Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Las personas afroamericanas y los hispanos están siendo más afectados por el coronavirus

Las enfermedades crónicas de salud y los factores sociales figuran entre las causas, según los expertos.

Grupo de personas esperando el autobús

GETTY IMAGES

In EnglishEl coronavirus ha infectado a más de 1.2 millones de personas en el mundo y los afroamericanos y los hispanos están siendo desproporcionadamente afectados por el virus y la enfermedad que causa: COVID-19.

Un análisis que realizó Kaiser Family Foundation (en inglés) a mediados de abril muestra que en la mayoría de los estados que reportan datos en los que se incluyen la raza y el origen étnico, el porcentaje de casos confirmados y muertes entre los afroamericanos es más alto que el porcentaje que representan en la población total. Un informe anterior de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) analizó información de varios estados y halló que entre los pacientes para quienes había información disponible sobre su raza y origen étnico, las tasas de hospitalización debido a la COVID-19 fueron mucho más altas para los individuos afroamericanos del país que para los blancos. Más aún, en la ciudad de Nueva York, la comunidad estadounidense más afectada por el virus, están falleciendo más hispanos per cápita por la enfermedad que cualquier otro grupo étnico.

Las tasas de infección en la reserva india Navajo Nation, que tiene asentamientos en Arizona, Nueva México y Utah, han sido especialmente altas con más de 2.000 casos y 71 muertes hasta el pasado 1 de mayo. Un análisis de Kaiser Family Foundation mostró que los indios nativos norteamericanos contabilizaron más de un tercio de los casos en Nuevo México, pero solo el 9% de la población del estado y un 7% de los casos de Arizona cuando solo representan el 4% de la población. Utah todavía no ha hecho público sus estadísticas. 

"Los datos son claros y han sido claro durante décadas: los afroamericanos, latinos y otros grupos minoritarios se enferman más y mueren más jóvenes", dice Stephen Thomas, profesor de Política y Gestión de la Salud y director del Maryland Center for Health Equity de la Facultad de Salud Pública de University of Maryland. "No podemos cerrar o taparnos los ojos ante el impacto desmedido de esta enfermedad en las comunidades minoritarias raciales y étnicas".

Las enfermedades crónicas agravan los resultados de salud

Datos sobre los hispanos según el Pew Research Center

  • Dos tercios (65%) de los adultos hispanos dijeron que el brote de coronavirus es una gran amenaza para la salud de la población de EE.UU. en su totalidad, en comparación con alrededor de la mitad (47%) del público general.
  • Más hispanos que la población general del país dijeron que el brote es una gran amenaza para su situación financiera (50% contra 34%), para la vida diaria en su comunidad local (49% contra 36%) y para su salud personal (39% contra 27%).
  • Aproximadamente la mitad (49%) de los hispanos dijeron que ellos o alguien en su hogar sufrieron una reducción de salario o pérdida de empleo —o ambas— debido al brote, en comparación con el 33% de la población general de EE.UU.

Muchos de los principales expertos de salud apuntan a los trastornos médicos subyacentes, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes, como una explicación de por qué las poblaciones minoritarias están viendo tasas más altas de enfermedad y muerte debido a la COVID-19. Estas enfermedades son más comunes en personas negras e hispanas en EE.UU. También resultan ser factores de riesgo importantes para el desarrollo de una enfermedad grave por el coronavirus.

"El agravamiento de esta disparidad de salud es un problema particularmente difícil", dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en una conferencia de prensa reciente sobre el coronavirus en la Casa Blanca. "Las razones por las cuales las personas necesitan [cuidados intensivos]" y el uso de un ventilador —algo que a menudo causa la muerte— son los mismos factores, indicó Fauci, "que son, desafortunadamente, prevalentes de forma desmesurada en la población afroamericana".

Alrededor de uno de cada cinco adultos menores de 65 años en Estados Unidos tiene un mayor riesgo de enfermarse gravemente por un contagio con COVID-19 debido a algún trastorno subyacente que puede agravar la enfermedad. En las comunidades minoritarias, esos números son más altos. Más de uno de cada tres adultos indoamericanos o nativos de Alaska —34%— y el 27% de los adultos afroamericanos menores de 65 años tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19 debido a problemas de salud subyacentes, reveló un análisis de la Kaiser Family Foundation realizado en mayo.

Más aun, los investigadores de Boston University hallaron que el 11% de los adultos negros y el 18% de los indoamericanos tenían múltiples factores de riesgo que los colocaba en mayor peligro de sufrir un caso severo de COVID-19, mientras que esto solo sucedía con el 8% de los blancos. Entre las personas de 65 años o más en el mismo estudio, que evaluó datos del Sistema de vigilancia de factores de riesgo conductuales del 2018, se encontró que el 69% de los indoamericanos y el 61% de los afroamericanos tenían uno o más factores de riesgo, además de la edad, en comparación con el 54% de los adultos blancos.

Mejorar la comunicación, los datos y las pruebas podría ayudar

Riesgo de afroamericanos durante la COVID-19

Un informe del 29 de abril de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (en inglés) halló que en una muestra de 305 personas hospitalizadas debido a la COVID-19 en 8 hospitales de Georgia, más del 80% para quienes había datos disponibles sobre la raza u origen étnico eran negros no hispanos —una proporción más alta de lo esperado, indican los investigadores—.

"Es importante continuar los esfuerzos para entender por qué las personas negras son hospitalizadas desproporcionadamente a causa de la COVID-19", incluido el rol que tienen los factores sociales y económicos sobre el riesgo de infección, escriben los investigadores. "Es esencial que las autoridades de salud pública se aseguren de que las actividades de prevención les den prioridad a los grupos raciales que han sido más afectados por la COVID-19".

Se necesita una mejor comunicación sobre el virus en las comunidades minoritarias, "para que todos entiendan lo que debemos hacer para protegernos unos a otros", dijo la doctora Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, en una conferencia de prensa reciente.

Thomas reconoce que la comunicación es vital, pero indica que "el mensajero puede ser más importante".

En las áreas minoritarias, los mensajeros con credibilidad a menudo "no son médicos; no tienen doctorados tras su nombre", explica. "Puede que sea el barbero o el estilista local. Tienen mucha confianza y credibilidad".

Pero las pautas de distanciamiento social y las órdenes de permanecer en el hogar significan que la mayoría de las barberías, iglesias y centros comunitarios están cerrados. Esto ha dejado una gran brecha en los canales de comunicación en vecindarios alrededor del país, dice Thomas. "¿Quién se está asegurando de que tengan la información basada en la evidencia que ayude a disipar mitos y poner fin a teorías de conspiración, para asegurar que los afroamericanos entiendan que la enfermedad los está afectando?", agrega.

Más allá de las estrategias relevantes de comunicación, los expertos dicen que también es importante tener más datos —especialmente las estadísticas que analizan el impacto de la COVID-19 según la raza y el origen étnico—. Saber quién está "en la mira de la epidemia" puede resultar en más sitios de pruebas y servicios de salud en las áreas que más los necesitan, señala Thomas.

"Eso es lo que tenemos que hacer ahora: reducir los índices", observa Carlos Rodríguez-Díaz, profesor adjunto de Prevención y Salud Comunitaria de la Facultad de Salud Pública Milken Institute de George Washington University. "Tenemos que llevar recursos a las comunidades, porque sabemos lo que está pasando".

Síntomas del coronavirus

Casos leves de COVID-19:

  • fiebre
  • tos
  • dificultad respiratoria

4 nuevos síntomas que las personas también pueden experimentar:

  • escalofríos
  • dolor muscular
  • dolor de garganta
  • nueva pérdida del gusto u olfato

Otros síntomas menos frecuentes que han sido reportado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) son los síntomas gastrointestinales como nauseas, diarreas y vomitos.

Señales de alerta de una emergencia de COVID-19:

  • dificultad respiratoria
  • dolor o presión persistente en el pecho
  • nueva confusión o incapacidad para moverse
  • labios o cara azulados

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los factores económicos complican el problema

También hay elementos sociales y económicos en juego, según los expertos. Sin una vacuna ni terapias farmacológicas aprobadas, los funcionarios de salud dicen que una de las mejores maneras de reducir el riesgo de infección de coronavirus es mantener una distancia física de otras personas y permanecer en el hogar tanto como sea posible. Pero para muchas personas en comunidades minoritarias, eso no es una opción.

"Si trabajas y no puedes hacerlo desde tu casa, tienes que tomar una decisión muy difícil" sobre cómo vas a poner comida sobre la mesa y pagar el alquiler, dice Rodríguez-Díaz. "Y, por esa razón, probablemente decides arriesgar tu salud y exponerte a ti o a tu familia al ir a trabajar".

Datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. muestran que menos del 20% de los trabajadores afroamericanos y aproximadamente el 16% de los hispanos pueden trabajar de forma remota. Según los hallazgos de una encuesta del Pew Research Center (en inglés), alrededor de dos tercios de los empleados hispanos dicen que no les pagarían si faltaran al trabajo por dos semanas o más debido al coronavirus.

"Los afroamericanos, latinos y otros grupos minoritarios son quienes trabajan en los almacenes, vacían los camiones de alimentos, entregan tus pedidos de Grubhub o Uber Eats. Se están poniendo en riesgo" de contraer el coronavirus, indica Thomas.

Los expertos de salud, incluida Birx, enfatizan que aunque los afroamericanos y otros grupos minoritarios no son inherentemente más susceptibles a infectarse por el coronavirus, es más probable que tengan más dificultades para recuperarse si se infectan.

"Experimentamos factores sociales que constantemente nos ponen en lugares desventajosos para responder a una epidemia y recuperarnos de enfermedades", dice Rodríguez-Díaz, al referirse a la inestabilidad de vivienda y la falta de acceso al cuidado de la salud como dos de las circunstancias que agravan los resultados de salud y afectan desproporcionadamente a las poblaciones minoritarias. "Los factores sociales representan un [rol] significativo en nuestra capacidad de mantenernos sanos. Y si no tenemos acceso a esos recursos sociales, estamos en peores condiciones para lidiar con una pandemia".

Carlos Queirós, de AARP, contribuyó con reportajes.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO