Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo las enfermedades autoinmunes pueden afectar tus ojos

La inflamación crónica puede vincularse a problemas de la vista.

Ojo de un hombre visto de cerca y una ilustración encima

SOMPONG RATTANAKUNCHON/GETTY IMAGES

In English | Las personas con enfermedades autoinmunes —incluidos varios tipos de artritis, la enfermedad inflamatoria intestinal, el lupus y la esclerosis múltiple— también pueden desarrollar hinchazón e inflamación en la parte media de los ojos, la cual puede destruir el tejido ocular.

A veces esto resulta en una enfermedad ocular poco común pero grave, llamada uveítis. Esta enfermedad puede causar pérdida significativa de la vista, dice el Dr. Alan G. Palestine, profesor de Oftalmología y Reumatología en la Facultad de Medicina de University of Colorado y jefe de la División de Uveítis e Inmunología Ocular del Sue Anschutz-Rodgers Eye Center. "La mejor manera de recibir un buen diagnóstico y tratamiento es mediante un examen completo de la vista, con pruebas realizadas por un oftalmólogo, y a menudo se necesita manejarla a largo plazo".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los síntomas de la uveítis pueden incluir dolor y enrojecimiento de los ojos, vista borrosa, sensibilidad a la luz, disminución de la vista y flotadores en el campo de visión. La enfermedad puede ocurrir en un ojo o en ambos, aunque algunos estudios han mostrado que es más probable padecerla en ambos ojos si es causada por una enfermedad autoinmune. Los síntomas pueden desarrollarse gradualmente, pero también pueden surgir inesperadamente y empeorar rápido.

La buena noticia es que no hay una conexión entre la uveítis y la osteoartritis, la forma más común de artritis, según la Dra. H. Nida Sen, directora del Uveitis and Ocular Immunology Fellowship Program del National Eye Institute de los Institutos Nacionales de la Salud, y profesora clínica de oftalmología en George Washington University. La osteoartritis, que afecta a aproximadamente 32.5 millones de adultos en el país, causa que las articulaciones de desgasten, y se asocia en gran parte con la edad avanzada.

Cómo la inflamación afecta los ojos

Los tipos de artritis que pueden causar problemas de la vista usualmente se vinculan a enfermedades autoinmunes, en las que un sistema inmunitario hiperactivo ataca varias partes del cuerpo, incluidos los órganos y las articulaciones, y causa inflamación. Entre ellos están la artritis reumatoide; la artritis psoriásica, que puede acompañar al trastorno de la piel psoriasis; y la artritis reactiva, una enfermedad poco común y a menudo temporal causada por una infección.

Además de la enfermedad inflamatoria intestinal, el lupus y la esclerosis múltiple, otras enfermedades autoinmunes que pueden causar uveítis son la espondilitis anquilosante, la sarcoidosis y la enfermedad de Behcet, según el Dr. James T. Rosenbaum, profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina de Oregon Health & Science University que se especializa en investigación sobre inflamación.

La enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye la colitis ulcerosa y la más severa pero menos común enfermedad de Chron, afecta el tracto gastrointestinal; el lupus puede afectar múltiples órganos, al igual que articulaciones; la esclerosis múltiple puede causar daño a las fibras nerviosas en el cerebro, la columna y los ojos; la espondilitis anquilosante ataca la columna; la enfermedad de Behcet inflama los vasos sanguíneos; y la sarcoidosis inflama los pulmones y puede afectar otros órganos y articulaciones.

"En un grupo de mayor edad, la culebrilla y la sarcoidosis se convierten en causas importantes de la uveítis", agrega Rosenbaum.

Aunque las enfermedades autoinmunes pueden ser hereditarias, no todas las personas cuyos padres padecían una la tendrán. Estas enfermedades pueden ser activadas por una gran variedad de factores ambientales que pueden incluir una infección que quizás contrajiste en algún momento de tu vida, tu estado socioeconómico y si fumas cigarrillos o bebes alcohol. Estos factores ambientales incluso pueden remontarse a tu niñez, tu peso al nacer o si te amamantaron cuando bebé.

Aunque no hay una conexión directa entre la uveítis y las enfermedades autoinmunes que atacan la tiroides, como la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves, los pacientes con cualquier enfermedad autoinmune son más propensos a desarrollar otras enfermedades autoinmunes, y algunas pueden afectar los ojos.

La enfermedad de Graves puede causar la enfermedad ocular tiroidea, que principalmente afecta los músculos y el tejido en el exterior del globo ocular y puede provocar propulsión o sequedad en los ojos, según Sen. Otras enfermedades autoinmunes pueden causar trastornos oculares con una variedad de síntomas, incluidas las úlceras corneales y cicatrices. Si padeces tiroiditis de Hashimoto, la enfermedad de Graves u otra enfermedad autoinmune y tienes preocupaciones sobre tus ojos, habla con tu médico.

Las personas que no tienen una enfermedad autoinmune también pueden desarrollar uveítis debido a una infección.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Tratamiento

Muchos casos de uveítis son leves y pueden manejarse con gotas oculares, de acuerdo con Rosenbaum. "Un reumatólogo puede desempeñar un papel esencial si se sospecha que hay una enfermedad sistémica asociada con la inflamación ocular", dice. "Y algunos pacientes con uveítis tienen una enfermedad que puede causar ceguera, que requiere medicamentos inmunosupresores parecidos al tratamiento para la artritis reumatoide".

Él agrega que posiblemente los reumatólogos se sientan más cómodos que los oftalmólogos al recetar estos tipos de medicamentos, también conocidos como inmunosupresores, que pueden incluir el metotrexato, la prednisona o el adalimubab (Humira). Estos medicamentos suprimen un sistema inmunitario demasiado agresivo; efectivamente le dicen al sistema inmunitario que deje de atacar el tejido saludable del cuerpo, incluido el tejido ocular.

Debido a que el sistema inmunitario existe en las glándulas y otras áreas por todo el cuerpo, si tienes una enfermedad autoinmune que afecta tus ojos, necesitarás un tratamiento sistémico, como una pastilla, en vez de gotas oculares, que solo tratarían los ojos. Si la enfermedad subyacente está bien controlada con medicamentos inmunosupresores, según Sen, esto también mejora las probabilidades de preservar tu vista.

A los pacientes usualmente se les indica que tomen medicamentos inmunosupresores por un largo período, a veces tanto como un año, antes de dejarlos gradualmente. En ocasiones la uveítis reaparece, y puede que necesites tratamiento de nuevo.

En conclusión: si tienes una enfermedad autoinmune que está fuertemente asociada con inflamación en los ojos, o si tomas medicamentos que causan efectos secundarios en los ojos, asegúrate de consultar a un oftalmólogo para realizar un seguimiento frecuente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO