Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Qué enfermedades mentales te hacen apto para los beneficios por discapacidad del Seguro Social?

El Libro Azul (en inglés), el manual del Seguro Social para evaluar las reclamaciones por discapacidad, enumera 11 tipos de lo que llama “trastornos mentales” (en inglés) entre las enfermedades que califican médicamente a los adultos para recibir el Seguro por Discapacidad del Seguro Social (SSDI) o la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI).

Es importante tener en cuenta que no todos se consideran enfermedades mentales. La lista del Libro Azul incluye autismo, discapacidades intelectuales y de desarrollo, y disminución de la función mental con una causa médica, por ejemplo, la demencia. Ni los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales ni la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, una organización sin fines de lucro, identifican estos trastornos como enfermedades mentales, aunque pueden tener efectos significativos en la salud mental, y a menudo los diagnósticos de depresión u otra enfermedad mental los acompañan.

Siete de las categorías de trastornos mentales del Libro Azul se asocian más directamente con enfermedades mentales:

  • Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos que se caracterizan por delirios, alucinaciones o comportamientos extremadamente desorganizados o catatónicos
  • Trastornos depresivos y bipolares que se caracterizan por irritación, cambios de humor o pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades
  • Ansiedad y trastornos obsesivos-compulsivos asociados con la preocupación excesiva, la aprensión y el miedo, o evitar sentimientos, pensamientos, actividades, objetos, lugares o personas
  • Síntoma somático y trastornos relacionados que se caracterizan por síntomas físicos que no son fingidos intencionalmente, pero no pueden explicarse debido a una enfermedad diagnosticada u otra causa física
  • Trastornos de personalidad y control de impulsos, que suelen aparecer en la adolescencia o en la edad adulta temprana y están marcados por síntomas como paranoia, desprendimiento social, hipersensibilidad a la crítica, perfeccionismo o enojo explosivo
  • Trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia
  • Trastorno por estrés postraumático (TEPT) y otras enfermedades relacionadas con el experimentar o presenciar un evento traumático o profundamente angustiante

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Al igual que con las numerosas categorías de enfermedades físicas y lesiones que cubre el Libro Azul, los listados de trastornos mentales y cognitivos detallan los criterios que el Seguro Social usa para determinar si tu enfermedad cumple con su definición de discapacidad: un impedimento que no te permita trabajar por lo menos 12 meses o que probablemente cause la muerte.

En el caso de los trastornos mentales, esa evaluación puede incluir una revisión de los registros médicos, el historial de tratamiento y otras pruebas que proporciones tú, tus proveedores de atención médica y, con tu permiso, otras personas que conoces, como amigos, familiares o empleadores. También toma en cuenta cómo los servicios, el apoyo y el tratamiento disponibles podrían afectar tu capacidad de funcionar.

Con base en esa evidencia, el Seguro Social evaluará la manera en que tu enfermedad afecta tu función mental en áreas que son importantes en un entorno laboral, como tu capacidad para entender, recordar y aplicar información; interactuar con otros; concentrarse en tareas y realizarlas a un ritmo constante; y controla tus emociones y comportamiento. Para que se apruebe una reclamación por discapacidad, tu limitación debe calificarse como “extrema” en al menos una de esas áreas o una limitación “marcada” en al menos dos.

Ten en cuenta

  • Para algunos trastornos mentales, como la esquizofrenia, la depresión y el trastorno por estrés postraumático, se puede considerar un hallazgo de que tu enfermedad es “grave y persistente” —lo que significa que puedes documentar médicamente que ha existido durante al menos dos años— en lugar de las clasificaciones de limitación descritas anteriormente.

Publicado el 24 de marzo del 2021

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.