Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Su hijo dice que la desalojaron sin motivo del hogar de ancianos. Un tribunal lo confirma

El caso de Gloria Single podría ayudar en la batalla contra un problema creciente en el área de los cuidados a largo plazo.

Gloria Jones y su esposo Bill.

Courtesy Aubrey Jones

Gloria Single y su esposo Bill en Pioneer House un año antes de que fuera expulsada del hogar de ancianos.

In English | Gloria Single tenía 82 años y sufría de demencia cuando el hogar de ancianos donde vivía con su esposo Bill, en Sacramento, la envió a un hospital después de que ella se alterara y supuestamente arrojara utensilios a otros residentes en el comedor. Unas horas más tarde, el hospital la examinó y le dio el alta, pero el hogar de ancianos no permitió que regresara, una táctica utilizada para el desalojo forzoso de residentes.

"Recuerdo que iba a visitarla y llorábamos juntos”, cuenta su hijo, Aubrey Jones, de 63 años, acerca de las visitas iniciales al hospital, en el 2017. Ella estaba desorientada, desesperada por volver a casa y preguntaba dónde estaba Bill. “Ese período en el hospital fue horrible”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Jones cuestionó el alta de Pioneer House —que forma parte del establecimiento de Cathedral Pioneer Church Homes II— durante una audiencia administrativa ante el Departamento de Servicios de Atención Médica de California y ganó, lo cual dio lugar a una orden que exigió que Pioneer House volviera a admitir a su madre. Pero el centro y su organización matriz, Retirement Housing Foundation, se negaron a cambiar su postura.

Los abogados que aceptaron el caso de Single dicen que el hogar de ancianos ignoró la orden de readmisión, y el estado no hizo nada para exigir que se hiciera cumplir. AARP Foundation, que ayuda a defender a personas vulnerables mayores de 50 años a través de la defensa jurídica, entabló una demanda contra Pioneer House y Retirement Housing Foundation (enlace en inglés) en nombre de Single. La semana pasada, un tribunal de California dictaminó que sus derechos habían sido violados. El dictamen podría ser un arma en la lucha contra los desalojos forzosos en California y en otros lugares.

Es difícil saber con qué frecuencia se produce el desalojo forzoso de residentes porque “es el delito perfecto”, dice Kelly Bagby, abogada de AARP Foundation. “Si no les dices a las personas que tienen derechos procesales, no presentarán una apelación y no habrá pruebas documentales”.

Pero los datos más recientes de National Consumer Voice for Quality Long-Term Care, un grupo líder de defensa, sugieren que las preocupaciones sobre los desalojos ilegales e injustificados están creciendo. “Aunque se desconoce el número exacto de este tipo de altas, las quejas sobre los desalojos iniciados por los hogares de ancianos son las más comunes que recibió el programa de defensoría en materia de cuidados a largo plazo durante los últimos nueve años”, dijo en un correo electrónico Robyn Grant, directora de políticas públicas y defensa del grupo.

El problema de los desalojos forzosos recibió atención nacional cuando The New York Times (enlace en inglés) investigó un aumento en los casos el año pasado, en plena pandemia de COVID-19. El reportaje del periódico incluyó historias de residentes vulnerables de hogares de ancianos que fueron abandonados en refugios para personas sin hogar o en moteles destartalados.

Por su parte, Single languideció en el hospital durante más de cuatro meses después de ser desalojada, hasta que su hijo finalmente encontró un centro que la admitió. Al carecer de la estimulación adecuada, Single perdió su capacidad para caminar, sus habilidades verbales y cognitivas decayeron y dejó de preguntar por su esposo, al que nunca volvió a ver.

"Hay que actuar con decencia"

El objetivo de la demanda de AARP Foundation y BraunHagey & Borden contra Pioneer House, Retirement Housing Foundation y los otros cinco centros de enfermería especializada de la organización en California es obligar a los centros a seguir las normas de proceso debido para dar de alta, y exigir que el estado asegure el cumplimiento de las leyes.

Las leyes de California requieren que los hogares de ancianos avisen con 30 días de anticipación y ofrezcan una audiencia de proceso debido antes de que un residente pueda ser dado de alta. Los centros deben documentar las razones de la expulsión de un residente y deben ayudarlos a encontrar otro lugar para vivir. También deben reservar la cama de los residentes que han sido hospitalizados temporalmente. Solo en circunstancias limitadas, como en el caso de que un centro se cierre, se puede desalojar a los residentes contra su voluntad sin que se proporcionen estas protecciones.

Los hogares de ancianos demandados sienten que se les imputan “acciones que nunca cometimos”, dice el abogado John Supple. “Nos decepciona la decisión y no creemos que refleja con exactitud los eventos que tuvieron lugar ni nuestros esfuerzos por proteger a los residentes en peligro”.

Supple dice que Single no solo amenazó a otros residentes, sino que era un peligro para sí misma, y que Pioneer House solicitó ayuda de emergencia solo después de que Single amenazara con arrojarse por una ventana del sexto piso. Agregó que ella “perdía el control” siempre que veía a su esposo y que el centro no dispone de una unidad de demencia y, por lo tanto, no podía satisfacer sus necesidades.

Gloria Single y su hijo Aubrey Jones en su graduación de la universidad.

Courtesy Aubrey Jones

Gloria Single y su hijo Aubrey Jones en la graduación de Aubrey de la universidad en 1984.

Para Jones, nada de esto tiene sentido. Dijo que la primera vez que escuchó la alegación de que su madre había amenazado con arrojarse por una ventana —lo cual a él le parecía físicamente imposible— fue en la audiencia de apelación, casi dos meses después de que ella fuera abruptamente dada de alta. Indicó que muchas personas que vivían en el centro sufrían de demencia, incluido su padrastro. Y cuando Jones la visitaba un par de veces por semana, solía encontrar a su madre y a su padrastro sentados uno al lado del otro, tomados de la mano.

Esto no quiere decir que ella no fuera difícil de tratar algunas veces. Él sabe que lo era. “Estos no son problemas fáciles, lo entiendo. Pero hay que actuar con decencia”, dijo Jones. “En realidad, lo que tendrían que haber hecho es sentarse conmigo y decirme ‘Mire, sinceramente, la situación no funciona y vamos a hacer todo lo posible por encontrar una alternativa para usted, para su madre y para Bill'".

Esto es algo que él tal vez hubiera preferido no oír, explica, pero les habría ahorrado sufrimiento a todos.

"Cuando un hogar de ancianos admite a alguien… y acepta el pago del Gobierno por hacerse cargo de esa persona, está de hecho garantizando que no va a abandonar a esa persona y que no va a deshacerse de ella cuando le resulte inconveniente”, señaló el abogado adjunto de los demandantes, Matt Borden, de BraunHagey & Borden, un bufete de abogados de San Francisco. “Y si eso es más laborioso, no importa. Fue lo que acordaron cuando se hicieron cargo de la persona”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Más allá del deseo de evitar trabajo adicional, Borden y otros que participaron en el caso sugieren que la codicia —una causa frecuente de los desalojos forzosos— influyó en lo que le sucedió a Single. El hogar de ancianos recibe más dinero del Gobierno por un paciente de Medicare, por ejemplo, que por un paciente de Medicaid, o de Medi-Cal en California, como Single.

"Sus requisitos de atención eran requisitos que cualquier centro sería capaz de proporcionar”, dijo Leza Coleman, directora ejecutiva de California Long-Term Care Ombudsman Association, que es también uno de los demandantes en el litigio. “Al final todo se reduce al dinero. El reembolso de Medi-Cal no era suficiente para cubrir la atención que ella recibía”.

Supple, el abogado defensor, rechazó estas acusaciones e insistió en que Pioneer House no tocó la habitación de Single durante meses ni tampoco instaló en ella a ningún nuevo ocupante, a la espera de su regreso. Jones afirma que si el centro esperaba que ella volviera, él nunca se enteró. Explicó que cuando fue a recoger sus pertenencias, las encontró en el sótano.

Se sacrificó por el bienestar de sus hijos

Tanto Single como su esposo fallecieron durante el transcurso de este litigio. Pero Jones, un biólogo molecular en Davis, California, continúa su compromiso como demandante.

"Esto es muy injusto y no quiero que le suceda a nadie más”, dice. “No podía dejarlo pasar. Mi madre también era así. Cuando algo estaba mal, ella se esforzaba por corregirlo”.

Eso era especialmente cierto con respecto a sus hijos, dice Jones. Su madre era cariñosa y protectora hacia sus tres hijos. Cuando el padre de los niños, su primer esposo, los atacaba, ella los defendía. Si un maestro o entrenador de béisbol no se portaba bien con ellos, ella se quejaba para asegurarse de que fueran tratados justamente. La familia no tenía mucho dinero, pero ella hizo sacrificios por sus hijos porque ellos eran lo más importante. “Compraba su ropa en tiendas de segunda mano mientras que nosotros siempre teníamos ropa nueva”, dijo Jones.

Cuando su hijo menor, que luchaba contra una adicción a la metanfetamina, decidió enderezar su vida y se mudó a Idaho, ella y Bill sacrificaron su vida y su casa idílica entre los pinos, al pie de la Sierra Nevada, para ir a vivir con él, apoyarlo y cuidarlo.

Solo regresó a su adorada California cuando su hijo menor murió de un ataque cardíaco. Más tarde, cuando su demencia avanzó y preguntaba por ese hijo, Jones dejó de recordarle que su hijo más joven ya no estaba. La protegió ocultándole que Bill había muerto y también cuando el hijo mayor de Single, el único hermano sobreviviente de Jones, falleció a causa de la demencia con cuerpos de Lewy.

Jones quiere que la gente sepa que lo que le sucedió a su madre al final de su vida no refleja la persona que era, y que ella merecía algo mejor.

Posible efecto dominó

El tribunal superior de California estuvo de acuerdo y aclaró que el centro de cuidados a largo plazo debería haber protegido a Single.

"El tribunal dictaminó que Pioneer House violó los derechos de Gloria Single cuando no le permitió regresar al centro”, dijo Meryl Grenadier, una abogada de AARP Foundation. “También violaron la ley cuando no le informaron por escrito que el centro reservaría su cama cuando fue transferida al hospital. Para nuestro cliente, Aubrey Jones, este dictamen es una confirmación de que lo que le sucedió a su madre es ilegal".

El triunfo en este asunto específico representa una ventaja en el caso más grande por prácticas comerciales injustas aún pendiente contra Pioneer House, la empresa de administración y otros hogares de ancianos relacionados, señalaron los abogados de Jones.

"El fallo debería motivar a Retirement Housing Foundation a corregir la manera en que Pioneer House, y probablemente el resto de sus centros, han desobedecido las reglas de transferencia y alta”, dijo Bagby, de AARP Foundation. “Continuamos nuestros esfuerzos para reclamar una indemnización para la familia y, algo muy importante, queremos obtener un mandato del tribunal para enviar un mensaje claro y contundente a [Retirement Housing Foundation] y a sus establecimientos, así como a los hogares de ancianos en todo California, de que ellos también tendrán que rendir cuentas”.

Añadió que espera crear un efecto dominó que proteja a los residentes de los hogares de ancianos (enlace en inglés) de todo el país. Entretanto, los demandados están evaluando la posibilidad de una apelación.

Jessica Ravitz escribe sobre hogares de ancianos y temas de interés humano. Escribió para CNN Digital y The Salt Lake Tribune. Su trabajo también se publicó en la revista SmithsonianThe Washington Post y The Atlanta Journal-Constitution.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.