Skip to content
 

El National Museum of the American Latino recibe la aprobación del Congreso y del presidente

El proyecto de ley de gastos de $2.3 billones incluye autorización y fondos para el museo.

Una ilustración muestra a un grupo de personas en una exhibición en el museo

Smithsonian Latino Center

In English | Los partidarios de un museo ubicado en el National Mall de Washington, D.C., que se centrará en uno de los grupos étnicos de crecimiento más rápido en Estados Unidos, declararon que la promulgación de una ley de rescate económico, que incluye fondos para dar inicio a un museo latino, es un momento histórico.

La legislación, que incluye $35 millones este año fiscal para comenzar el proceso y continuarlo durante años futuros, se sancionó la semana pasada como parte de una amplia ley de gastos por $2.3 billones y fue promulgada a fines de diciembre, 2020. El museo nacional formará parte del Smithsonian y estará enfocado en los 60.6 millones de hispanos del país y los 3.2 millones de hispanos residentes en Puerto Rico.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“La aprobación de esta ley culmina un esfuerzo de décadas para crear una institución que celebre y conmemore más de 500 años de contribuciones de los latinos a la construcción, formación y defensa de Estados Unidos", dijo Danny Vargas, presidente de Friends of the National Museum of the American Latino.  "Celebramos este histórico momento con los innumerables individuos que durante años trabajaron sin tregua para hacerlo realidad y con nuestros incontables partidarios en todo el país". Yvette Peña, vicepresidenta de Liderazgo Multicultural de AARP, es miembro de la junta de este grupo.

En esta ley masiva de gastos también se incluye la creación del Smithsonian Women’s History Museum y $900,000 millones para estímulo económico, necesarios debido a la pandemia del coronavirus.

El museo latino ha estado en consideración durante varios años, con muchos inicios y retrocesos. En un informe de 1994 del Smithsonian Institution Task Force on Latinos se llegó a la conclusión de que el Smithsonian, el mayor complejo de museos del mundo, mostraba un "patrón de negligencia intencional" hacia la población latina de Estados Unidos. Un resultado directo de ese informe fue la creación del Smithsonian Latino Center, que ayuda a diseñar exhibiciones dentro de los museos existentes.

La idea de crear un museo enfocado en los hispanos, que superaron a la población afroamericana y se convirtieron en el grupo minoritario más grande del país en el 2003, había estado en el aire durante algún tiempo, pero cobró impulso después de ese informe del grupo de trabajo. Se presentaron proyectos legislativos, entre ellos un trabajo bipartidista liderado por los entonces representantes Ileana Ros-Lehtinen (republicana por Florida) y Xavier Becerra (demócrata por California), pero no llegó a ninguna parte.

El proyecto de ley del Senado estaba paralizado

"Durante muchos años, muchas personas en el país —latinos y otros— han pensado que al mosaico de museos de Washington le faltan algunos azulejos", dijo Becerra, quien ahora es fiscal general de California y fue nominado por el presidente electo Joe Biden para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos, al declarar ante un comité de la Cámara de Representantes en el 2004.

Hace 12 años se creó una comisión para estudiar la posibilidad de crear un museo, y sus partidarios siguieron impulsando la idea, entre otras cosas mediante varias actividades de recaudación de fondos y la ayuda de hispanos prominentes, como las artistas Rita Moreno y Chita Rivera. La iniciativa cobró fuerza en julio, cuando la Cámara de Representantes aprobó por votación oral un proyecto de ley patrocinado por el representante José Serrano (demócrata por Nueva York), oriundo de Puerto Rico.

¿Dónde estaría el museo latino?

El proyecto de ley HR 2420 que se aprobó el 27 de julio para crear el National Museum of the American Latino propone cuatro lugares en el National Mall o en sus alrededores:

• El edificio de Artes e Industria del Smithsonian, en el cual se realizaron renovaciones durante varios años a partir del 2009.

• Un espacio desocupado al norte de la piscina reflectante del Capitolio, atravesado por senderos para peatones y bicicletas.

• Otro espacio desocupado al sudeste del Monumento a Washington, ahora atravesado por senderos para peatones y bicicletas.

• El edificio principal de la administración del Departamento de Agricultura de EE.UU. en las dos cuadras siguientes hacia al este.

Tras la aprobación en la Cámara de Representantes este año, la legislación pasó al Senado donde también contaba con el apoyo bipartidista hasta que el senador Mike Lee (republicano por Utah) bloqueó el voto programado. Los partidarios del proyecto del museo en el Senado, entre ellos Robert Menéndez, senador demócrata por Nueva Jersey, y John Cornyn, senador republicano por Texas, luego lo añadieron a la ley de gastos.

“Los latinos realizaron aportes considerables al éxito de Estados Unidos mientras luchaban contra la discriminación sistémica y nuestra trayectoria ha sido mayormente excluida de la historia estadounidense. Ahora nuestros relatos tendrán un nuevo hogar en el museo latino en el National Mall”, dijo el representante Joaquín Castro (demócrata por Texas), presidente del caucus hispano del Congreso.

Menéndez declaró que la inclusión del museo en la ley de gastos es una validación de las luchas y del impacto de los latinos en este país.

“Hemos superado tremendos obstáculos e increíbles barreras para llegar a este momento histórico. Pero como he dicho anteriormente, los latinos estamos acostumbrados a superar obstáculos”, afirmó Menéndez. “La aprobación del National Museum of the American Latino es la culminación de décadas de arduo trabajo, defensa, éxitos y retrocesos en el movimiento para reconocer las contribuciones latinas a la historia, la economía y la cultura de Estados Unidos. […]

“Como cubanoamericano de primera generación, sé lo que es sentirse invisible en un país donde los latinos son raramente celebrados”, dijo Menéndez. Me siento enormemente orgulloso de mi papel en impulsar esta legislación hasta la línea de meta y no puedo esperar hasta el día en que pueda llevar a mis nietas a visitar el Museo Nacional del Latino Estadounidense en la capital de nuestro país”.

La pandemia del coronavirus fue parte del argumento para darle la luz verde al museo, explica Vargas.

"Los latinos representan una cantidad desproporcionada de los casos de COVID-19 y también una cantidad desproporcionada de los trabajadores esenciales que están manteniendo activo el suministro de alimentos, curando nuestras heridas y cuidando de nuestros enfermos. Y al tiempo que tenemos el movimiento por la justicia social que está ocurriendo en el país, la comunidad latina se ve afectada por todo eso", dijo. "El museo latino no es un tema secundario. Se relaciona con todo lo que está sucediendo".

"La comunidad latina ha tenido un papel importante en todos los aspectos de nuestra sociedad. La mayor parte de la historia de los latinos no ha sido reportada ni reconocida en nuestros libros de texto ni se exhibe en nuestros museos", dijo Vargas.

La diversidad política de los latinos es parte del atractivo

Algo que los partidarios consideraron clave para que esta ley sea más viable que las versiones anteriores es el requisito de una diversidad de puntos de vista políticos. Del texto de la nueva ley (en inglés):

En el desempeño de sus funciones, los administradores se asegurarán de que las exposiciones y los programas del museo reflejen la diversidad de los puntos de vista políticos de los latinos de Estados Unidos sobre los acontecimientos y los temas relacionados con la historia de los latinos en el país.

La ley también exige que la administración del museo sea política y geográficamente diversa.

"Nunca en su historia se le ha pedido al Smithsonian que se asegure de que haya representación de los diversos puntos de vista de una comunidad en particular. Eso ha sido motivo de fricción entre los conservadores con otros museos", dice Vargas. "Ayudará desde un punto de vista político partidista, pero también ayudará al museo".

Pero incluso con esta aprobación, la realidad del museo latino está todavía a años de distancia. Los debates en torno a un museo nacional para afroamericanos, que se inauguró como el National Museum of African American History and Culture en el 2016, comenzaron en 1915 con los veteranos de la Guerra Civil, y los planes para un museo en honor de los indoamericanos —el National Museum of the American Indian, que abrió sus puertas en el 2004— también datan de esa época, al igual que el museo de la Heye Foundation en la ciudad de Nueva York, fundado en 1916 y que pasó a formar parte del Smithsonian en 1989. Los partidarios de un museo nacional que conmemore a los asiático-estadounidenses, el grupo racial de crecimiento más rápido del país, también han presentado un proyecto de ley, pero hace más de un año que ese esfuerzo está paralizado.

Gráfica muestra a un grupo de personas que observan una exhibición en un museo

Smithsonian Latino Center

El plan de acción de los pioneros

Los partidarios del museo latino dicen que estudiaron lo que han hecho las comunidades afroamericanas e indoamericanas para ayudar en sus iniciativas de cabildeo. Prevén inaugurar el nuevo museo dentro de ocho a diez años.

"Ya tenemos una guía [de lo que hay que hacer], y esperamos que eso nos permita agilizar los tiempos", dice Vargas. En el 2022, el National Museum of American History presentará una exposición bilingüe de casi 5,000 pies cuadrados de arte y cultura latina, un esfuerzo que los partidarios llaman una muestra de lo que vendrá en un museo latino completamente funcional. "Es como el aperitivo antes de una comida de 10 platos".

Al igual que en el caso del museo afroamericano, la ley que establece un museo latino creará una asociación público-privada en la que el Gobierno federal se hará cargo del 50% de los costos del museo y la otra mitad se recaudará en forma privada. La nueva ley propone cuatro posibles emplazamientos para el museo en el área del National Mall, entre ellos un edificio que ya es propiedad del Smithsonian y una instalación bajo la jurisdicción del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Dondequiera que esté, será grandioso, dice Vargas.

"Quinientos años [de historia de] 24 países de origen diferentes... será complejo y multidimensional", dice. "Será una de las lecciones de historia más fascinantes, reveladoras e inspiradoras que ofrezca el National Mall. Es lo correcto, lo inteligente, y este es el momento adecuado para que ocurra".

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 23 de septiembre del 2020. Se ha actualizado para reflejar la ley de gastos de $2.3 billones.