colapsarse y a cambiar de forma con el paso de los años.

La buena noticia es que es fácil modificar la mayoría de los audífonos. Los audiólogos típicamente tienen herramientas en su oficina para reducir el tamaño del molde auricular para que calce mejor, dice ella. O bien, si tu audífono tiene una cúpula y un cable, puede que simplemente necesites un cable más corto o una cúpula de distinto tamaño o estilo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Infección de oído en adultos

Si tu dolor de oído se manifiesta durante una enfermedad o inmediatamente después de haber estado enfermo por un resfrío o una infección de las vías respiratorias superiores, podrías tener otitis media, una infección del oído medio causada por un virus o bacterias. La infección también podría causar fiebre.

Las infecciones de oído en los adultos son poco comunes, en particular si no tienes antecedentes de problemas auditivos, pero pueden ocurrir, señala Adunka. Algunas infecciones deben tratarse con antibióticos mientras que otras desaparecen solas. Comunícate con tu proveedor de atención médica si tus síntomas no se resuelven en unos días.

7. Dolor de oído relacionado con las mascarillas

Si usas una mascarilla durante períodos prolongados, podrías sentir dolor o malestar ocasionado por la tirantez de las bandas elásticas alrededor de las orejas. La molestia puede ser especialmente pronunciada si también usas audífonos, explica Sydlowski.

Ella recomienda buscar una mascarilla que se ate detrás del cuello o que tenga una banda elástica que rodee la cabeza. Otra opción es comprar o confeccionar un accesorio para proteger las orejas, ya sea una franja de tela con dos botones cosidos en cada extremo (sujeta los elásticos de la mascarilla en los botones en vez de colocarlos sobre las orejas y apoya la franja de tela en la parte posterior de la cabeza para sujetar la mascarilla) o un producto comercial creado específicamente con ese fin. “La solución más efectiva es algo que reemplace el uso de bandas elásticas detrás de las orejas”, señala.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.