Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Lo que debes saber sobre las vacunas contra el coronavirus

El optimismo aumenta y surgen las preguntas a medida que comienzan los esfuerzos de inmunización.

Vacuna contra el coronavirus

MANJURUL/GETTY IMAGES

    

In English

Últimos desarrollos 

  • Pfizer solicita la aprobación de la FDA más allá de la "autorización de uso de emergencia" para la vacuna contra la COVID-19. Pfizer y BioNTech piden a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) la aprobación oficial de su vacuna contra la COVID-19, que hasta ahora se ha administrado a más de 134 millones de personas en el país bajo la autorización de uso de emergencia. El 7 de mayo, las empresas anunciaron que presentarán una solicitud de licencia para productos biológicos para su vacuna de ARNm de dos dosis para personas de 16 años o más. Han solicitado una revisión prioritaria de la FDA, que toma alrededor de seis meses, en comparación con el proceso estándar de revisión de 10 meses. Pfizer y BioNTech también han presentado una solicitud para ampliar la autorización de uso de emergencia actual para su vacuna contra la COVID-19 para incluir a las personas de 12 a 15 años. Las personas en Estados Unidos continuarán recibiendo la vacuna bajo la autorización de uso de emergencia hasta que la FDA actúe sobre esta solicitud.
  • Un estudio demuestra que la vacuna de Pfizer ofrece una fuerte protección contra dos variantes preocupantes. Un nuevo estudio realizado en Catar y publicado en la revista New England Journal of Medicine detalla la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra las variantes del Reino Unido (B.1.1.7) y Sudáfrica (B.1.351). Los investigadores descubrieron que la vacuna de dos dosis fue casi un 90% eficaz para prevenir una infección causada por la variante B.1.1.7, y alrededor del 75% eficaz para prevenir una infección causada por la B.1.351 a los 14 días o más después de la segunda dosis. La vacuna también fue muy eficaz (casi el 100%) para prevenir enfermedades graves y la muerte por una infección causada por cualquiera de las dos variantes. B.1.1.7 es actualmente la variante predominante en Estados Unidos.
  • Vacunarse es cada vez más fácil. El Gobierno federal ha creado nuevas maneras en que el público puede acceder a la vacuna contra la COVID-19, y el presidente Joe Biden ha establecido una nueva meta de vacunación: que el 70% de los adultos en Estados Unidos se vacunen antes del 4 de julio. Para encontrar un lugar donde vacunarse, los consumidores pueden visitar vaccines.gov, ingresar su código postal, verificar qué vacunas están dispuestos a recibir (Pfizer-BioNTech, Moderna o Johnson & Johnson) y cuánto están dispuestos a viajar para vacunarse. Las personas también pueden enviar su código postal al 438829 y recibir un mensaje de texto que indique el lugar más cercano con vacunas disponibles al que puedan ir. Biden también está ordenando a todas las tiendas que participan en el programa federal de farmacias a proporcionar horarios en los que las personas pueden vacunarse sin hacer una cita con anticipación. Biden también dijo que el Gobierno federal hará un esfuerzo especial a partir de la próxima semana para enviar más vacunas a clínicas de salud y otros lugares rurales, con el objetivo de aumentar el número de personas que se vacunan en las zonas rurales. 
  • 100 millones de personas en Estados Unidos están completamente vacunadas. Al 30 de abril, más de 100 millones de personas en el país están completamente vacunadas contra la COVID-19, alrededor del 30% de la población total. Y casi el 70% de los adultos de 65 años o más están completamente vacunados. La mayoría de las vacunas administradas en Estados Unidos han sido las vacunas de dos dosis de Pfizer y Moderna. En una conferencia de prensa el 30 de abril, los funcionarios de salud destacaron la importancia de recibir ambas dosis para una protección óptima contra el virus y las variantes.
  • Datos del mundo real confirman que las vacunas contra la COVID-19 brindan una fuerte protección a los adultos mayores. Un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revela que los adultos de 65 años o más completamente vacunados con las vacunas de Moderna o de Pfizer-BioNTech tuvieron un 94% menos de probabilidades de ser hospitalizados a causa de la COVID-19 que las personas de la misma edad que no estaban vacunadas. Las personas de 65 años o más parcialmente vacunadas (es decir, recibieron una de las dos dosis por al menos dos semanas) tuvieron un 64% menos de probabilidades de ser hospitalizadas con COVID-19 que las personas que no recibieron la vacuna. “Estos hallazgos son noticias alentadoras y bienvenidas para las dos terceras partes de las personas de 65 años o más que ya están completamente vacunadas”, dijo en un comunicado la directora de los CDC, Rochelle Walensky. “Las vacunas contra la COVID-19 son muy eficaces, y estos hallazgos del mundo real confirman los beneficios que se observaron en los ensayos clínicos: previenen las hospitalizaciones entre los más vulnerables”.
  • Los CDC dicen que las personas vacunadas no necesitan llevar máscaras al aire libre. Los estadounidenses que están totalmente vacunados pueden ir sin máscaras en algunas actividades al aire libre como caminar o montar en bicicleta con los miembros de su hogar, asistir a pequeñas reuniones con la familia y amigos o comer en un restaurante al exterior con amigos de varios hogares, según las nuevas recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La agencia define el estar completamente vacunado como dos semanas después de que alguien haya recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna o el producto de una sola dosis de Johnson & Johnson. Los CDC siguen recomendando que las personas totalmente vacunadas lleven máscaras cuando asistan a un evento al aire libre con multitudes, como una actuación en directo o un partido deportivo. Además, la agencia sigue diciendo que todas las personas deberían llevar una mascarilla para actividades en interiores, como una cita en una barbería o peluquería, viajar en transporte público, ir a un centro comercial o a un museo, o ver una película en un cine.
  • Panel de los CDC recomienda restablecer la vacuna de Johnson & Johnson. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC recomendó el viernes, por 10 votos a favor y 4 en contra, que se levante la pausa de la vacuna de Johnson & Johnson. Durante una reunión de casi seis horas, el panel asesor comparó los beneficios de la vacuna de una sola dosis de J&J y los casos de coágulos sanguíneos graves, casi todos ocurridos en  mujeres entre 18 y 48 años. Los últimos datos muestran que se produjeron 15 casos de coágulos sanguíneos entre casi 8 millones de vacunas J&J y que el riesgo de coágulos sanguíneos fue superado con creces por las hospitalizaciones evitadas y las vidas salvadas. El grupo consultivo se mostró partidario de que la recomendación incluya una declaración en la que se indique que las mujeres de 50 años o menos deben ser conscientes del riesgo, poco frecuente, de que se produzcan coágulos sanguíneos graves y que también podrán elegir una de las otras dos vacunas autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA): la de dos dosis de Pfizer-BioNTech o la del producto Moderna. Las recomendaciones del panel deben ser aprobadas ahora por la directora de los CDC, Rochelle Walensky, antes de que se pueda levantar oficialmente la pausa. El viernes no estaba claro cuándo se reanudarán las vacunaciones de J&J.
  • Los médicos reciben dosis de la vacuna. Los funcionarios federales están trabajando con los estados y los médicos de atención primaria para hacer llegar las dosis de la vacuna contra la COVID-19 a los médicos locales en un esfuerzo por impulsar la confianza en los productos. Alrededor del 90% de los médicos del país se han vacunado, según informaron funcionarios de la Casa Blanca en la sesión informativa del viernes. Los funcionarios creen que los médicos son fuentes de información confiable para la población sobre la vacuna. Una encuesta de la Kaiser Family Foundation, realizada a principios de este año, reveló que el 79 por ciento de los encuestados dijo que era probable que recurriera a un médico, una enfermera u otro proveedor de atención sanitaria a la hora de decidir si tomar la vacuna contra la COVID-19.
  • Las empresas pequeñas pueden recibir créditos tributarios por vacunas de empleados. El presidente Joe Biden insta a todos los empleadores a pagarles a todos sus empleados por el tiempo que tomen fuera del trabajo para recibir la vacuna contra la COVID-19 y por cualquier tiempo que necesiten para recuperarse después de la inoculación. Como incentivo, el Gobierno federal ofrecerá a las empresas y a las organizaciones sin fines de lucro que tienen menos de 500 empleados un crédito tributario de licencia con paga para compensar los costos relacionados con la COVID-19. Estos empleadores podrán reclamar hasta $17,110 por 14 semanas de licencia con paga para que cada empleado afectado se vacune, se recupere de una inyección, vaya al médico si tiene síntomas de COVID-19, se haga una prueba de COVID-19, se someta a una cuarentena (o cuide de alguien que está en cuarentena), o cuide de un niño cuya escuela o proveedor de cuidados infantiles estén cerrados debido al virus. El crédito tributario tendrá vigencia para el tiempo que se tome fuera del trabajo desde el 1.º de abril hasta el 20 de septiembre del 2021. El crédito tributario será financiado por el Plan de Rescate de Estados Unidos, aprobado en marzo. A principios del 2021, varios grandes empleadores empezaron a pagarles a sus empleados cuando se vacunan. 
  • La mayoría de los adultos se han vacunado al menos una dosis: Hasta este 18 de abril, el 50,4 por ciento de los estadounidenses mayores de 18 años han recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 y el 32,5 por ciento se ha vacunado completamente, según datos de los CDC. El 81% de las personas mayores de 65 años ha recibido una dosis y casi el 66% se ha vacunado completamente.
  • La vacuna de Moderna es eficaz seis meses después. Nuevos datos publicados por Moderna muestran que la vacuna de dos dosis contra la COVID-19 fue más del 90% eficaz para proteger contra la enfermedad y un 95% eficaz para prevenir enfermedades graves hasta seis meses después de que los pacientes recibieron la segunda dosis. Los datos se basaron en el seguimiento de participantes de su ensayo clínico de fase tres, e incluyen más de 900 casos al 9 de abril. Esto podría poner a Moderna un paso más cerca de solicitar una aprobación completa para su vacuna. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) emitió una autorización de uso de emergencia para la vacuna en diciembre del 2020. La agencia usualmente requiere seis meses de datos cuando una compañía solicita una aprobación completa. El anuncio de Moderna se publicó después de un anuncio similar de Pfizer sobre su vacuna de Pfizer-BioNTech, que también opera bajo una autorización de uso de emergencia.
  • A partir del 19 de abril, la vacuna estará disponible para todos. El 6 de abril, el presidente Joe Biden anunció en la Casa Blanca que todos los adultos del país deberían poder vacunarse contra la COVID-19 a partir del 19 de abril. La nueva orden del presidente Biden a los estados es una actualización de su orden previa, que indicaba que todos los adultos del país se podrían vacunar a partir del 1.º de mayo. Biden atribuyó la capacidad de adelantar dos semanas la fecha en la que se ampliará el alcance de la vacunación a la disponibilidad de suficientes suministros de vacunas, la creación de más lugares de vacunación y el reclutamiento de más personas para administrar las vacunas. La Administración ya había anunciado que para el 19 de abril el 90% de todas las personas del país vivirían dentro de cinco millas de un sitio de vacunación y que 40,000 farmacias administrarían vacunas.
  • CDC: Las personas totalmente vacunadas pueden viajar. Los CDC emitieron la tan esperada recomendación de que las personas totalmente vacunadas contra la COVID-19 pueden viajar con seguridad dentro de Estados Unidos. Se considera que una persona está totalmente vacunada dos semanas después de haber recibido la última dosis recomendada de una vacuna, es decir, dos dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y o Moderna o una inyección del producto Johnson & Johnson. Los CDC sugieren que las personas totalmente vacunadas sigan llevando mascarilla, eviten las aglomeraciones, se distancien socialmente y se laven las manos con frecuencia cuando viajen. Las nuevas orientaciones no cambian los consejos para las personas que no están totalmente vacunadas. Los CDC siguen recomendando que no realicen viajes no esenciales. En cuanto a los viajes internacionales, los CDC recomiendan algunas precauciones adicionales para las personas totalmente vacunadas debido, según los funcionarios de la agencia, a la aparición y posible propagación de nuevas variantes de la COVID-19, a las diferencias en el grado de infección en otros países y a la disponibilidad de vacunas en todo el mundo. Cuando viajan al extranjero, las personas totalmente vacunadas no necesitan una prueba de la COVID-19 antes, a menos que el país al que van lo exija. Sin embargo, deben tener un resultado negativo en la prueba de la COVID-19 antes de embarcar en un vuelo internacional para volver a casa y hacerse otra prueba entre tres y cinco días después de regresar. 
  • El Departamento de Salud y Servicios Humanos lanza una campaña de confianza en la vacuna. El Gobierno federal anunció el jueves la creación de un Cuerpo Comunitario de COVID-19 como parte de un esfuerzo para infundir confianza en la población sobre las tres vacunas autorizadas en Estados Unidos. Está integrado por más de 275 organizaciones, entre ellas profesionales de la salud, organizaciones comunitarias, organizaciones religiosas, empresas, organizaciones rurales, sindicatos, grupos de veteranos y grupos deportivos. Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), estos mensajeros recibirán información que podrán compartir con sus comunidades. El material incluye actualizaciones científicas y médicas cada semana, puntos de discusión sobre las vacunas, publicaciones sugeridas para las redes sociales, hojas informativas y otras herramientas para ayudar a las organizaciones a transmitir el mensaje sobre las vacunas. Cualquier miembro del público puede convertirse en miembro del Cuerpo Comunitario; el formulario de registro se encuentra en www.hhs.gov/covidcommunitycorps. El HHS también comenzará a difundir avisos televisivos en inglés y en español para alentar al público a vacunarse. Los anuncios se difundirán durante el mes de abril y se transmitirán además por canales digitales.
  • Los adultos mayores recibirán ayuda con el transporte a los sitios de vacunación. Los adultos mayores vulnerables y las personas con discapacidades que tienen problemas para viajar a un sitio de vacunación contra la COVID-19 recibirán ayuda, incluso con el transporte, dijo el presidente Biden el lunes mientras señaló varios pasos que, según él, harán posible que el 90% de las personas en Estados Unidos cumplan los requisitos de vacunación para el 19 de abril, una fecha más temprana a la que había mencionado anteriormente (1.º de mayo). Biden dijo que el transporte no debe ser un obstáculo para cualquier persona mayor que desee vacunarse. También dijo que está ordenando a su equipo de respuesta contra la COVID a asegurarse de que haya un sitio de vacunación dentro de cinco millas del 90% de toda la población del país para el 19 de abril. Para hacer que eso sea posible, dijo, el número de farmacias que ofrecen vacunas aumentará de 17,000 a 40,000. Además, se abrirán 12 sitios adicionales de vacunación masiva respaldados por el Gobierno federal alrededor del país, mayormente en comunidades minoritarias. Los estados también recibirán más fondos para poder ampliar los sitios comunitarios de vacunación.
  • Estudio de los CDC: Las vacunas de Pfizer y Moderna son eficaces. Las vacunas de Pfizer y Moderna son eficaces para prevenir infecciones de COVID-19, según un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de aproximadamente 4,000 trabajadores de salud, socorristas y otros trabajadores esenciales entre el 14 de diciembre y el 13 de marzo. El estudio halló que ambas vacunas redujeron el riesgo de infección en un 80% después de una dosis, y en un 90% 14 días después de la segunda dosis. Estos hallazgos confirman otros estudios —realizados en Israel y Gran Bretaña; de trabajadores de salud en University of Texas; y en dos centros médicos universitarios en el sur de California—, además de los datos de los ensayos clínicos que la FDA usó para otorgar las autorizaciones de uso de emergencia a las dos vacunas en diciembre. El estudio de los CDC que está rastreando el impacto de las vacunas en el mundo real continuará. 
  • Los CDC anuncian recomendaciones para las personas vacunadas. Aquellos que han recibido la vacuna completa contra la COVID-19 pueden reunirse en espacios cerrados con otras personas que también están completamente vacunadas sin necesidad de usar mascarilla o mantener seis pies de distancia, anunciaron los CDC el lunes.  Y las personas que han recibido todas las dosis de la vacuna no tienen que hacer cuarentena ni someterse a una prueba de detección del coronavirus si se ven expuestas a alguien que tiene COVID-19, siempre y cuando la persona vacunada no presente síntomas. Los CDC dicen que se considera que una persona está completamente vacunada dos semanas después de haber recibido las dos dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o de Moderna, o la dosis única de la vacuna de Johnson & Johnson. Las recomendaciones de la agencia, largamente anticipadas, son algo más complejas en lo referente a la interacción entre personas vacunadas y no vacunadas. Una persona que está completamente vacunada puede visitar a personas no vacunadas de otro hogar o núcleo familiar en un espacio cerrado y sin mascarilla ni distanciamiento social si todos los integrantes de ese hogar o núcleo familiar tienen bajo riesgo de enfermar gravemente por COVID-19, dicen los CDC. La agencia no modificó las pautas y recomendaciones de viaje, y continúa recomendando que incluso las personas vacunadas eviten los viajes no esenciales y eviten también las reuniones en persona de grupos medianos o grandes.
  • Se inaugura el localizador de vacunas: El público de Estados Unidos puede empezar a buscar proveedores aprobados de vacunas contra la COVID-19 en vaccinefinder.org (en inglés), un sitio web donde los consumidores pueden ingresar su dirección o código postal y obtener una lista de proveedores de vacunas, junto con enlaces para programar una cita. Pero este servicio se ampliará lentamente. Hasta ahora, el sitio incluye datos de 29,000 proveedores en cuatro estados: Alaska, Indiana, Iowa y Tennessee. El sitio se estrenó en el Boston Children's Hospital, respaldado por una subvención de los CDC. Si el lanzamiento inicial es exitoso, el sitio se expandirá a todos los proveedores del país que deseen participar.
  • Los datos de los CDC demuestran que las vacunas son seguras. Nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revelan que los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19 son tal como se esperaban, y no son serios en la gran mayoría de los primeros 22 millones de personas que han recibido la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna. Los síntomas reportados más frecuentemente incluyen dolor de cabeza (22.4%), fatiga (16.5%) y mareo (16.5%). Los casos de anafilaxia (reacciones alérgicas severas) fueron muy poco comunes; 4.5 casos por cada millón de dosis administradas. La incidencia de efectos secundarios fue mayor con la segunda dosis de la vacuna de Pfizer; casi un 79% de las personas que la recibieron dicen no haber experimentado ningún síntoma serio, en comparación con casi el 94% que dijeron no haber tenido ningún problema grave después de la primera inyección. No hay datos sobre la vacuna de Moderna, cuya segunda inoculación ocurre 28 días después de la primera. Los datos recopilados cubren el primer mes de vacunación, un período del 14 de diciembre del 2020 hasta el 13 de enero del 2021. Durante una sesión informativa sobre la COVID 19 el viernes, la directora de los CDC Rochelle Walensky dijo que el hecho de que más personas tienden a experimentar una reacción más fuerte con la segunda inoculación no debería disuadir a las personas en el país de recibir la segunda dosis.
  • Cuándo administrar la segunda dosis. La segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna se puede aplicar hasta seis semanas después de la primera, según una actualización publicada el jueves por los CDC (en inglés) Cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) otorgó la autorización para uso de emergencia a ambas vacunas a fines del año pasado, dijo que la segunda dosis de la vacuna de Pfizer debía administrarse a los 21 días, mientras que el protocolo de la vacuna de Moderna indicaba que la segunda dosis se debe administrar a los 28 días. Los CDC aún sostienen que si bien "la segunda dosis debe administrarse tan cerca del intervalo recomendado como sea posible", de no ser factible hacerlo de ese modo, la segunda dosis se puede recibir hasta 42 días después de la primera. 
  • Las vacunas y las enfermedades subyacentes. Los CDC emitieron pautas para quienes tienen problemas de salud subyacentes. Las pautas indican que estas personas pueden vacunarse contra la COVID-19 siempre y cuando no hayan tenido una reacción alérgica grave a ninguno de los ingredientes de la vacuna.  Los CDC incluyeron comentarios adicionales para los siguientes grupos: personas con VIH o quienes tienen sistemas inmunitarios debilitados, personas con trastornos autoinmunitarios: pueden recibir la vacuna, pero deben saber que aún no hay datos sobre la seguridad de la vacuna para este grupo, personas con síndrome de Guillain-Barré y personas con parálisis de Bell.

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Investigadores en todo el mundo han estado trabajando a velocidad récord para crear vacunas contra la COVID-19. A menos de un año del comienzo de la pandemia, esa meta es ahora una realidad. Estados Unidos está entre los países que han comenzado a vacunar al público contra un virus que hasta el momento ha infectado a más de 25 millones de personas en el país. El virus ha causado la muerte de más de 421,000 personas en Estados Unidos y más de 2.1 millones en el mundo. Como se indicó anteriormente, la vacuna de Moderna y la de Pfizer-BioNTech se están distribuyendo en el país, primero a los trabajadores de la salud y a los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo, luego a las personas de 65 años o más y a los trabajadores esenciales de primera línea.

Ambas vacunas recibieron una autorización de uso de emergencia de la FDA. Esta autorización es un tipo de luz verde. No es lo mismo que una aprobación oficial.

Durante una emergencia de salud pública, como la pandemia de coronavirus, la FDA puede autorizar de manera oportuna productos médicos no aprobados previamente para diagnosticar, tratar o prevenir la enfermedad cuando no existan otras alternativas aprobadas o disponibles. El proceso de autorización de uso de emergencia es más rápido que la aprobación estándar de la FDA, que puede tardar de seis a diez meses. Sin embargo, los datos que demuestran la seguridad y la eficacia siguen siendo necesarios para la autorización, y la FDA y un comité asesor de expertos utilizan estos datos para sopesar los riesgos y beneficios del producto en cuestión.

¿Qué es exactamente una vacuna?

Una vacuna es algo que ayuda a una persona a desarrollar la inmunidad a una enfermedad infecciosa. Funciona introduciendo intencionalmente en el cuerpo una forma inactiva de un germen causante de una enfermedad, o algo similar. Esto estimula la producción de anticuerpos por parte del sistema inmunitario, las proteínas que ayudan a proteger a la persona de una futura infección si alguna vez se encuentra con el germen real.

Piensa en ello como un entrenamiento para tu sistema inmunitario: lo estás "enviando al gimnasio y preparándolo para poder hacer algo cuando se encuentre con lo real en el futuro", dice el doctor Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute. "Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente".

En el caso del nuevo coronavirus, una vacuna hace a una persona resistente a una infección por el virus y a la enfermedad que causa —la COVID-19— o, como mínimo, permite que una persona infectada tenga "un curso más corto [de la enfermedad] o no tantas complicaciones", agrega Moody.

¿Qué vacunas contra el coronavirus están disponibles ahora?

Hasta el momento, las tres vacunas que han recibido una autorización de uso de emergencia (Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson) son los únicos productos disponibles para las personas en Estados Unidos.

La vacuna de Pfizer recibió una autorización de uso de emergencia por la FDA para uso en personas de 16 años o más, lo que la convierte en la primera vacuna contra el coronavirus disponible para la población de Estados Unidos.

Las vacunas de Moderna y de J&J se han autorizado para personas de 18 años o más.

Se halló que las tres vacunas fueron altamente eficaces en la prevención de la COVID-19 en los participantes de los ensayos clínicos. Según muestran los análisis de la FDA, la vacuna de dos dosis de Pfizer/BioNTech tiene aproximadamente un 95% de eficacia contra la COVID-19, independientemente de la edad, la raza u otros riesgos de enfermedad grave por una infección. Y la de Moderna demostró ser un 94.5% eficaz contra la COVID-19 en personas de todas las edades, origen étnico y sexo. El fármaco de J&J resultó ser un 66% eficaz en general, y un 72% eficaz en Estados Unidos.

¿Son seguras las vacunas?

La seguridad es una preocupación clave de los funcionarios y expertos de salud pública. Los participantes de los ensayos clínicos de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson experimentaron efectos secundarios después de vacunarse, incluidos dolor en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular y dolor en las articulaciones. Estos síntomas son temporales y son efectos secundarios que algunas personas experimentan con otras vacunas, incluida la vacuna contra la gripe y la vacuna contra la culebrilla (herpes zóster).

Los CDC han documentado varios casos de anafilaxia en personas que recibieron la vacuna en Estados Unidos. Aunque una reacción anafiláctica pone en peligro la vida, puede detenerse rápidamente, como en estos seis casos, con medicamentos como la epinefrina. Por esta razón, los CDC recomiendan que las personan que hayan tenido una reacción alérgica grave en algún momento a cualquier ingrediente de una vacuna contra la COVID-19 se abstengan de recibirla. Si tienes un historial de reacciones alérgicas graves a otras vacunas, pregúntale a tu médico si debes vacunarte contra la COVID-19, aconseja la agencia.

Luego de que se autoriza una vacuna, muchos sistemas de monitoreo de seguridad de vacunas vigilan los eventos adversos, según los CDC. Si se descubre alguno, "los expertos lo evalúan de inmediato para determinar si es un problema de seguridad real" y luego ajustan las recomendaciones de las vacunas según sea necesario, explica la agencia.  

¿Cómo se están distribuyendo las vacunas?

El Gobierno federal está supervisando la distribución y el monitoreo de las vacunas contra el coronavirus en EE.UU., pero los funcionarios estatales y locales están priorizando quién recibe la vacuna en sus jurisdicciones. El Gobierno también se está asociando con empresas privadas para garantizar que las personas de alto riesgo puedan acceder fácilmente a una vacuna. Los trabajadores de salud y los residentes y el personal de centros de cuidados a largo plazo se encontraban en el primer grupo para recibir la vacuna; los CDC recomiendan que el próximo grupo de personas en recibir una vacuna contra la COVID esté compuesto de adultos mayores de 75 años. Sin embargo, muchos estados les dieron prioridad a los adultos mayores de 65 años luego de que el Gobierno federal exigiera que los estados ampliaran la distribución para acelerar la administración de la vacuna. El próximo grupo en recibir la vacuna, bajo las pautas de los CDC, constaría de los trabajadores de primera línea, incluidos el personal de primeros auxilios, los empleados del servicio postal, los maestros, los trabajadores de transporte público y las personas que trabajan en supermercados.

Las autoridades predicen que llevará varios meses más vacunar a todo aquel que desee vacunarse, incluso a medida que aumenta la producción y se autorizan más candidatas a vacunas.

Hay consideraciones logísticas, incluida la necesidad de asegurar el transporte y el almacenamiento adecuados para las vacunas. Las vacunas de Pfizer y de Moderna requieren un almacenamiento en temperaturas específicas frías, pero la vacuna de J&J se puede enviar y almacenar a temperaturas convencionales de refrigeración. 

¿Cuánto cuesta la vacuna?

El Gobierno federal compró de antemano miles de millones de dosis de vacunas con el dinero de los contribuyentes, y las personas en Estados Unidos no tendrán que pagar nada para recibirla.

Los proveedores de vacunas podrán cobrar una tarifa de administración por poner la vacuna, pero esta tarifa debe estar cubierta por un seguro público o privado, o por un fondo de asistencia del Gobierno para los no asegurados.

¿Puedo contraer la COVID-19 incluso después de vacunarme?

Aún no está claro si alguien que recibió la vacuna se puede enfermar de COVID-19 ni se sabe cuánto durará la inmunidad, aunque deben surgir más detalles sobre la eficacia de la vacuna en el seguimiento posterior a los ensayos.

"Eso es algo que las personas deberán entender cuando reciban la vacuna", dice el Dr. William Schaffner, un especialista en enfermedades infecciosas y profesor de Medicina Preventiva en la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. "La vacuna proporciona protección, pero no será como una armadura".

El mensaje principal de Schaffner: el hecho de que te subas la manga y te pongas la inyección no significa que puedas tirar la mascarilla y dejar de lado otros esfuerzos de prevención como el distanciamiento social y el lavado de manos. Esos serán cruciales "durante bastante tiempo" para conseguir el control del virus, dice Schaffner.

¿Se necesitan realmente ambas dosis?

La vacuna de Pfizer/BioNTech y la de Moderna ambas requieren dos dosis, y es necesario obtener ambas dosis para asegurar la eficacia. (Otras vacunas contra la COVID-19 que se están probando en ensayos clínicos solo requieren una dosis).

Según los CDC, la primera inyección comienza a generar protección, mientras que la segunda "es necesaria para obtener la mayor protección que la vacuna tiene para ofrecer".

¿Necesito la vacuna si ya tuve COVID-19?

Aún no está claro por cuánto tiempo se está protegido de la COVID-19 después de una infección previa —lo que se conoce como inmunidad natural—. De hecho, "la evidencia preliminar sugiere que la inmunidad natural a la COVID-19 puede no durar mucho tiempo", explican los CDC. Debido a esto, "se puede recomendar a las personas que se vacunen contra la COVID-19 aunque hayan contraído la enfermedad antes", afirma la agencia.

Los funcionarios de salud mantendrán informado al público sobre cualquier desarrollo y recomendación a medida que se sepa más sobre la duración de la inmunidad natural.

"Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente".

Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute.

¿Es bueno que haya más de una vacuna?

Sin lugar a duda. "De hecho, sería muy conveniente", dice Schaffner, porque eso significaría que "habría más fabricantes de vacunas trabajando para realmente producir la vacuna, y así podríamos tratar de vacunar más rápido a la población en Estados Unidos y más allá".

La Dra. Kathleen Neuzil, profesora de Vacunología y directora del Center for Vaccine Development and Global Health de la Facultad de Medicina de University of Maryland, se hace eco del sentimiento de Schaffner y hace referencia a la vacuna contra la gripe para compararla: existen múltiples formulaciones en el mercado, como la vacuna inyectable de alta dosis y la vacuna en aerosol nasal, por ejemplo, que se recomiendan para diferentes poblaciones.

"Realmente necesitamos que cada persona en el mundo, en teoría, pueda recibir esta vacuna. Así que, para mí, [tener más de una opción] es algo positivo, porque necesitamos muchas", añade.

Nota del editor: Este artículo, que originalmente se publicó el 1.° de mayo, se ha actualizado para incluir nueva información.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.