Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El cuidado en tiempos de crisis

Planificar para lo inesperado es difícil, pero reaccionar sin tener un plan es todavía más duro.

Una mujer conversa con un familiar a través de una videollamada

KATHLEEN FINLAY/IMAGE SOURCE/GETTY IMAGES

In English | Vivir en la soleada Florida significa tener que enfrentar la realidad de la temporada de huracanes. Cuando mi madre estuvo hospitalizada en un centro para cuidados terminales durante los últimos meses de su vida, le prometí que permanecería con ella durante las tormentas mientras me fuera permitido.

Años más tarde, cuando el huracán Irma azotó el estado, mi esposo, mi hija y yo viajamos hacia el sur atravesando una autopista vacía mientras los vehículos se amontonaban por días para evacuar en dirección al norte y alejarse de la tormenta. Consideramos que era necesario estar con sus padres, ya que mi suegro —que combatía un cáncer de páncreas— estaba llegando al fin de su vida. Si la tormenta hubiera tenido un impacto directo, habríamos estado allí por lo menos para ayudar a mi suegra a cuidarlo en circunstancias catastróficas. No hay nada que pueda apartarme de las personas que amo, y estoy convencida de que muchos cuidadores sienten lo mismo.

En las últimas semanas, nuestro país y el mundo se han visto profundamente alterados por el brote de COVID-19, y todos nosotros, de manera colectiva, estamos tratando de impedir su propagación sin precedentes. Empatizo mucho con los cuidadores; aquellas personas que cuidan a otros en aislamiento y que sopesan el riesgo del contacto con otras personas, sin tener acceso a atención médica sin restricciones, y que no disponen de la ayuda tan necesaria de los trabajadores de la salud y acompañantes en el hogar. También me identifico con aquellas personas que han sido separadas de sus seres queridos porque estos no pueden salir de las instalaciones donde residen. Tengo clientes que están enfermos o muriéndose y sus cuidadores no saben qué hacer. Si bien todos nosotros estamos resolviendo todo esto sobre la marcha, a continuación incluimos algunas pautas generales que los cuidadores de hoy y los del futuro deben tener en cuenta al planificar o responder ante un momento de crisis.

Imagen de computadora del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Tu salud, tu cheque de estímulo y más.

Crea un plan para catástrofes

No importa dónde vivas, ten listo un plan en caso de catástrofes para la persona a quien cuidas. Puedes adaptarlo a las distintas estaciones del año ya que los planes de invierno pueden ser radicalmente distintos a los de verano.

Tu plan debe incluir una lista escrita de las necesidades, rutinas y discapacidades específicas de la persona a quien cuidas. Debe incluir toda la información de identificación (fecha de nacimiento, número de Seguro Social y una fotografía reciente), así como alergias, medicamentos y diagnósticos. Prepara una biografía de tu ser querido para informar mejor a sus proveedores sobre su personalidad, sus intereses y antecedentes. Esto es especialmente importante si la persona que recibe cuidados sufre trastornos médicos que hacen que sea necesario que el cuidador sea su "voz".

Considera el desplazamiento en casos de emergencia

Piensa dónde se puede desplazar la persona a quien cuidas en caso de una emergencia. ¿Ese lugar puede proporcionar dispositivos de asistencia y equipo médico duradero? ¿Hay un refugio para personas con necesidades especiales cerca de ti que pudiera servir? Si tu ser querido vive en un área rural, considera comunicarte con las autoridades para informarles que la persona a la que cuidas (o tú) pueden necesitar un chequeo médico si están aislados o es difícil llegar hasta su ubicación.

Piensa en las necesidades básicas

Escribe un plan de acción que cubra otras necesidades básicas si la persona a quien cuidas se va a refugiar en el lugar donde vive. ¿Tendrá los alimentos, artículos de aseo personal y medicamentos adecuados? (Nota: ten en cuenta que muchas farmacias proporcionan el resurtido anticipado de medicamentos en tiempos de emergencia y que un gran número de tiendas minoristas importantes ofrecen la entrega de medicamentos a domicilio). ¿Los vecinos o las organizaciones benéficas pueden contribuir alimentos o hacer donaciones?

Mantén un registro de las comunicaciones

Si no tienes más remedio que dejar a tu ser querido en manos de un centro de vivienda asistida o un hogar de ancianos donde tendrás un contacto limitado, mi tribunal de custodia y sucesión local ofrece las siguientes recomendaciones. Primero, asegúrate de que el centro tenga tu información de contacto principal y alternativa. Solicita específicamente que el centro te informe sobre cualquier cambio en el estado físico o emocional de la persona a quien cuidas y que te proporcione registros médicos para que puedas documentar toda la atención proporcionada. Haz todo lo que esté en tus manos para comunicarte con tu ser querido por teléfono, video, chat, notas u otras maneras para asegurarte de que este se sienta lo más seguro posible. Durante estos momentos de caos y estrés, siempre es mejor tener a mano notas detalladas de referencia en lugar de confiar solo en tu memoria. El tribunal enfatiza que debes documentar todos estos esfuerzos para disponer de un buen registro.

Planificar para lo inesperado nunca es fácil, pero reaccionar ante lo inesperado es mucho más difícil. Aunque estos pasos podrían parecer insuficientes en vista del gran impacto de un evento como la pandemia del coronavirus, pueden proporcionar cierta tranquilidad y organización en tiempos de incertidumbre.

Amanda Singleton recibió el premio nacional Caregiving Visionary Award de CareGiving.com; presta servicios a cuidadores durante todas las etapas de la vida por medio de su bufete de abogados. Síguela en Twitter y Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO