Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El plan de Florida para reanudar las visitas a los hogares de ancianos despierta confusión

Las nuevas pautas carecen de plazos y requisitos de pruebas de detección.

Una mujer usando mascarilla mira por la ventana de un hogar de ancianos

LIYAO XIE/GETTY IMAGES

In English | Cuando el gobernador de Florida, Ron DeSantis, anunció  que los hogares de ancianos del estado podrían comenzar a aceptar visitas por primera vez desde mediados de marzo, Mary Daniel, de Jacksonville, de 57 años, dijo que “finalmente pudo dejar de preocuparse”.

El caso de Daniel se convirtió en una noticia nacional (en inglés) en julio, cuando consiguió un trabajo como empleada de limpieza y lavaplatos en el centro de atención de la memoria donde vive su esposo, Steve, quien tiene la enfermedad de Alzheimer. Era la única manera de poder ingresar al centro y estar con él, ya que se prohibieron las visitas en la mayoría de los centros de cuidados a largo plazo del país debido a la COVID-19.

Ahora, unos pocos días después, Daniel se vuelve a sentir desesperada. El personal del centro donde vive su esposo le dijo que probablemente pasaría un mes antes de que estuvieran listos para comenzar a aceptar visitas. Había escuchado algo similar de sus contactos en Florida: que pocos hogares están preparados para recibir visitas, aunque técnicamente están permitidas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


“Es casi una crueldad, cuando la gente pregunta '¿Puedo ir mañana? ¿Puedo ir al día siguiente?' porque se exige el cumplimiento de la orden. El gobernador la firmó” (en inglés), advierte Daniel.

La reanudación de visitas en hogares de ancianos que anunció Florida suscitó la atención del país. La mayoría de los otros estados dictaron pautas para reanudar las visitas, pero Florida es un referente nacional en cuanto al cuidado de los adultos mayores, señala Brian Lee, director ejecutivo de Families for Better Care, un grupo de defensa de hogares de ancianos y centros de vida asistida.

El plan del estado omite algunas estrategias que se adoptaron en otros lugares, como un plan de reapertura regional para los centros de ciertos condados, algunos de los cuales continúan observando una rápida propagación del coronavirus. Es notorio que el estado tampoco requiera una prueba de detección para las visitas.

Algunos defensores de los residentes de hogares de ancianos se preocupan de que las pautas de Florida se hayan redactado de forma tan general que causen incertidumbre, demoras e incluso la muerte. “Me preocupa profundamente que esta orden se utilice como modelo y que otros estados imiten lo que ha hecho Florida”, dice Lee, exdefensor de cuidados a largo plazo de Florida, a quien se le encomendó ayudar a las familias a resolver las inquietudes sobre los centros.

‘La gente está desesperada por recibir información’

Se reanudaron ciertos tipos de visitas a hogares de ancianos en más de treinta estados desde que el Gobierno federal publicó pautas al respecto en mayo, en las que se recomendó “extrema precaución” y se señaló que los hogares deberían estar “entre los últimos en reabrir” en todas las comunidades.

La mayoría de los estados han procedido con lentitud, con muchas reuniones al aire libre, con distanciamiento y solo con cita previa. Unos pocos estados permitieron más visitas de familiares que se consideran cuidadores esenciales.

En ciertas regiones de Arizona, donde las autoridades anunciaron una propuesta para reanudar las visitas a los hogares de ancianos unos días antes que Florida, se permiten casi todas las visitas en lugares cerrados solo si pueden demostrar que recientemente recibieron un resultado negativo a una prueba de detección de coronavirus.

Los estados que requieren pruebas obligatorias son una minoría, pero Lee sostiene que Florida debería guiar con el ejemplo. La transmisión comunitaria del coronavirus sigue siendo alta en algunas zonas del estado, que regularmente reporta más de 3,000 casos nuevos por día. “No es solo que nos apresuramos, es que de alguna manera eludimos intencionalmente lo único que nos daría cierta dosis de confianza en que podríamos hacerlo sin riesgos”, explica Jeff Johnson, director estatal de AARP Florida. “No se pueden recibir visitas de forma segura sin requerir pruebas de detección”.

DeSantis incluyó a Daniel en el grupo de trabajo que creó las pautas para el anuncio de esta semana, el cual llegó por medio de una orden ejecutiva. Daniel indicó que parte del motivo por el cual no se exigieron las pruebas son las demoras relacionadas con las pruebas de antígenos de coronavirus que prefiere usar el Gobierno, cuyos resultados pueden demorar días.

Lee y Johnson advierten que existen pruebas más rápidas disponibles. Aun así, aplauden otras secciones del plan de DeSantis. Los centros podrán aceptar únicamente visitas que no hayan tenido coronavirus durante dos semanas. Además, no se permitirán visitas en los centros que no tengan suficiente personal para ocuparse de ellas.

Mike Phillips, el defensor de cuidados a largo plazo de Florida, tiene la esperanza de que el estado adopte otras medidas para hacer responsables a los centros por la escasez de personal, posiblemente al impedir que acepten nuevos residentes. Por el momento, los centros que tienen poco personal pueden seguir aceptando pacientes mientras los residentes actuales permanecen aislados de su familia. “Esa es un área que me preocupa un poco: el reingreso a los centros depende de contar con suficiente personal”, indica Phillips.

Las normas de Florida también otorgan a los centros mucho poder de decisión. Esto significa que el Gobierno no los presionará para que vuelvan a recibir visitas si no están listos, pero Daniel quiere que los centros sean más diligentes para crear y compartir su plan de visitas. “Espero con impaciencia”, señala. “La gente está desesperada por recibir información”.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Las visitas son escasas en todo el país

Los centros de cuidados a largo plazo del país han sido reacios a ser los primeros del estado en reabrir. Sin contar con instrucciones de reapertura claramente definidas de las autoridades estatales, los centros no quieren correr el riesgo de exponer a los residentes al virus.

Lee se remite a Texas, donde se publicaron pautas de reapertura para los hogares de ancianos a principios de agosto. Dos semanas después de que se les permitiera a los centros presentarle planes de reapertura al estado, menos de treinta de los más de 1,200 centros de Texas habían reanudado las visitas, según un informe del Dallas Morning News (en inglés). Solo se habían aprobado doce planes.

Con respecto al plan de Florida, Lee señala que “No va a reunir a las familias de la forma en que quieren reunirse. Y temo que las personas se enfaden más porque este plan fracase”.

Las normas de Florida se pueden modificar en las próximas semanas y meses. Daniel ha llegado a un acuerdo con el centro en el que vive su esposo como cuidadora esencial, lo que le permite preparar a Steve para acostarse, arroparlo todas las noches y evitar las restricciones dispuestas para las visitas.

“Prefiero que mi esposo muera conmigo a su lado y no solo”, señala. “Necesito pensar en su calidad de vida de la mejor manera posible. Y eso es lo que estoy intentando hacer”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO