Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Consejos prácticos para los cuidadores preocupados por el coronavirus

Cómo prepararte para seguir cuidando a tu ser querido, disminuir su exposición al virus y combatir el aislamiento.

Una mujer prepara alimentos para su padre mientras el come un yogur

BSIP/GETTY IMAGES

In English | Para quienes cuidan a sus seres queridos en esta época del coronavirus, el primer paso es seguir las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los CDC aconsejan lo siguiente:

  • Comunícate con los profesionales de la salud para conseguir los medicamentos adicionales que hagan falta y comprar suficientes medicamentos de venta libre.
  • Verifica que tienes los suministros médicos necesarios para el problema de salud o el tratamiento de tu ser querido (tales como oxígeno, incontinencia, diálisis y curación de heridas), además de artículos comunes como pañuelos de papel y jarabe para la tos.
  • Compra suficientes alimentos no perecederos a fin de estar listo para permanecer en el hogar por bastante tiempo. 
  • Si tu ser querido está en un centro de atención médica, sigue de cerca la situación, pregunta a menudo sobre la salud de los demás residentes e investiga sobre los planes previstos en caso de que haya un brote epidémico del coronavirus.

También hay otros pasos de preparación que pueden tomar quienes cuidan a un familiar.

Prepara planes alternativos

“Este es buen momento para que las familias evalúen la situación y vuelvan a revisar sus planes para imprevistos, e identifiquen qué familiares y amigos podrían ayudar con actividades como ir de compras al supermercado y acumular productos esenciales”, dice Jennifer Wolff, profesora de Política y Gestión de la Salud en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. “El virus expondrá y empeorará los sistemas frágiles existentes, que dependen principalmente de familiares y otros cuidadores no remunerados”.

Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

Disminuye la exposición al virus

Quienes cuidan a seres queridos en su hogar o habitualmente brindan cuidados a familiares y amigos fuera del hogar tienen verdaderas preocupaciones sobre la posibilidad de exponer al virus a este grupo vulnerable.

“Incluso si el adulto mayor permanece en el hogar en una situación de semicuarentena, sus cuidadores, ya sean remunerados o no remunerados, todavía salen y pasan tiempo en la comunidad”, afirma Paula Lester, especialista en geriatría en NYU Winthrop Hospital. “La clave es usar las precauciones adecuadas”.

Quédate en casa

Si bien muchos restaurantes, bares y tiendas permanecen cerrados, pues siguen las directrices locales, estatales y nacionales, los supermercados todavía están muy concurridos, aunque algunos están ofreciendo horarios solo para los adultos mayores.

Lester aconseja que los adultos mayores no vayan al supermercado si es posible, para evitar exponerse al virus. Además, si estás haciendo compras u otros mandados para alguien que necesita ayuda, no permanezcas en su hogar después de llevarle los productos. “Ayúdalos, pero de una manera que los proteja tanto a ellos como a ti”, recomienda. “Deja las cosas afuera de la puerta, o realiza pedidos en línea para ellos. Ese tipo de ayuda es realmente útil y seguro”.

Cambia las citas médicas de bienestar

Carla Perissinotto, jefa adjunta de programas clínicos geriátricos en University of California, San Francisco, sugiere que te fijes si tu ser querido tiene programadas citas médicas habituales. “Busca lo que puede cancelarse que no sea esencial”, dice, “porque ahora mismo las personas más enfermas están en los entornos de atención médica”.

Si hace falta asistir a una cita, Perissinotto aconseja que uses un sistema basado en teléfono o video para consultar al médico, si se puede. “Si no estás acostumbrado a esta tecnología, averigua si hay alguien en tu familia o comunidad que pueda ayudarte con eso”. Para residentes de los centros de vivienda asistida, dice que “una de las cosas que ha estado haciendo nuestro grupo es identificar a un partidario o persona principal de contacto de tecnología” en el plantel, que pueda ayudar a los pacientes a conectarse a sus citas virtuales.

Evita los microbios

Lavarte bien las manos con agua y jabón es esencial. Además de lavárselas después de comer y de ir al baño, “todos los que entren al hogar deben lavarse las manos” de inmediato, enfatiza Lester.

“Hay muchas cosas que no se saben sobre por cuánto tiempo el virus puede permanecer en las superficies”, afirma Perissinotto. Ella aconseja a los pacientes que estén pendientes de limpiar todas las cosas que se usan con frecuencia —como picaportes, controles remotos, teléfonos celulares y, si conduces, el volante y las manijas de las puertas del auto—. “Pensar en todas las cosas que tocamos puede ser abrumador. Por eso, si estuviste afuera y regresaste a tu hogar, pregúntate: ¿Qué puedo limpiar?”.

¿Y qué pasa con quienes intentaron y no pudieron conseguir los pañitos desinfectantes tan buscados? No te preocupes. “No tienes que comprar productos elaborados”, aconseja Perissinotto. “Puedes preparar una solución diluida de lejía y agua para limpiar los mostradores”.

Lucha contra el aburrimiento

“El aislamiento social es un problema enorme para muchos adultos mayores y para quienes cuidan a un familiar”, observa David L. Roth, director del Centro sobre el Envejecimiento y la Salud de Johns Hopkins. “El énfasis actual en el distanciamiento social solo empeorará esta situación. Será importante para los cuidadores mantener o incluso aumentar el contacto con otros (familiares y amigos) por teléfono, videollamada, comunicaciones en línea y otros métodos —pero no en persona—. Los cuidadores también deberían avisarles a otras personas que quizás quieran llamarlos”.

“Las videollamadas son una mejor manera de conectarse que solo una llamada telefónica, pues ver a alguien puede ayudar” a combatir el aislamiento y los sentimientos de soledad, menciona Perissinotto.

Mantente presente en el momento

Para quienes cuidan a un ser querido en el hogar (y a menudo manejan sus responsabilidades de prestar cuidados junto con sus compromisos laborales y las actividades de sus hijos), este puede ser el momento de refugiarse y pasar ratos agradables con la familia. “De algunas maneras, esto nos está haciendo a todos bajar la velocidad y mantenernos presentes con lo que disfrutamos, como terminar esos proyectos de manualidades que empezamos, reconectarnos con viejos amigos por teléfono o video, escribir cartas o agradecerles a personas en tu comunidad o familia durante este período”, dice Perissinotto. “Y en un mundo tan bullicioso, estar sentado en silencio por un tiempo en realidad no nos vendría mal”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO