Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Por qué podrías lamentar no ir al médico por temor al virus

Para exámenes críticos de detección de cáncer, vacunas indispensables y síntomas de emergencia, las visitas son necesarias.

Médico le pone una vacuna a un paciente

GETTY IMAGES

In English | Las citas médicas que no son de urgencia se han interrumpido durante casi toda la pandemia. En los últimos cuatro meses, los pacientes y los médicos cancelaron los controles de rutina, postergaron los exámenes preventivos y suspendieron las operaciones optativas para proteger la salud y la seguridad de todos los interesados.

Sin embargo, el hecho de que no haya visitas en persona no significa que no haya enfermedades. Y muchos pacientes quieren saber si deberían volver al consultorio del médico, y cuándo.

¿La respuesta? “Es muy complicado”, dice el Dr. A. Mark Fendrick, profesor de Medicina Interna y director del Center for Value-Based Insurance Design de University of Michigan. También es una decisión que se debe tomar según el caso y con el médico, quien te ayudará a evaluar los riesgos y los beneficios de una consulta en persona.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Por ejemplo, el lugar donde vives es importante. Si bien en algunas comunidades están disminuyendo los casos de coronavirus, en otras están aumentando. Si tienes problemas subyacentes de salud que te hacen más propenso a ser internado en un hospital por una infección por coronavirus y vives en una zona en la que los casos de COVID-19 están aumentando, tu médico puede optar por continuar las citas por teléfono o por computadora, en especial si tus problemas se pueden controlar y medir en casa (con un aparato para tomar la presión arterial y una balanza, por ejemplo).

“Poder estar en contacto con tu médico y tomar decisiones con él” es la mejor manera de decidir si puedes o debes acudir al consultorio en persona dentro de poco tiempo, añade Fendrick.

No demores la atención de emergencia

Una cosa es ser precavido cuando se trata del coronavirus, pero es importante diferenciar entre el tipo de atención que puede esperar y los trastornos o inquietudes que necesitan atención más inmediata. Además, los expertos afirman que una de las consecuencias más alarmantes de la pandemia de coronavirus ha sido la demora en la atención de emergencia.

“Estamos viendo que muchas personas se están extralimitando en la otra dirección; están realmente enfermas y se beneficiarían con acudir”, señala el Dr. James S. Powers, geriatra y profesor de Medicina en Vanderbilt University Medical Center.

Un informe de junio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) halló una disminución del 42% en las visitas al departamento de emergencias durante las primeras fases del brote. De modo similar, una encuesta que el American College of Emergency Physicians (ACEP) llevó a cabo en abril halló que en el país casi un tercio de los adultos demoraron o evitaron la atención médica por temor a contraer COVID-19.

Según ACEP, los síntomas que requieren atención inmediata incluyen dificultad para respirar o falta de aliento, dolor o presión en el pecho o en la parte superior del abdomen, mareos o debilidad repentinos, lesión en la cabeza o en la columna vertebral, confusión o dificultad para hablar y hemorragia incontenida. Según Powers, las lesiones por caídas también se deben evaluar de inmediato.

“Es cierto que hay un mayor riesgo de contraer una infección” en cualquier momento que sales de tu casa a un lugar público, como un hospital o una clínica, explica Powers. “Pero no hay duda de que el trastorno subyacente que se debe identificar y tratar como corresponde representa un mayor riesgo”.

Mantente al día con las vacunas

Además de la disminución de visitas a la sala de emergencias, los CDC también advirtieron una gran disminución en las vacunas infantiles durante la pandemia, lo que implica que muchos niños corren el riesgo de contraer enfermedades mortales que se podrían prevenir. Fendrick señala que los adultos mayores deberían alentar a sus hijos y nietos a mantenerse al día con sus programas de vacunación, y ellos también deben asegurarse de mantenerse al día por su cuenta.

Las tres vacunas más importantes para los adultos mayores son la vacuna contra la gripe, la vacuna antineumocócica y la vacuna contra la culebrilla, que se administra en dos dosis con un intervalo de dos a seis meses.

“No dejes pasar ese intervalo si recibiste la [primera] inyección de la vacuna contra la culebrilla y se acerca la fecha [de la segunda]”, indica Powers. “No esperes siete u ocho meses; deberías acudir y vacunarte ahora”.

Vacunarse contra la gripe este otoño “será más importante que nunca”, afirman los CDC, y por lo tanto no olvides hacer esa cita. Mantener a los adultos saludables y fuera del hospital lo más posible ayuda a conservar recursos que podrían escasear y que son necesarios para tratar la COVID-19.

Algunas vacunas se pueden administrar en una farmacia o en una clínica sin tener cita previa. Consulta con tu médico para determinar el mejor momento y lugar para programar tus vacunas.

Considera hacerte una operación que mejore tu calidad de vida

Otra cita sobre la que vale la pena consultar con tu médico es una que mejore tu calidad de vida, como una operación de reemplazo articular.

Si los hospitales y los centros quirúrgicos de tu zona están programando operaciones quirúrgicas optativas y tienes cita para un reemplazo de cadera o de rodilla, por ejemplo, “diría que sí, que lo hagas”, señala Powers. “Eso es importante para tu calidad de vida y no es lo mismo que ir solamente a hacerte un examen”.

Una vez más, es una decisión que te pueden ayudar a tomar tu médico y el equipo de cirugía según lo que sea mejor para tu situación en particular.

No faltes a los exámenes de seguimiento de detección de cáncer

Como sucedió con casi todas las otras citas preventivas, los exámenes de rutina para detectar cáncer se han paralizado desde marzo. Un informe de la empresa de tecnología de atención médica Komodo Health reveló que las colonoscopías y las biopsias que se realizan para diagnosticar cáncer de colon han disminuido en casi un 90% entre enero y mediados de abril en comparación con el mismo período del año anterior. Los estudios de detección de cáncer de cuello uterino disminuyeron más del 68%. Esto significa que miles de personas en el país recibirán un diagnóstico de cáncer tardío debido a la pandemia, explica el Dr. William G. Cance, oncólogo quirúrgico y director médico y científico de la American Cancer Society (ACS).

“Y el problema que observamos es que cuando se trata de reprogramar los exámenes, muchos pacientes simplemente se colocan en último lugar”, agrega. “Esto representa una demora aún mayor”.

Cuando se reanuden los exámenes de detección de rutina, será necesario ver a algunos pacientes antes que a otros. Por ejemplo, si tienes antecedentes familiares de cáncer de seno o has tenido una mamografía con resultados anormales y te debes hacer otra pronto, “definitivamente no postergues el examen”, recomienda Cance. Lo mismo sucede con los estudios para detectar cáncer de cuello uterino y cáncer de colon en las personas de mayor riesgo.

También es importante comunicarte de inmediato con un médico si tienes algún síntoma de cáncer, como cambios en los senos, en el intestino o fatiga intensa.

Para las personas asintomáticas que no recibieron resultados anormales en exámenes previos y que no tienen antecedentes familiares de cáncer, es probable que postergar un estudio preventivo unos meses “no cambie nada”, señala la Dra. Jacqueline W. Fincher, internista y presidenta del American College of Physicians. Sin embargo, si te preocupa que demoren tu cita debido a la gran cantidad de citas postergadas, intercede por ti mismo y pide que te atiendan antes, recomienda Cance.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Algunos trastornos crónicos requieren atención en persona

Si bien algunos problemas crónicos se pueden controlar en casa con equipos médicos básicos y consultas virtuales regulares, otros se deben tratar en persona. Un ejemplo es la alta presión arterial o el nivel de azúcar en la sangre que no están bien controlados, señala Fendrick. También hay pacientes que toman anticoagulantes y deben hacerse análisis de sangre de rutina para evaluar el nivel de su medicamento, “por lo que esos pacientes probablemente deberían acudir y hacerse esos exámenes”, agrega.

Los pacientes que padecen insuficiencia cardíaca congestiva o enfermedad renal crónica también pueden necesitar evaluaciones y tratamientos más frecuentes en persona para asegurar que no se desencadenen trastornos más graves, advierte Fincher. “Los trastornos crónicos no se pueden seguir postergando. En algún momento te tendrán que examinar”, agrega.

La buena noticia es que estas no son citas que debas programar por tu cuenta. “Tu médico de atención primaria es la persona a quien debes acudir y quien te ayudará” a decidir cuándo debes tener una consulta, señala Fincher. Por eso, llama al consultorio de tu médico y comienza el diálogo, si aún no lo has hecho.

“No tienes que ser tu propio médico; no tienes que tomar estas decisiones por tu cuenta”, agrega.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO