Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Lo que debes saber sobre las vacunas contra el coronavirus

Siguen los interrogantes mientras millones de estadounidenses se vacunan.

Vacuna contra el coronavirus

MANJURUL/GETTY IMAGES

    

In English

Últimos desarrollos

  • Mandato de vacunación bloqueado para grandes empleadores; pero se mantiene para los trabajadores de la salud. La Corte Suprema de EE. UU. dictaminó el 13 de enero que la administración de Biden no tiene la autoridad para imponer un mandato de vacunación contra la COVID-19 a los grandes empleadores del país. Muchas empresas ya han implementado sus propios requisitos de vacunación y la decisión del tribunal superior no afectará esas reglas. Al mismo tiempo, los jueces decidieron que el gobierno federal tiene el poder de exigir vacunas para los trabajadores de la salud que trabajan para proveedores que reciben fondos federales de Medicare o Medicaid.  Prácticamente todos los proveedores de atención médica y los centros de atención a largo plazo del país reciben fondos de esos programas.
  • Los CDC dicen que los niños de 12 a 17 años deben recibir la dosis de refuerzo de Pfizer contra la COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron el 5 de enero que los niños de 12 a 15 años deben recibir una vacuna de refuerzo de Pfizer-BioNTech al menos cinco meses después de recibir las dos primeras inyecciones de esa vacuna. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, aceptó la recomendación del grupo asesor de la agencia, conocido como Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). Walensky también aceptó la recomendación del panel asesor de que los jóvenes de 16 y 17 años deberían recibir el refuerzo. El lenguaje anterior decía que los jóvenes de 16 y 17 años "pueden" recibir la tercera dosis. Actualmente, Pfizer es la única vacuna COVID autorizada para personas mayores de 12 años. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) amplió la autorización de refuerzo de Pfizer para niños de 12 a 15 años a principios de esta semana. Las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson están disponibles en los EE. UU. para personas mayores de 18 años. La nueva recomendación llega a medida que los casos de COVID-19 causados ​​por la variante ómicron, altamente contagiosa, se disparan a cifras récord.
  • Los CDC dicen que los receptores de las vacunas de Pfizer y de Moderna deben recibir una dosis de refuerzo a los cinco meses. Las personas que se vacunaron contra la COVID-19 con los productos de Pfizer-BioNTech o de Moderna deben recibir su tercera inyección de refuerzo cinco meses después de la segunda dosis, en lugar de seis meses, según la recomendación de los CDC. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo en un comunicado el 4 de enero que la nueva recomendación garantiza que "las personas puedan recibir un refuerzo de protección ante la propagación de la variante ómicron y el aumento de casos en todo el país". Las personas que recibieron el producto de una dosis de Johnson & Johnson, el intervalo entre la vacuna inicial y el refuerzo sigue siendo de dos meses. Los CDC también recomiendan que los niños de 5 a 11 años con inmunodeficiencia moderada o grave reciban una tercera dosis del producto de Pfizer —la única vacuna autorizada para este grupo de edad— 28 días después de su segunda inyección.
  • La FDA acorta el tiempo entre la serie de vacunas de Pfizer y el refuerzo, además de autorizar las vacunas de refuerzo para los jóvenes de 12 a 15 años. El 3 de enero, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) tomó varias medidas para ampliar la aceptación de las vacunas de refuerzo en medio del aumento de ómicron, incluido el reducir de seis a cinco meses el tiempo que se debe esperar entre las primeras dos dosis de la serie de Pfizer-BioNTech y la dosis de refuerzo, después de que datos del mundo real de Israel no mostraran nuevas preocupaciones de seguridad al hacerlo. La agencia dijo en su decisión que la vacuna de refuerzo “mejora en gran medida la respuesta de anticuerpos de una persona para poder contrarrestar la variante ómicron”, que se está propagando rápidamente por todo Estados Unidos. “Autorizar la vacunación de refuerzo a los cinco meses en vez de a los seis meses puede brindar con mayor prontitud una mejor protección a las personas contra la variante altamente transmisible ómicron”. La FDA también dio la autorización para que las personas de 12 a 15 años reciban una vacuna de refuerzo de Pfizer-BioNTech y está permitiendo que los niños inmunocomprometidos de 5 a 11 años reciban una tercera dosis como parte de la serie primaria. Los niños de 5 a 11 años que están completamente vacunados y no están inmunocomprometidos no necesitan una tercera dosis en este momento, dijo la FDA. Se espera que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y su grupo asesor revisen la autorización esta semana y decidan si recomiendan los cambios.
  • CDC: No cruceros. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que dado el número creciente de casos de COVID-19 que se informan a bordo de los barcos, los estadounidenses deben evitar los viajes en crucero, incluso si están completamente vacunados y han recibido una dosis de refuerzo. El aviso del 30 de diciembre explica que el virus que causa la COVID-19 se propaga fácilmente entre personas que se encuentran en espacios reducidos a bordo de los barcos, y la posibilidad de contraer COVID-19 en estos barcos es muy alta. Las personas que viajan en un crucero deben hacerse la prueba uno a tres días antes de su viaje y de tres a cinco días después de su regreso, dice la agencia. Y los pasajeros que no estén completamente vacunados deben permanecer en cuarentena durante los cinco días posteriores a su crucero. El CDC también aconseja a las personas que cruzan que usen una máscara cuando estén en espacios compartidos y señala que las líneas de cruceros individuales pueden requerir que sus pasajeros y la tripulación usen máscaras cuando estén a bordo del barco.
  • Los refuerzos de Pfizer y Moderna protegen contra ómicron. Moderna, el fabricante de la vacuna contra la COVID-19, emitió un comunicado el 20 de diciembre diciendo que una dosis de refuerzo de su vacuna aumenta los niveles de anticuerpos contra ómicron, que actualmente es la variante del virus de más rápida transmisión. La compañía dijo que, según sus datos, una tercera dosis con la mitad de la cantidad usada en las dos primeras vacunas que recibieron los adultos, aumenta los niveles de anticuerpos por un factor de 37. Moderna también dijo que si la dosis completa que los adultos recibieron en las dos primeras inyecciones se usara para un refuerzo, los niveles de anticuerpos se multiplicarían por un factor de 83. Esta dosis se le ha administrado a algunas personas inmunocomprometidas. A principios de mes, Pfizer y BioNTech anunciaron que un refuerzo de su vacuna elevaba el nivel de anticuerpos por un factor de 25. Pfizer dijo que el refuerzo neutralizaba el virus a niveles comparables a la protección que ofrecen dos dosis de la vacuna contra la cepa original de COVID-19.
  • Los CDC recomiendan las vacunas de Pfizer y Moderna en lugar del producto Johnson & Johnson.  Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas en Estados Unidos reciban la vacuna de dos dosis de Pfizer-BioNTech o de Moderna contra la COVID-19 en lugar del producto de una sola inyección Johnson & Johnson. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, aceptó la recomendación del 16 de diciembre de su Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), que evaluó los datos relacionados con un trastorno poco común, pero grave, de coagulación de la sangre asociado con la vacuna de J&J, la misma que suspendió temporalmente su uso en abril. Cincuenta y cuatro casos de esta enfermedad se confirmaron hasta agosto de aproximadamente 14 millones de dosis administradas; nueve personas han muerto a causa de ella. Según los datos presentados, las mujeres jóvenes de entre 30 y 40 años corren mayor riesgo. Hasta la fecha, alrededor de 16 millones de personas en Estados Unidos han recibido la vacuna de J&J, que usa una tecnología diferente a las opciones de Pfizer y Moderna.  Menos de 1 millón han sido vacunadas con su dosis de refuerzo. Los funcionarios de los CDC dicen que hay un suministro abundante de las vacunas de dos dosis, con casi 100 millones en el campo listos para ser administrados. 

  • No se necesita una nueva vacuna para la variante de ómicron ahora. Una dosis de refuerzo de las vacunas actuales contra la COVID-19 será eficaz contra ómicron, la última variante del coronavirus, por lo que no se necesita una vacuna diferente en este momento, dijo el 15 de diciembre el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y asesor médico principal del presidente Biden, en una conferencia informativa del equipo de la Casa Blanca encargado de la respuesta contra la COVID-19. Fauci dijo que los datos preliminares de EE.UU. y el extranjero muestran que, aunque un régimen de dos dosis de las vacunas es menos eficaz contra ómicron que contra la cepa original de la COVID-19 y la variante delta, una vez que alguien recibe un refuerzo, aumenta la protección contra la infección —y especialmente contra la hospitalización y la muerte—.
  • Un estudio realizado en Sudáfrica sugiere que la variante ómicron es menos grave. Según los primeros indicios, la variante ómicron causa una enfermedad menos grave que delta y otras variantes de la COVID-19, de acuerdo con un nuevo estudio realizado en Sudáfrica por la mayor aseguradora privada del país. El informe también advierte que ómicron parece ser más resistente a dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. El estudio fue llevado a cabo por Discovery Health, que revisó 211,000 casos positivos de coronavirus; concluyó que la vacuna de Pfizer proporcionó solo el 33% de protección contra la enfermedad, pero todavía parece proporcionar un 70% de protección contra la hospitalización. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de los primeros 43 casos confirmados atribuibles a la variante ómicron, solo se reportó una hospitalización y no hubo muertes. 

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Investigadores en todo el mundo han estado trabajando a velocidad récord para crear vacunas contra la COVID-19. A menos de un año del comienzo de la pandemia, esa meta se volvió realidad.

Una vacuna (de Pfizer-BioNTech) ha recibido la aprobación completa de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) y otras dos (una de Moderna y otra de Johnson & Johnson) se están administrando bajo la autorización de uso de emergencia. Esta designación de la FDA permite el acceso a tratamientos y otras herramientas médicas durante una emergencia de salud pública cuando no existen otras opciones.

El proceso de autorización de uso de emergencia es más rápido que la aprobación estándar de la FDA, que puede tardar de seis a diez meses. Sin embargo, los datos que demuestran la seguridad y la eficacia siguen siendo necesarios para la autorización, y la FDA y un comité asesor de expertos utilizan estos datos para sopesar los riesgos y beneficios del producto en cuestión.

¿Qué es exactamente una vacuna?

Una vacuna es algo que ayuda a una persona a desarrollar la inmunidad a una enfermedad infecciosa. Funciona introduciendo intencionalmente en el cuerpo una forma inactiva de un germen causante de una enfermedad, o algo similar. Esto estimula la producción de anticuerpos por parte del sistema inmunitario, las proteínas que ayudan a proteger a la persona de una futura infección.

Piensa en ello como un entrenamiento para tu sistema inmunitario: lo estás "enviando al gimnasio y preparándolo para poder hacer algo" en caso de que se encuentre con el germen en el futuro, explica el doctor Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute. "Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente", dice.

En el caso del nuevo coronavirus, una vacuna hace a una persona resistente a una infección por el virus y a la enfermedad que causa —la COVID-19— o, como mínimo, permite que una persona infectada tenga "un curso más corto [de la enfermedad] o no tantas complicaciones", agrega Moody.

¿Qué vacunas contra el coronavirus están disponibles ahora?

Las vacunas de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson (J&J) son, hasta ahora, los únicos productos disponibles para las personas en Estados Unidos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan las vacunas de Pfizer y Moderna en lugar de la versión de una sola inyección de la vacuna de J&J porque se ha relacionado con un trastorno de coagulación de la sangre poco común pero grave. Sin embargo, la vacuna de J&J seguirá estando disponible para las personas que “no pueden o no están dispuestas a recibir la vacuna ARNm”, dijeron los CDC en un comunicado emitido el 16 de diciembre. 

La vacuna de Pfizer está aprobada para personas de 16 años o más y está disponible para personas de 5-15 años con autorización de uso de emergencia; las vacunas de Moderna y J&J se han autorizado para personas de 18 años o más.

Se ha descubierto que las tres vacunas son eficaces para prevenir la COVID-19, incluida la enfermedad grave causada por una infección. Las personas no vacunadas tienen casi 6 veces más probabilidades de dar positivo a la COVID-19 que las personas vacunadas, y tienen 14 veces más probabilidades de morir a causa de la enfermedad, según los últimos datos federales. 

¿Son seguras las vacunas?

Debido a que ninguna vacuna es un 100% eficaz, pueden ocurrir infecciones posvacunación. Pero los expertos enfatizan que las vacunas siguen siendo muy protectoras contra la hospitalización y la muerte si te contagias de COVID.  

Sin embargo, las infecciones posvacunación pueden contribuir a la propagación de la COVID-19. Nuevos datos muestran que las personas completamente vacunadas que se infectan con la variante delta altamente transmisible pueden transmitir el virus a otros, por lo que los funcionarios de salud ahora recomiendan que las personas vacunadas en áreas de alta transmisión comunitaria usen una mascarilla en entornos públicos cerrados.

¿Cuánto cuesta la vacuna?

El Gobierno federal compró de antemano miles de millones de dosis de vacunas con el dinero de los contribuyentes, por lo que las personas en Estados Unidos no tienen que pagar nada para recibirla, incluso el refuerzo.

Los proveedores de vacunas podrán cobrar una tarifa de administración por poner la vacuna, pero esta tarifa debe estar cubierta por un seguro público o privado o por un fondo de asistencia del Gobierno para los no asegurados.

¿Puedo contraer la COVID-19 incluso después de vacunarme?

Los casos de infecciones postvacunación pueden ocurrir debido a que ninguna vacuna es 100% eficaz. Pero los expertos enfatizan que las vacunas siguen siendo altamente protectoras contra la hopitalización y la muerte si es que llegas a enfermar de COVID-19.

Las infecciones postvacunación, sin embargo, pueden contribuir a la propagación de la COVID-19. Los nuevos datos demuestran que las personas completamente vacunadas que se infectan con la variante delta, que se transmite facilmente, pueden contagiar con el virus a otras personas. Es por esto que las autoridades ahora recomiendan que las persoas vacunadas que viven en zonas de alta transmisión usen una mascarilla en espacios públicos cerrados. 

¿Necesito la vacuna si ya tuve COVID-19?

Incluso si tuviste COVID-19, los CDC todavía recomiendan que te vacunes porque las investigaciones todavía no han demostrado cuánto tiempo dura la protección que ofrece una infección previa. Además, puede que la vacuna ofrezca mejor protección contra la COVID-19 que una infección previa. Las personas que no se han vacunado y que ya hayan tenido COVID-19 tienen más probabilidades de contagiarse nuevamente, en comparación con las personas completamente vacunadas, según un estudio de los CDC (en inglés).

¿Tienes alguna duda? Habla con tu médico. 

"Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente".

Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute.

¿Es bueno que haya más de una vacuna?

Sin lugar a duda. "De hecho, sería muy conveniente", dice Schaffner, porque eso significaría que "habría más fabricantes de vacunas trabajando para realmente producir la vacuna, y así podríamos tratar de vacunar más rápido a la población en Estados Unidos y más allá".

La Dra. Kathleen Neuzil, profesora de Vacunología y directora del Center for Vaccine Development and Global Health de la Facultad de Medicina de University of Maryland, se hace eco del sentimiento de Schaffner y hace referencia a la vacuna contra la gripe para compararla: existen múltiples formulaciones en el mercado, como la vacuna inyectable de alta dosis y la vacuna en aerosol nasal, por ejemplo, que se recomiendan para diferentes poblaciones.

"Realmente necesitamos que cada persona en el mundo, en teoría, pueda recibir esta vacuna. Así que, para mí, [tener más de una opción] es algo positivo, porque necesitamos muchas", añade.

Nota del editor: Este artículo, que originalmente se publicó el 1.° de mayo, se ha actualizado para incluir nueva información.