Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Una bisabuela que no pudo decir adiós desde su cama en el hogar de ancianos

La familia de Lona Erwin se enteró el mismo día de su infección por coronavirus y su fallecimiento.

Scott Thomas con su abuela Lona Erwin, al centro y su esposa Deb

Cortesía de SCOTT THOMAS

Scott Thomas (derecha) con su abuela Lona Erwin (centro) y su esposa Deb (izquierda).

In English | El tiempo transcurrido entre el momento en que los familiares de Lona Erwin supieron que había casos de COVID-19 en el hogar de ancianos donde ella residía y el momento en que se enteraron de que había fallecido fue de algo más de tres horas y media.

Erwin era residente del hogar de ancianos Family of Caring en Montclair, Nueva Jersey, donde murió por complicaciones del coronavirus a los 86 años. Esto sucedió el 18 de marzo, cuando lo que se sabía sobre el virus cambiaba a diario.

"El hogar de ancianos era un caos, o al menos eso parecía", dice Alix Handy, de 44 años, la menor de los cinco hijos de Erwin. Handy vive a menos de dos millas del hogar donde residía su madre, pero no podía ingresar por la prohibición de visitas en la mayoría de los centros para adultos mayores. "No sé si alguien estuvo con ella o si tuvieron miedo de estar con ella. No sé cómo fueron sus últimas 24 horas, y eso de verdad me molesta".

Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

Handy, quien perdió a su padre (el segundo marido de Erwin) hace más de treinta años, trasladó a su madre de Massachusetts a Nueva Jersey en el 2015 para poder cuidarla. Erwin había sufrido una serie de derrames cerebrales unos años antes, estaba frágil, tenía problemas auditivos, sufría de hipertensión y, después de una fractura de cadera, estaba confinada a una silla de ruedas. La demencia también se había hecho presente. Pero se encontraba estable cuando el coronavirus pareció acabar con su vida en un día.

Handy se despertó la mañana del 18 de marzo con un mensaje del hogar de ancianos que decía que su madre estaba recibiendo oxígeno. Llamó al centro y le dijeron que Erwin no estaba enferma, sino que "solo necesitaba un poquito de ayuda para respirar". A las 3 de la tarde, una enfermera a la que Handy no conocía —y quien no conocía a su madre— llamó y le leyó una declaración legal preparada en la que anunciaba que la COVID-19 había ingresado a las instalaciones. Esa enfermera dijo que no podía dar información sobre residentes específicos. Poco después, otra enfermera a quien Handy no conocía llamó para decir que el estado de su madre se estaba deteriorando con rapidez.

Handy exigió hablar con su madre, pero le dijeron que llamara más tarde. Cuando lo hizo, la enfermera dijo que sostuvo el teléfono junto al oído de Erwin para que pudiera escuchar la despedida de Handy. Pero del otro lado hubo silencio. Cuando Handy terminó de hablar con su madre y pidió hablar con la enfermera para agradecerle, no hubo respuesta. Colgó el teléfono sin saber si su madre había escuchado sus palabras. 

Según los registros de Nueva Jersey, el hogar de ancianos ha reportado 37 casos de COVID-19 y 14 muertes. Como el resultado de la prueba de Erwin se conoció después de su muerte, Handy se pregunta si su madre está incluida en esas cifras.

Erwin era una persona alegre y despreocupada que amaba a los niños. La casa de Framingham, Massachusetts, en la que se crio Handy estaba siempre abierta y llena de niños. Erwin se iluminaba en compañía de sus 11 nietos y 10 bisnietos.

Su primer nieto, Scott Thomas, de 48 años, un coronel retirado del Ejército, dice que le debe a ella ser el hombre que es hoy. Su padre (el hijo de Erwin) era joven cuando nació Thomas, y su propia madre era abusiva, dice. "Big Hun", como llamaba a Erwin, se convirtió en su "todo": la figura materna comprensiva y generosa que necesitaba, que "para mí personificaba lo que deben ser los padres".

Thomas, quien ahora vive en Purcellville, Virginia, de niño pasaba los días festivos y los veranos y fines de semana con Erwin. Mientras asistía a la universidad vivió con ella y con su hija menor, Handy, quien es como una hermana para él. Gracias a Big Hun, dice Thomas, él fue el primero que obtuvo una maestría en la familia.

El 23 de abril Handy recibió otra llamada, esta vez de un centro de vida asistida en Fairfield, Nueva Jersey: la prueba de detección del coronavirus de la hermana menor de Erwin, Shirley Mercer, de 83 años —quien nunca tuvo hijos y fue como una segunda madre para Handy—, había dado resultado positivo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO