Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Dónde ha ido a parar todo el Lysol?

Es difícil encontrar aerosoles desinfectantes y otros productos de limpieza. Te explicamos por qué y lo que puedes hacer al respecto.

Estantes de una tienda donde faltan productos de limpieza

SMITH COLLECTION/GADO/GETTY IMAGES

En un supermercado Lucky de Danville, California, se agotaron muchos productos de limpieza y todas las toallitas desinfectantes, además de muchos otros productos que escasean durante la pandemia.

In English | Luego de varios meses de pandemia de coronavirus, los estantes de las tiendas minoristas de todo el país que alguna vez rebosaban de productos de limpieza comunes para el hogar permanecen semivacíos, o peor aún, totalmente vacíos.

Es difícil encontrar toallitas antibacterianas y desinfectantes en aerosol, y también puede ser complicado encontrar productos multiuso en polvo, en tabletas y en espuma. La Agencia de Protección Ambiental (EPA)  anunció el 6 de julio que dos aerosoles Lysol son eficaces para eliminar el nuevo coronavirus de las superficies. AARP ha escuchado de muchos socios de todo el país que estos dos aerosoles Lysol son casi imposibles de conseguir en internet y en tiendas locales. La EPA anunció también el 13 de julio que hay otros 13 productos adicionales que también han sido aprobados por su capacidad de eliminar el virus, según pruebas de laboratorio. Mientras tanto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia con el fin de prevenir las infecciones por coronavirus. Entonces, ¿qué podemos hacer?


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Concentrarnos menos en desinfectar y más en lavarnos las manos

Si no puedes conseguir productos de limpieza, modifica tu estrategia de prevención y concéntrate mejor en lavarte las manos. Después de todo, el lavado de manos frecuente es “la manera más eficaz de interrumpir la secuencia” de transmisión del virus por tocar superficies contaminadas, señala Joseph Allen, profesor adjunto de Ciencias de Evaluación de Exposición y director del Departamento de Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

En cuanto a la limpieza y la desinfección —en especial de superficies de mucho contacto, como las perillas de las puertas y los interruptores de luz en escuelas y oficinas— “es muy difícil limpiar y desinfectar lo suficiente”, indica Allen. “Para eliminar realmente el riesgo, tendrías que limpiar y desinfectar cada vez que alguien toca algo. Pero eso no es práctico ni viable. Tampoco es la estrategia adecuada. La mejor estrategia es hacer que todos los que entren al edificio se laven las manos y usen desinfectante de manos”, y que lo continúen haciendo durante todo el día.

 Tampoco debes olvidarte de las otras medidas de prevención, como mantenerte a seis pies de distancia de los demás y usar mascarilla en lugares públicos. Según los CDC, te puedes infectar si tocas una superficie o un objeto que tiene el virus y luego te tocas la boca, la nariz o los ojos. Sin embargo, los expertos consideran que es más probable contagiarte por las pequeñas gotas respiratorias que se intercambian durante el contacto directo con una persona infectada.

Hay cientos de productos de limpieza que combaten el coronavirus

Los primeros productos que recibieron la aprobación de la FDA por demostrar su eficacia en pruebas de laboratorio para eliminar el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) de las superficies fueron el Lysol Desinfectant Spray y el Lysol Desinfectant Max Cover Mist. Sin embargo, existen 13 productos adicionales, incluyendo las toallitas antibacterianas de la marca Lysol, y 12 productos del fabricante Lonza que también han recibido la aprobación de la EPA. De hecho, la EPA tiene una lista de más de 460 productos que cumplen con sus criterios de uso contra el SARS-CoV-2 (en inglés), y la agencia anticipa que habrá otros productos que pronto reciban su aprobación oficial una vez que se presenten y se evalúen los resultados de las pruebas de laboratorio.

Si en la tienda encuentras solo un tipo de producto para limpiar las superficies, “yo lo compraría”, dice Diane Leichter, directora de Prevención y Control de Infecciones del hospital de University of Pennsylvania. “Cualquier toallita desinfectante probablemente elimine y mate casi todo [el virus] de una superficie”, en particular si primero la limpias con agua y jabón, que también es lo que recomiendan los CDC.

“Recuerda que la limpieza y la desinfección son distintos pasos”, y que la limpieza de una superficie con agua y jabón “es muy útil para eliminar la mayoría de los gérmenes”, agrega Leichter.

Si aún no puedes conseguir uno de estos productos, los CDC advierten que será suficiente usar una solución simple de lejía y agua (4 cucharaditas de lejía por cada cuarto de galón de agua a temperatura ambiente). También se pueden usar soluciones alcohólicas que tengan un contenido mínimo del 70% de alcohol. Recuerda siempre que cuando limpies debes seguir las instrucciones de la etiqueta a fin de garantizar tu protección y la eficacia del limpiador. Por ejemplo, algunos productos necesitan más tiempo para actuar que otros, y secar una superficie con una toalla demasiado pronto podría restarle eficacia al limpiador.

Los datos de los CDC indican que durante la pandemia muchas personas han usado productos de limpieza para el hogar de forma indebida y peligrosa. Esto ha producido un aumento de llamadas a los centros de control de envenenamiento en todo el país. Para evitar poner en peligro tu salud, cubre la piel y usa siempre los productos de limpieza en áreas bien ventiladas. Por último, los CDC recomiendan que siempre guardes y uses los productos químicos fuera del alcance de los niños y las mascotas.

¿Cuál es el motivo de la escasez de desinfectantes?

Según Tom Derry, director ejecutivo del Institute of Supply Chain Management, la escasez de productos de limpieza en Estados Unidos se debe a varios factores. “El motivo principal probablemente sea que hay un aumento increíble de demanda de este tipo de productos”, agrega.

Las ventas de desinfectantes en aerosol aumentaron el 148.3% durante la semana que finalizó el 28 de marzo, en comparación con la misma semana del año pasado, y fue alrededor del momento en que se dispuso la orden de permanencia en el hogar en varios estados. Las ventas de limpiadores multiuso aumentaron el 84.6% durante el mismo período, según datos de Nielsen.

“Además, con tan poco tiempo y antelación, las empresas no tienen la capacidad física de reconfigurar sus líneas de producción ni de crear nuevas líneas de producción para aumentar la capacidad y poder responder al mayor nivel de demanda”, explica Derry, quien también hace referencia a las demoras en el envío y la producción en el extranjero, de donde se obtienen muchas materias primas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La mentalidad de “abastecimiento” que produjo la pandemia también ha contribuido a la escasez continua de productos, explica Saurabh Bansal, profesor adjunto de gestión de cadenas de suministro en Penn State University. Los expertos en salud pública han recomendado limitar las salidas a lugares públicos lo más posible y tener los productos esenciales a mano, en particular si tienes un mayor riesgo de padecer enfermedades graves por la COVID-19.

Sin embargo, cuando los clientes comienzan a comprar cada dos semanas en lugar de hacer compras semanales, básicamente compran el doble de productos, señala Bansal. “Si las empresas no tienen eso en cuenta, si siguen reponiendo la misma cantidad de productos cada semana, lo que sucede básicamente es que esa misma cantidad de productos se destina a solo la mitad de los clientes porque aumentaron el volumen de su compra. En consecuencia, la primera mitad de clientes termina comprando el producto y la otra mitad no lo encuentra en el estante”, explica.

Bansal explica que las tiendas necesitan tiempo para responder a este nuevo sistema de compras, y no todos los minoristas han logrado hacerlo bien.

¿Cuándo se reabastecerán las tiendas?

Las marcas principales, como Lysol, han reconocido la “demanda urgente y sin precedentes” de sus productos, y han dicho en declaraciones que están trabajando para resolver la situación. Reckitt Benckiser, el fabricante de los productos Lysol, no respondió a las solicitudes de comentarios de AARP sobre la escasez de suministro. The Clorox Company, el fabricante de las toallitas desinfectantes y otros productos de limpieza, se negó a hacer comentarios.

Sin embargo, tal vez pase algún tiempo antes de que veas una disponibilidad constante de productos de limpieza comunes en las tiendas. Martin Dresner, profesor de gestión de cadenas de suministro en University of Maryland, dice que probablemente será necesario “un cambio de circunstancias” que reduzca la demanda a un nivel en el que las tiendas no se queden sin desinfectante de inmediato. Dresner confía en que llegue un momento en que se aplaque el temor a los cierres de emergencia y comience a disminuir la cantidad de casos de COVID-19.

Mientras tanto, la escasez de productos fabricados por las grandes empresas ha creado una oportunidad para que las pequeñas empresas ingresen al mercado, según Derry. Así que mantente alerta a las nuevas marcas que puedan actuar con la misma eficacia para combatir la propagación del coronavirus, incluso los desinfectantes de manos que fabrican los cerveceros artesanales y las destilerías locales.

Otra cosa que los consumidores pueden hacer mientras continúe la escasez es encargar los comestibles y los productos para el hogar en internet y retirarlos desde el auto en la tienda local. Con este sistema, la tienda básicamente recibe el pedido por anticipado y se elimina el factor de incertidumbre de la cadena de suministro, según Bansal.

“Y cuando eso sucede, todos se benefician. Las tiendas se benefician porque saben cuánto necesitan almacenar sin asumir el costo de reserva, y el cliente se beneficia porque es más probable que obtenga el producto que desea”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.